Tipos de prolapso: ¿Cuál es el tratamiento adecuado en fisioterapia?

Un prolapso es el descenso de uno o más órganos  pélvicos o vísceras como la vejiga,  el útero o el recto hacia el exterior.

Al contrario de lo que solemos pensar cuando oímos hablar de ello, es una afectación que sufren muchas más mujeres de las que creemos. Se ha visto que una de cada dos madres sufrirá algún  prolapso durante su vida y es por esto que están considerados como “epidemia silenciosa”.

Dependiendo del órgano prolapsado vamos a diferenciar dos tipos de prolapsos:

  • Prolapso de la pared anterior, cuando los órganos que han descendido son la vejiga, uretra o el útero.
  • Prolapso de la pared posterior, cuando el órgano que ha descendido es el recto o las hastas intestinales.

Hay distintos grados de prolapsos que, si no se tratan a tiempo, pueden llegar hasta la exteriorización total de alguno de estos órganos. Normalmente esto sucede de forma progresiva, distinguiendo hasta 4 grados de prolapso:

  • Grado 1: aflora hasta la mitad del conducto vaginal.
  • Grado 2: aflora hasta el introito vaginal.
  • Grado 3: sobrepasa el introito vaginal.
  • Grado 4: exteriorización total del órgano o víscera pélvica.

Existen muchas posibles causas y factores de riesgo, convirtiendo así a cada paciente en un caso único. Los factores de riesgo más comunes son:

  • Sobrepeso y obesidad
  • Embarazo y parto
  • Tos crónica por alergias, tabaquismo, asma etc
  • Deportes de impacto
  • Estreñimiento
  • Genética
  • Cirugías pélvicas
  • Menopausia
  • Trabajo repetitivo cargando peso

¿Cómo podemos evitar que se  prolapse un órgano pélvico?

Si actualmente está embarazada, le aconsejamos, que según vaya avanzando su estado gestacional haga ejercicio, como puede ser pilates para embarazadas. Nosotros, en Segovia, tenemos clases para embarazadas donde uno de nuestros objetivos es fortalecer la musculatura del cuerpo y del suelo pélvico. También, hacemos mucho trabajo del músculo transverso del abdomen, que es el encargado de los pujos en el parto y el que sujeta a nuestro bebé dentro del abdomen para que no se venza hacia delante de los rectos del abdomen y pueda producir una diástasis abdominal (rotura de los rectos anteriores).

Si tiene tos crónica o estreñimiento, le aconsejamos visitar un especialista en suelo pélvico para que le asesore cómo toser sin dañar al suelo pélvico. Si el caso es de estreñimiento, realizamos tratamientos específicos para esta patología, pautando unos protocolos de actuación para casa, y en consulta haciendo drenaje linfático manual en el abdomen usando también terapia manual y radiofrecuencia, de este modo, cada vez que hace un pujo para expulsar las secreciones no dañará a su suelo pélvico.

Si actualmente está entrando en la menopausia o está ya en ella, le animamos a que leas la parte de tratamiento pero, en prevención, le animamos a que acuda a clases de pilates con fisioterapeutas para fortalecer su abdomen y suelo pélvico o pida una consulta de asesoramiento de suelo pélvico, donde lo que hacemos es valorar el tono de la musculatura de la vagina y del abdomen, pautando posteriormente un protocolo de actuación que tendrá que hacer en casa para prevenir el prolapso.

¿Cómo puedo identificar que tengo un prolapso?

  1. Sensación de bulto en la vagina o incluso bulto visible que antes no estaba y que a veces hay que retirar con los dedos para poder orinar.
  2. Presión o pesadez en la pelvis o en la vagina.
  3. El síntoma más común es la incontinencia urinaria, aunque existen muchos otros síntomas que también nos hacen sospechar de prolapso pélvico. Molestias al orinar, polaquiuria (orinar más de 8 veces al día) e incontinencia urinaria.
  4. Dolor durante las relaciones sexuales.
  5. Lumbago.
  6. Infecciones vesicales repetitivas.

La fisioterapia, en los primeros grados del prolapso, es de gran ayuda y puede evitar en muchos casos, el aumento de estos o incluso la cirugía.

Las estructuras que soportan los órganos pélvicos van a estar débiles o sufrirán algún tipo de lesión que no les permita realizar correctamente su función.  Es necesario valorar qué estructuras están fallando, músculo, fascia o ligamentos, para comenzar un plan de tratamiento individualizado y de éxito.

El objetivo dentro de la fisioterapia en el tratamiento de prolapsos va a ser el rentrenamiento de la musculatura del suelo pélvico con distintos métodos:

  1. En un principio, ejercicios para aprender a contraer la musculatura del suelo pélvico con ayuda de electroestimulación o biofeedback.
  2. Ejercicios de Kegel donde buscamos ganar fuerza, tono y automatismo del suelo pélvico al contraer abdomen.
  3. Ejercicios hipopresivos para regular la diferencia de presiones.
  4. Entrenamiento en la anticipación al esfuerzo o lo que es lo mismo, aprender a contraer el suelo pélvico de forma voluntaria ante actividades hiperpresivas como son estornudos, tos, coger peso o agacharse.
  5. Método propioceptivo 5p. Es un método propioceptivo para tratar los músculos perineales y las disfunciones del suelo pélvico a través de la postura. Se utiliza el pié como vía de entrada de información. Este método también nos ayuda a tratar los músculos abdominales y se reequilibran tensiones musculares.

