Trata tu tendinitis con fisioterapia y olvídate de los antiinflamatorios

Tendones y articulaciones

Tenemos tendones por todo nuestro cuerpo uniendo el músculo al hueso para que estos transmitan la contracción y pueda llevarse a cabo el movimiento de las articulaciones.

En ocasiones, a causa de deportes, actividades o trabajos en los que se  requieren movimientos repetitivos, los tendones sufren y en consecuencia se inflaman provocando la conocida tendinitis. Se trata de un dolor agudo  que empeora cuando lo mueves.

Tipos de tensión

Suelen existir, principalmente, dos tipos de tensiones en el tendón. Nos referimos al término tendinitis cuando el tendón se encuentra en estado de inflamación agudo debido a un daño en el mismo; y nos referimos al término tendinopatía cuándo el tendón se encuentra en un estado de lesión crónico, el cual puede verse aumentando en ciertas ocasiones, ocasionándose re-inflamaciones en el tendón.

Dependiendo de la zona, existen distintos tipos de tendinitis. Los más comunes son:

  • Tendinitis del supraespinoso: dolor localizado en el hombro.
  • Tendinitis del bíceps: dolor localizado en el hombro, que puede irradiar hacia el brazo.
  • Epicondilitis o codo de tenista: dolor localizado en el codo, por la parte externa.
  • Epitrocleitis o codo de golfista: dolor localizado en el codo, por la parte interna.
  • Tendinitis de De Quervain: dolor localizado en el pulgar o muñeca.
  • Tendinitis rotuliana: dolor localizado en la parte inferior de la rodilla.
  • Tendinitis aquílea o del tendón de Aquiles: dolor localizado en el mismo tendón.

Si presenta alguno de los síntomas anteriores, los primeros días es importante reducir o dejar de realizar la actividad que causó la tendinitis, para controlar el nivel de inflamación. Al ser la inflamación un proceso necesario que realiza nuestro cuerpo para reparar el tendón, es normal experimentar una inflamación que puede durar entre 3 y 7 días. Cuando la inflamación sobrepasa ese tiempo de recuperación, el tratamiento de fisioterapia es indispensable para la recuperación de la lesión.

Si no es así, el tendón puede pasar a un estado de tendinopatía crónico, el cual será más difícil de tratar a medida que el tiempo vaya transcurriendo. Por lo tanto, un tratamiento de fisioterapia temprano es esencial para que la lesión no vaya a más. De todas formas, existen diversas técnicas de fisioterapia que pueden iniciar la recuperación de un tendón que lleva lesionado un largo periodo de tiempo.

Tendiditis

El dolor que provoca la tendinitis, suele ser un dolor agudo que aumenta con el movimiento de la articulación en cuestión. En ocasiones, el dolor incluso solo aparece durante o tras el movimiento. En reposo, el dolor puede llegar a desaparecer por completo. Este dolor provoca una restricción de la movilidad y una impotencia funcional la mayoría de las veces. Otros síntomas que pueden llegar a aparecer son la falta de fuerza y la debilidad muscular de la zona afectada.

 

 

Como ya se ha dicho, el tratamiento fisioterapéutico es esencial y seguirá el mismo esquema en varios de los tipos de tendinitis.

En la fase aguda de la lesión, se optará por técnicas de tratamiento que reduzcan la inflamación que lleva presente más tiempo del que debería, así como técnicas de tratamiento muscular sobre el vientre de los músculos comprometidos en el caso. Entre ellas destacan el tratamiento por radiofrecuencia o diatermia, con frecuencia medias-bajas, muy efectivo en la mayoría de los casos. También se puede utilizar otras terapias, como ultrasonidos y crioterapia (uso de frío). En cuanto al tratamiento muscular, se utilizarán técnicas manuales, punción seca, epte con ecógrafo guiado y estiramientos leves sobre el músculo; acompañados de movilizaciones pasivas y asistidas de la articulación.

En las siguientes sesiones se comenzará con la introducción de trabajo muscular, siendo muy importante en las tendinitis el trabajo excéntrico muscular, una modalidad de contracción muy efectiva en la recuperación del tendón. Además, se incrementará la cantidad y calidad de estiramientos, así como de movilizaciones, y se pactará un plan de ejercicios con el paciente para que se pueda realizar en casa.

Si se trata de un caso crónico de tendinopatía, en algunas ocasiones habrá que provocar una inflamación controlada del tendón para que la fase de cicatrización y reparación del tendón se reinicie y se pueda comenzar con el proceso de recuperación desde cero.

También se ha de tener en cuenta que en algunas ocasiones, la recuperación de las tendinitis es más lenta que la recuperación de otras lesiones (como pueden ser contracturas o pequeñas distensiones musculares, esguinces de bajo grado, etc.), por lo que será muy importante seguir las indicaciones de su fisioterapeuta.

Podrá obtener un tratamiento y asesoramiento individualizado, además de beneficiarse de todas las opciones de tratamiento anteriormente nombradas, en nuestro centro de fisioterapia en Segovia, Virginia Moreno Fisioterapia. Contacta con nosotros y le ofreceremos una solución a su dolencia.