Si tienes alguno de los síntomas anteriores, sospechas de prolapso o quieres evitar que te ocurra, en Fisioterapia Virginia Moreno, clínica de fisioterapia en Segovia, especialistas en Obstreticia y Uroginecología, estamos a su disposición para la realización de una valoración, tratamiento y seguimiento de cualquier disfunción de suelo pélvico con el objetivo de mejorar lo máximo posible su dolor y calidad de vida.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

¿Como trato la cicatriz de mi cesárea o episiotomía?

Son habituales las  revisiones durante todo el embarazo y el parto en la mujer embarazada. El test de O’ Sullivan, la amniocentesis, la monitorización fetal o las clases de preparación al parto son algunas de las pruebas y revisiones que se tienen que realizar a lo largo de estos nueves meses de gestación.

Pero, después de dar a luz, ¿Cuántas habéis sido informadas de cuál es la mejor manera de recuperar vuestra forma física y rutina diaria sin tener dolor en todo momento? Desgraciadamente la gran mayoría os sentís identificadas y desamparadas en este aspecto cuando aparecen problemas después del parto. Nadie cuenta lo que viene después, ni mucho menos como ponerle solución, por eso os planteamos este texto y poder ayudaros.

A todo esto hay que sumarle la medicalización de los partos y el uso sistemático de la episiotomía o cesárea en alguno de los casos.

En España no se conoce la tasa real de episiotomías ya que no disponemos de una recogida de datos que englobe  todo el territorio español, sin embargo hay datos parciales que exponen que nos situamos  por encima de lo recomendado por la OMS (el 30% de los partos). En el año 2012 superaba el 41% en hospitales del Sistema Nacional de Salud.

En la actualidad, en España, las cesáreas ocupan más del 26% de todos los nacimientos, incluyendo los realizados tanto en la sanidad pública como en la privada.

Tanto en cesáreas como en episiotomías tenemos cifras para reflexionar y por eso venimos a ofrecer una solución a tantas mujeres que lo estáis sufriendo o lo habéis sufrido en el pasado.

Bien es cierto, que en el caso de la episiotomía, cada vez se recomienda más, a partir de la semana 33 de embarazo, realizar el masaje perineal, que tenga mucha evidencia científica o no ayuda a llevar el periné más elástico para preparar la salida del bebé en el parto. Si estás leyendo esto y aún no has sido madre, y estás embaraza, podemos facilitarte en el centro la información que necesites.

Es normal que estas incisiones puedan provocar lo siguiente:

  • Dolor y picor en la zona de la cicatriz.
  • Hipersensibilidad de la zona.
  • Dispareunia o dolor en relaciones sexuales.
  • Molestias con la ropa que roza.
  • Alteraciones en la fascia que puede repercutir a órganos o cualquier parte del organismo.
  • Hundimiento o abultamiento de la cicatriz
  • Problema estético.

                             

 

Y en los casos de cesárea, podemos encontrar también:

  • Con el paso del tiempo, problemas ginecológicos como incontinencias provocados por fijaciones uterinas y cambios en la fascia prevesical.
  • Incontinencia anal (por prolapso del recto) o incontinencia de gases (los cuales son difíciles de controlar y suelen sonar por falta de tono muscular).
  • Dolor lumbo-pélvico dado que la incisión en el abdomen va a inhibir esta musculatura. Los abdominales forman junto con las lumbares una “faja fisiológica” que nos ayuda a mantener la postura y protegernos del dolor lumbar.

 La fisioterapia está muy recomendada para el tratamiento de la cicatriz tanto de cesárea como en episiotomía u otra patología (aunque ahora no sea el tema a tratar, es necesario que toda cicatriz sea tratada para evitar adherencias y posibles patologías a futuro de la zona donde está).

En un primer momento, son comunes los parches de trofolastín para la reducción de la cicatriz. Como tratamiento de las capas más superficiales esto sí que nos va a ser de gran ayudar para que la cicatriz se vea más bonita y menos abultada, pero como antes hemos comentado, no solo es un problema estético.

La cesárea es una práctica quirúrgica donde se realiza una incisión  hasta las capas profundas del vientre de la madre para la extracción del bebé. Lo mismo ocurre con la episiotomía, una incisión quirúrgica que se realiza con el objetivo de agrandar la apertura vaginal y así salga el bebé sin desgarro del suelo pélvico de la madre.

Estas incisiones van a provocar adherencias en la piel ( que pueden provocar dolor o no) y  en planos profundos del abdomen donde la única solución es el tratamiento manual de un fisioterapeuta.

¿Cuál es tratamiento que ofrecemos?

  • Terapia manual y técnicas miofasciales para despegar unas capas de otras. De esta manera podrás levantar brazos, moverte y coger peso sin molestias ni sensación de acorchamiento y tirantez.
  • Diatermia. Es una técnica no invasiva que consiste en la transferencia de corriente de alta frecuencia con las que conseguimos elevar la temperatura a partes superficiales y profundas, aumentando así la vascularización de la zona. Aportamos más nutrientes y oxígeno a la zona para que al estar más nutrido el tejido consigamos más flexibilidad, reducir el edema y aliviar el dolor y mejor aspecto.
  • Trabajo de suelo pélvico con fisioterapeutas especializados en este campo. Con el objetivo de evitar relaciones sexuales dolorosas, incontinencias urinarias o fecales, recuperar tono y prevenir o paliar prolapsos. En esta fase de tratamiento realizamos terapia manual en la musculatura de la vagina para elastificar y relajar el musculo.
  • Gimnasia abdominal hipopresiva que nos ayudará a fortalecer musculatura abdominal profunda y suelo pélvico, es perfecto también para casos de prolapsos.
  • A largo plazo, ejercicio físico y pilates para fortalecer musculatura abdominal y suelo pélvico.

 

Normalmente son necesarias entre  4-6 sesiones, aunque es esencial que un profesional valore tu caso y te asesore según tus necesidades y problemas.

 

En Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, tenemos un equipo preparado para  ayudarte a mejorar todos los signos y síntomas derivados de tus cicatrices. Episiotomía, cesárea o cualquier otra cicatriz resultado de no importa cual intervención quirúrgica pero que te esté ocasionando limitaciones y dolor en tu vida diaria.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

FISIOTERAPIA EN LA PREVENCIÓN DE HERNIAS CERVICALES Y LUMBARES

Las hernias discales se definen como una lesión producida por la degeneración de los discos intervertebrales. A partir de los 25 años, estos discos, compuestos por un anillo fibroso y un núcleo pulposo central, comienzan a envejecer. Cuando el anillo se rompe o se perfora por una sobrecarga, se genera un desplazamiento y el núcleo sale al exterior provocando una hernia discal. Por lo general, esto suele ocurrir en la región lumbar, aunque también puede suceder en las cervicales.

La manera de prevenir una hernia discal es cuidar la salud de la espalda. Se debe fortalecer la espalda con medidas específicas (ejercicio, postura…). De esta manera se reducen los riesgos de desarrollar una hernia discal. En Segovia, con la especialidad que tenemos en pilates, podemos ayudarte a paliar la sintomatología:

  1. Evitar esfuerzos excesivos: en tu vida diaria, en el trabajo, a la hora de hacer los deportes o en los juegos con tus hijos, debes tener cuidado de no hacer esfuerzos excesivos levantando objetos o haciendo algún tipo de fuerzas de forma inapropiada
  2. Controlar la obesidad: el sobrepeso añade esfuerzos en la parte baja de tu espalda y debilita los músculos. Es importante equilibrar el peso a través de la alimentación y el ejercicio. Si estás embarazada debes procurar no subir de peso excesivamente.
  3. Evitar el cigarrillo: los cigarrillos están compuestos por una gran cantidad de químicos que disminuyen la habilidad de tu cuerpo para absorber los nutrientes.  A falta de los nutrientes, los discos se vuelven frágiles y más propensos a las hernias.
  4. Mantener una dieta saludable: la dieta juega un papel muy importante en la absorción de nutrientes que fortalecen los discos y previenen las hernias. Debemos incluir alimentos ricos en fibra, vitaminas y minerales, como por ejemplo los cereales, frutas, verduras y alimentos antioxidantes que ayuden a regenerar bien los tejidos del organismo. . Además debemos empezar el buen hábito de beber agua.
  5. Mantener una buena postura: higiene de la columna: al sentarse la espalda debe estar apoyada por completo en el respaldo y las rodillas se deben mantener con una elevación mayor a la de las caderas. También se debe tener en consideración que al agacharse, se debe realizar con las rodillas flexionadas y la espalda recta.
  6. Evitar el sedentarismo: si su trabajo es permanecer gran parte del día sentado, se deben programar intervalos para caminar y levantarse con regularidad dentro de la jornada. Practique actividad física de intensidad leve a moderado con regularidad, es decir, 150 minutos semanales.
  7. Realizar ejercicio: busca una rutina de ejercicios y estiramientos que fortalezcan los músculos de tu abdomen y espalda. Estos ejercicios son ideales para mantener una postura adecuada y prevenir las hernias discales. Es importante que el ejercicio se realice correctamente para conseguir nuestro objetivo y no agravar la situación. Nosotros recomendamos realizarlo siempre supervisado por un profesional, fisioterapeuta, que pueda guiarte y adaptar cada ejercicio a tu problema y también a tu condición física.

El pilates, por sus innumerables beneficios, es una buena elección para empezar a realizar ejercicio.  No solo aumentamos fuerza y flexibilidad sino que también se trabaja la alineación del cuerpo y por lo tanto la mejora de la postura corporal.

También destaca el aumento de la agilidad, el equilibrio y la coordinación, la  mejora de la circulación sanguínea, el control de la respiración y la concentración  liberando así estrés y ansiedad y la reducción de los dolores de espalda al fortalecer y estabilizar el core (área que engloba toda la región abdominal y parte baja de la espalda)

Te proponemos esta serie de ejercicios básicos de pilates:

No olvides que en Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, somos fisioterapeutas titulados en pilates y estamos a tu disposición con grupos reducidos de máximo 4 personas donde podemos adaptarnos a cada uno de vosotros. También realizamos clases de pilates o ejercicio terapéutico individual para su patología en particular para que vaya aprendiendo poco a poco mejor los ejercicios y empiece a notar beneficios.

Hay que saber que la musculatura se tiene que ir fortaleciendo poco a poco, por ello los resultados en cuanto a fuerza muscular los iremos obteniendo a largo plazo, en cambio a corto plazo, cuando salgas de la sesión, te sentirás más aliviado, más erguido y con mejor movilidad.

Si aún te lo estás pensando, ven a nuestro centro y benefíciate de una clase de prueba sin compromiso. Horarios de mañana y de tarde de lunes a viernes. Clases individuales de lunes a sábado.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

En la imagen podéis ver un ejercicio que se hace en cuadripedia que alivia el dolor lumbar, cogemos aire en posición neutra y expulsamos el aire por la boca a la que elongamos la espalda hacia el techo y metemos ombligo dentro. Lo repetimos 4 o 5 veces una vez al día.

Regala Salud por San Valentín

¡Hola San Valentines!

Quizás no tendríamos que esperar a ciertas fechas para hacer regalos, por eso ofrecemos bonos regalos durante todo el año,  pero en muchas ocasiones, aprovechamos fechas señaladas para sorprender a nuestra pareja de una manera diferente como puede ser en esta ocasión, el 14 de Febrero.

Ofrecemos tres tipos de bono regalo, pero se pueden hacer modificaciones u otras propuestas.

El bono 1, contiene dos sesiones de fisioterapia, donde poder venir a realizarte un tratamiento de fisioterapia con tu pareja, los dos en una misma hora o simplemente, cuando lo necesitéis u os venga bien. Tiene una duración de cincuenta minutos, con fisioterapeutas especializados y se adapta la sesión a la necesidad del paciente. Una buena opción para relajar la espalda, cuello, piernas, brazos, etc.

El bono 2, consiste en venir a pilates durante un més los dos juntos (4 sesiones para dos personas) en la hora que os venga bien y aprovechar a estirar, relajar y potenciar los distintos tipos de musculatura del cuerpo en pareja. Duración de las clases de una hora. Es importante hacer actividades juntos y, en esta ocasión, nos adaptamos a vuestro horario. Tendrás un fisioterapeuta especializado en pilates para asesoraros y corregir diferentes ejercicios en vuestro beneficio.

El bono 3, enfocado a la mujer, para recuperar su figura después del parto. Una vez pasada la cuarentena podrá recibir estas clases individuales de hipopresivos con una fisioterapeuta especilizada en Obstetricia y Uroginecología. Fortalecen de nuevo el suelo pélvico y toda la zona lumbo-pélvica, ayudando a recuperar la figura. Si quieres saber más sobre esta técnica puedes consultar uno de los últimos post en hipopresivos.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

Apuesta por la salud y regala salud en San Valentín.

El bono regalo se presenta con una tarjeta decorativa en un sobre de color para poder entregar el regalo.

Si no puedes acercarte a nuestras instalaciones, no te preocupes, en Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, podemos enviarte el bono regalo digitalizado para tu mayor comodidad, para más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

921424901 / 653887623 Ctra. de Villacastín 12, 40006, Segovia.

Hipopresivos, ejercicios efectivos para una buena recuperación postparto

Los ejercicios hipopresivos a parte de ser una gimnasia abdominal para conseguir un abdomen fuerte y plano, se trata de una serie de ejercicios que incluyen un gran trabajo de corrección de la postura sumado a una ejercitación respiratoria intensa, progresiva y controlada.

Son los más recomendables para fortalecer el suelo pélvico devolviendo la musculatura necesaria para realizar cualquier actividad, prevenir la incontinencia urinaria, tonificar el abdomen, reducir el perímetro de la cintura, favorecer la postura corporal y mejorar las relaciones sexuales.

Esta serie de ejercicios, se deben evitar durante el embarazo pero son muy recomendables durante el periodo posterior al parto, siempre pasada la cuarentena y si tienes cesárea habrá que valorar primero su cicatriz, ya que las mujeres sufren un debilitamiento de la musculatura profunda de su abdomen. Su práctica ayuda a disminuir la congestión pélvica y a recolocar los órganos después del parto. Si la cicatriz de la cesárea molestase, primero está indicado su tratamiento con diferentes técnicas manuales y con radiofrecuencia que nos ayuda, en este caso, a evitar adherencias.

La práctica de la gimnasia hipopresiva debe estar guiada y supervisada por un fisioterapeuta especializado, al menos hasta que se domine, y con mayor razón durante el delicado período del posparto. Irá precedida siempre de la medición de una serie de parámetros físicos como la competencia o el estado de la faja abdóminopélvica, entre otros. Normalmente, es necesaria la valoración del diafragma.

En determinadas situaciones como problemas de hipertensión, afecciones respiratorias como el EPOC o asma, su práctica siempre estará supervisada por un profesional, e irá acompañada por la toma de la tensión y frecuencia cardíaca en caso de que el ejercicio hipopresivo esté indicado y autorizado por el médico.

Pautas que hay que seguir para realizar el ejercicio hipopresivo correctamente:

hipopresivos

Abdominales hipopresivos en bipedestación con los brazos estirados.

  1. De pie, con los pies paralelos separados a la anchura de las caderas, y rodillas ligeramente flexionadas. Los brazos y dedos estirados y un poco separados del cuerpo, se proyectan suavemente hacia fuera y hacia el suelo como si quisieses separar los hombros del tronco.
  2. Crece hacia el techo, como si alguien estuviese tirando de tu coronilla hacia arriba y decoaptando todas tus vértebras, manteniendo la vista al frente.
  3. Sin perder la posición, desplaza ligeramente el eje de gravedad de tu cuerpo hacia delante, sintiendo el peso en toda la superficie del pie hasta que lo notes también cercano a lapunta de los pies.
  4. Las correcciones corporales de estos tres pasos deberás mantenerlas durante todo el ejercicio y sus repeticiones.
  5. Mantén la postura y coge aire ensanchando tu caja torácica. Después expulsa todo el aire.
  6. Cuando hayas exhalado completamente, contén la respiración (apnea) y, sin coger aire, ensancha el tórax y abre las costillas como si quisieses realizar una inspiración. En este momento notarás como tu abdomen se dirige hacia dentro y hacia arriba. Es importante no meter el abdomen de manera voluntaria.
  7. Mantén la apnea durante aproximadamente 4 o 6 segundos si es posible.
  8. Coge aire, respira de manera tranquila tres veces y repite el ejercicio sin perder la posición del cuerpo en ningún momento.

Abdominales hipopresivos en bipedestación con los brazos flexionados.
Colocación del cuerpo.

  1. La cadera se queda con la curvatura natural de cada uno.
  2. La sensación que se debe tener es alargar la espalda.
  3. La barbilla ligeramente hacia dentro.
  4. Los brazos flexionados, codos con un ángulo de 90º.
  5. Tanto en los hombros cómo en los codos es necesario tener la sensación de separarlos del centro de la columna vertebral.
  6. Las palmas de las manos miran hacia el suelo.
  7. Los pies caen justo debajo de las caderas.
  8. Las piernas ligeramente flexionadas.
  9. El peso del cuerpo ligeramente hacia delante sintiendo el peso en la parte superior de la planta de los pies y no en los talones.

Ejecución.

  1. Inhala en 2 segundos y exhala en 4 segundos. Repite dos veces.
  2. Después de exhalar la segunda vez quedarse en apnea (sin nada de aire).
  3. Aguantar en apnea durante 10 segundos.
  4. Durante la apnea es necesario abrir las costillas, alargar la espalda y mentón hacia dentro.
  5. A continuación separar hombros y ensanchar la espalda y llevar el peso del cuerpo ligeramente hacia delante.

Hemos puesto dos ejercicios básicos para ir empezando, es importante, el primer día antes de empezar a realizarlos medir el perímetro abdominal para semanas después poder valorar de nuevo.

Es importante realizarnos siempre sobre la misma hora y a poder ser por la mañana, evitando realizar este ejercicio después de las comidas.

En Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, estamos especializados en Obstetricia y podemos ayudarte con la recuperación postparto. Ejercicios hipopresivos con un buen hábito alimenticio y deporte es la combinación perfecta para poder recuperar tu figura de nuevo.

Cólicos del lactante: ayuda a tu bebé a dejar de llorar con fisioterapia

Problema de los recién nacidos

El cólico del lactante es un trastorno típico de los primeros meses de vida, que afecta a entre un 15% y un 40% de los lactantes, y se caracteriza por un llanto intenso y prolongado sin causa aparente. También se le conoce como cólico de los tres meses, cólico vespertino o del anochecer, alboroto paroxístico del lactante o cólico de gases.

Estos episodios suelen empezar a últimas horas de la tarde e incluso por la noche, y duran al menos de dos a tres horas. El episodio finaliza cuando el bebé cae fatigado, o cuando expulsa los gases o defeca, entonces ahí recupera la tranquilidad y vuelve a la normalidad. Suele desaparecer entre los 4 o 5 meses de edad.

Afecta de igual manera tanto si se da lactancia materna como artificial, en ambos sexos e independientemente de la raza.

Cuando un bebé llora puede hacerlo por infinitas causas: gases, frío, hambre, dolor, soledad…

Cólico del lactante, características

Se considera cólico del lactante cuando el que llora es un bebé de menos de tres meses de vida (suele comenzar entre la segunda y la tercera semana de vida y el pico ocurre hacia la sexta) y berrea hasta tres horas seguidas al menos tres días en semana. Esta es la famosa “regla de los tres de Wessel”. Nos encamina a que esa sea la causa por la que llora, pero no siempre tiene por qué ser así.

Para realizar el diagnóstico de cólico del lactante, no es necesaria ninguna prueba, ya que, su diagnóstico se basa en criterios clínicos como:

  • Llanto paroxístico: tiene un principio y un final.
  • Llanto cualitativamente diferente del normal.
  • El llanto es inconsolable.
  • Hipertonía en salvas.

Está considerado como normal dentro del desarrollo del bebé y se define como un trastorno de adaptación entre el medio interno y externo. No se conoce exactamente la causa de esta entidad, pero en los últimos estudios, se cree que la microbiota intestinal, junto con la inmadurez del sistema digestivo y la inmadurez del sistema nervioso central del bebé, generan una respuesta anómala al estrés, produciendo estos cuadros de llanto e irritabilidad.

 

 

Los síntomas comunes son: llanto inconsolable de inicio repentino, flexión de piernas sobre su abdomen y enrojecimiento de la cara por el esfuerzo. Pero pueden aparecer otros síntomas como: distensión abdominal, gases, estreñimiento, vómitos, trastorno de la alimentación…

Algunos factores que influyen:

  • La inmadurez del sistema digestivo.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Meteorismo (por la fermentación de los hidratos de carbono en el colon o por el llanto).
  • Estreñimiento (por una hipertonía del esfínter anal).
  • Niveles de hormonas.

El fisioterapeuta valorará estas situaciones y, a través de su exploración, determinará si se trata de un cólico del lactante y procederá a establecer un diagnóstico fisioterapéutico a través de las distintas técnicas que han de realizarse para abordarlo.

Además el fisioterapeuta puede enseñar a los padres cómo realizar un masaje para intentar aliviar un poco los dolores del bebé durante esta etapa y expulsar mejor el gas. El masaje se realizará entre toma y toma, nunca cuando el niño esté recién comido o si tiene sensación de hambre. No realizar si el niño no quiere, ya que se trata de aportar al niño una sensación de tranquilidad.

El masaje se comenzará por los miembros inferiores; continuando por el abdomen respetando la dirección del tránsito intestinal. Posteriormente se sigue por el tórax para tonificar la musculatura respiratoria, los miembros superiores y la cara. Por último se pasa a la espalda.

Beneficios del tratamiento de cólicos del lactante:

  • Mejora la movilidad y tránsito intestinal.
  • Relaja la tensión de los músculos abdominales.
  • Disminuye el reflujo estomacal.
  • Ayuda a la expulsión de gases y heces.
  • Reduce la excitación nerviosa del bebé provocada por algunos dolores.

En el centro de fisioterapia Virginia Moreno, en Segovia, realizamos este tratamiento para los cólicos del lactante, contando con profesionales especializados en bebés que ayudan a aliviar sus síntomas. Contacta con nosotros para cualquier duda o consulta.

Aprende a usar el suelo pélvico

Antes de empezar a saber cómo usar correctamente el suelo pélvico, ¿te has planteado alguna vez saber cuáles son los músculos que lo componen? ¿Todos tenemos suelo pélvico? ¿Para qué sirve? Poco a poco vamos a ir resolviendo estas dudas.

El suelo pélvico o periné es el conjunto de músculos y tejidos conjuntivos que tapiza la parte inferior de la pelvis. Cierran la cavidad abdominal en su parte inferior y su función principal es sostener los órganos pélvicos (vejiga, uretra, útero, vagina y recto) en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

Su principal componente es el músculo elevador del ano, un músculo que cubre la mayor parte de la pelvis.

En la imagen adjunta se ven varios de los músculos de los que hablamos en la pelvis masculina y femenina.

 

 

Como podéis ver en la imagen todos tenemos suelo pélvico, mujeres y hombres adultos y niños y en todas las etapas de la vida es importante cuidarlo.

El suelo pélvico puede debilitarse por diferentes gestos que hagamos o malos hábitos de repetición, como puede ser en personas que tienen alergia (en el caso de la mujer, da igual que haya tenido partos o no). ¿Por qué en personas alérgicas? En Segovia, por ejemplo, hay mucho polen y ser alérgico significar tener estornudos o toses de repetición que provocan empujes directos al suelo pélvico, por lo que no solo tenemos que hacer ejercicios de kegel, sino también ejercicios para fortalecer otro músculo que tiene especial interés en el suelo pélvico, conocido como transverso del abdomen.

El músculo transverso del abdomen es un músculo profundo, una especie de faja que recubre desde la columna vertebral hasta la línea alba (línea vertical justo debajo del ombligo). Su función principal es la de estabilizar nuestra postura para proteger la zona lumbar, además actúa comprimiendo las vísceras de la zona del abdomen y como músculo exhalador.

 

 

Al encontrarse internamente (como podéis observar en la imagen anterior) es difícil sentir su contracción, pero para ello te vamos a pautar un ejercicio para saber si lo estamos activando correctamente:

  • Tumbado boca arriba con los brazos a ambos lados del cuerpo, en posición relajada. Hacemos el gesto como de “meter tripa” y en la zona baja del abdomen vas a sentir una ligera contracción. Esa ligera contracción es el transverso del abdomen.

Cuando una persona es alérgica y tiene tos o estornudos de repetición, si aprende a usar el abdomen y a su vez su suelo pélvico, evitamos empujes directos.

¿Cómo aprendo a usar el suelo pélvico?

Es importante que, aunque te leas este artículo y tomes consciencia de la musculatura, un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico pueda enseñarte a su correcta utilización. Nosotros en el centro de fisioterapia de Virginia Moreno tenemos las herramientas necesarias para abarcar este tipo de situaciones y evitar problemas.

Para evitar su empuje tenemos que ser capaces de activar ombligo y contraer el suelo pélvico ante una situación de esfuerzo (coger peso, un movimiento repetitivo, etc) a la vez, de esta manera las vísceras no se ven “empujadas” y evitamos que haya mayor presión en el suelo pélvico.

Consultanos tu caso, tanto si eres mujer como hombre,  podemos ayudarte a evitar escapes de orina, heces y a fortalecer tu suelo pélvico. Contacta con nosotros.

Un enemigo del suelo pélvico: el estreñimiento

¿Va al baño con poca frecuencia?, ¿presenta evacuaciones duras?, ¿se acompaña de esfuerzo excesivo?, ¿tiene sensación de evacuación incompleta? Si la respuesta  a estas preguntas es sí, probablemente padezca de estreñimiento.

El estreñimiento es un síntoma gastrointestinal común que se presenta entre 2 y 20% de la población en general. Suele presentarse con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, en niños que en adultos, en pacientes de edad avanzada que en jóvenes y en personas no anglosajonas.

Los niños y bebes no se escapan a este tipo de síntoma, para ellos es recomendable acudir a expertos en tratamientos fisioterapéuticos para niños

En la mayoría de los casos con adultos, suele tratarse de un estreñimiento funcional ya que suele ser leve e intermitente, sin una causa orgánica identificable que se resuelve fácilmente con modificaciones higiénico-dietéticas (p.ej. ingesta de fibra y ejercicio).

En otras ocasiones, puede aparecer estreñimiento secundario a la toma de ciertos fármacos, remitiendo en cuánto se retira el fármaco en cuestión, o secundario a enfermedades sistémicas de naturaleza endocrinometabólica, neurógena o neuromuscular. Es importante discernir la presencia de estas afecciones, dado que su identificación y tratamiento ayudarán a corregir el trastorno. Sin embargo, algunos pacientes tienen síntomas más crónicos que resultan más difíciles de tratar.

De entre todos los síntomas, la frecuencia de las evacuaciones es el más objetivo para establecer cuál es la frecuencia normal. Se considera una función defecatoria saludable tener, al menos, tres evacuaciones por semana, indoloras y sin esfuerzo excesivo. Para el diagnóstico del estreñimiento funcional se toma como referencia los criterios de Roma III, que deben cumplirse en los últimos 3 meses con inicio de los síntomas al menos 6 meses antes del diagnóstico, y son:

1- Reunir dos o más de los siguientes síntomas:

  • Esfuerzo defecatorio en más del 25% de las deposiciones.
  • Heces duras o caprinas en más del 25% de las deposiciones.
  • Sensación de evacuación incompleta en más del 25% de las deposiciones.
  • Sensación de obstrucción anorrectal en más del 25% de las deposiciones.
  • Necesidad de maniobras manuales para facilitar la defecación en más del 25% de las deposiciones.
  • Menos de tres deposiciones por semana.

2- Heces líquidas infrecuentes si no hay uso de laxantes.

3- No debe reunir criterios para síndrome de intestino irritable.

La historia clínica y el examen físico son esenciales para una correcta orientación hacia el tratamiento. Dentro del examen físico nos encontramos con la palpación de la región abdominal, la valoración de la región perineal y del recto y la inspección anorrectal para valorar la presencia de escoriaciones, fisuras o hemorroides.

En ocasiones es conveniente realizar el tacto rectal para explorar la respuesta del esfínter anal externo al esfuerzo simulado de la defecación. Una analítica de sangre puede ayudarnos para evaluar la condición general del paciente y detectar signos de alarma. Además, existen diversas pruebas complementarias para descartar lesiones estructurales como pueden ser la radiografía o la colonoscopia o para evaluar la función motora del colon como puede ser la manometría anorrectal o electromiografía del suelo pélvico.

suelo pélvico y estreñimiento

Tratamiento del estreñimiento

El tratamiento para el estreñimiento funcional se compone en adquirir medidas higienicodietéticas y educativas. Los pacientes deberían ser instruidos sobre la importancia de un ejercicio regular, la necesidad de incrementar el contenido de fibra en la dieta, la ingesta de líquidos abundantes (1,5-2 litros/24 h) y el beneficio que comporta el adoptar un horario regular para la defecación (especialmente después del desayuno) y también el perjuicio que conlleva reprimir con frecuencia el uso racional de laxantes. En casos más complicados, los pacientes pueden beneficiarse de técnicas de biorretroalimentación y, la cirugía será la última opción.

Posibles complicaciones del estreñimiento

  • Impactación fecal: acumulación de heces en la ampolla rectal de manera progresiva, que endurece el bolo fecal dificultando su eliminación.
  • Úlcera estercorácea: suele ser una consecuencia de la situación anterior. La compresión ejercida por el bolo fecal produce una necrosis isquémica en la cara posterior del recto principalmente.
  • Megacolon funcional adquirido: se produce una dilatación del colon en exceso. Suele darse en niños trastornados o portadores de psicopatías.
  • Vólvulo de sigma: se produce una torsión del sigma que requiere una desvolvulación endoscópica o quirúrgica para evitar la necrosis gangrenosa del asa comprometida.

¿De qué manera afecta el estreñimiento al suelo pélvico?

Cómo ya comenté en otro post, el suelo pélvico, junto con la zona abdominal y el diafragma forma un espacio donde, en condiciones normales, mantienen una presión adecuada a los cambios posturales y a los esfuerzos.

Los esfuerzos excesivos que se producen en las evacuaciones alteran ese balance de presiones, aumentando la presión intra-abdominal y, como consecuencia, repercutiendo sobre el suelo pélvico de manera negativa. Si su suelo pélvico se encuentra en un estado óptimo, no notará esos cambios de presión. Sin embargo, si tiene alguna patología asociada, esos cambios de presión influirán sobre ella pudiendo agravar el cuadro.

Con patología en el suelo pélvico o sin ella, es preciso tratar el cuadro de estreñimiento para no agravarla o evitar su aparición. Además, conseguir retomar un tránsito intestinal regular evitará esos síntomas de hinchazón, incomodidad y dolor tan característicos de las personas que lo padecen, previniendo la aparición de otros cuadros más graves.

En Virginia Moreno clínica de Fisioterapia en Segovia podemos ayudarle a controlar y mejorar el estreñimiento a través de técnicas de masoterapia específicas, hábitos saludables y consejos posturales. No dude en contactar con nosotros.

Los beneficios de los ejercicios hipopresivos

Introducción al método hipopresivo

Las técnicas hipopresivas fueron creadas por el Doctor en Ciencias de la Motricidad y especializado en rehabilitación Marcel Caufried. El objetivo que plantea es hacer una actividad física sin perjudicar el suelo pélvico. Por lo tanto, los ejercicios hipopresivos nacen como una alternativa a los métodos tradicionales para tonificar la musculatura de la faja lumbopélvica sin presionar las estructuras y órganos internos.

El método hipopresivo se caracteriza por englobar ejercicios posturales sistémicos que buscan la disminución de la presión intraabdominal

El concepto Hipopresivo

El concepto Hipopresivo, hace alusión a la escasez de presión o disminución de la presión intraabdominal, concretamente en las cavidades torácica, abdominal y pélvica. En relación con la variación de presión intraabdominal, se utiliza una terminología que hace mención, desde el mayor grado de presión, hiperpresivo, hasta el menor grado de presión, hipopresivo. El concepto hiperpresivo del espacio abdominal hace alusión al hecho por el cual la variación de presión es positiva tanto en la fase inspiratoria como espiratoria. Los ejercicios hipopresivos además de caracterizarse por la disminución de la presión intraabdominal, se determinan como ejercicios posturales y respiratorios asociados a un ritmo en particular.

Principios técnicos de los ejercicios hipopresivos

Existen una serie de posturas anatómicas que hacen que la realización del ejercicio hipopresivo sea más efectivo, como es abertura del arco costal (imagen de la izquierda) y la movilización del ombligo hacia dentro y endidura de las fosas claviculares (imagen de la derecha).

ejercicio tratamiento hipopresivo - clases gimnasia hipopresiva en segovia - Fisioterapia virginia moreno

Para hacer correctamente el hipopresivo hay que seguir unas pautas técnicas para su correcta realización:

  1. Autoelongación de la columna.
  2. Doble mentón.
  3. Descoaptación de la articulación glenohumeral (buena colocación de las escapulas y activación de los músculos serratos).
  4. Adelantamiento del eje de gravedad.
  5. Respiración costal.
  6. Apnea espiratoria.

Ejecución de la gimnasia abdominal

Durante la ejecución del ejercicio se activan distintos grupos musculares de forma voluntaria, los cuales influyen en el control tónico postural y fásico de los musculos respiratorios.

Los ejercicios se realizan con un ritmo lento y respiración pautada por el terapeuta o monitor. Dependiendo de la fase en la que se encuentre la persona a realizar los ejercicios hipopresivos, la posturas serán unas u otras, (ya que existen diferentes posturas para poder realizar los ejercicios) siempre adaptadas a sus necesidades. Las posturas se repiten un máximo de tres veces con una duración mínima de sesión entre veinte minutos y una hora según objetivo a alcanzar.

¿Cuáles son los beneficios de hacer ejercicios hipopresivos?

En la sociedad en la que vivimos hay flacidez y falta de tono abdominal y lumbar, entre otras partes del cuerpo, esta flacidez es la que está relacionada con problemas genito-urinarios de la mujer (generando prolapso, incontinencia, anorgasmia), con problemas de espalda (lumbalgias) y problemas estéticos.

  • Por lo que los ejericios hipopresivos presentan múltiples beneficios:
  • Define la musculatura de la cintura abdominal.
  • Mejora los problemas de incontinencia urinaria en la mujer y el hombre.
  • Mejora y potencia la vida sexual.
  • Recuperación y tonificación en el postparto.
  • Hace una correción postural significativa, mejorando la espalda.
  • Mejora el tono muscular en la menopausia.

Hay que saber que no todo el mundo puede hacer gimnasia abdominal hipopresiva, ya que puede ser contraproducente cuando:

  • Se tiene hipertensión arterial.
  • Hernia de hiato.
  • Problemas intestinales que generan inflamación en el abdomen.
  • Durante el embarazo.
  • Durante la cuarentena.

Estos ejercicios tienen que ser enseñados y supervisados por fisioterapeutas especializados, en Virginia Moreno Fisioterapia en Segovia, somos especialistas en Obstetricia y Uroginecología, enseñando estos ejercicios tanto a mujeres en el postparto, como a deportistas, mujeres en momento menopaúsico y hombres con incontinencia urinaria. Si una persona intenta aprenderlos por si solo es difícil que lo haga bien, aunque pueda ver vídeos por internet explicando dicha técnica, y por ello, puede ser perjudicial para su salud.

Os esperamos en nuestra clínica de fisioterapia en Segovia, en Virginia Moreno Fisioterapia para hacerte un seguimiento de ejercicios adecuado a tus necesidades y haciendo una valoración individualizada de tu abdomen y musculatura para sacar a la técnica su máxima eficacia.