Entradas

¿Qué puede hacer la fisioterapia por tu escoliosis?

ESCOLIOSIS

¿Qué es la escoliosis y cuáles son sus signos?

La escoliosis es una curvatura lateral de la columna vertebral que ocurre con mayor frecuencia durante el periodo de crecimiento anterior a la pubertad (durante el “estirón”). Aunque puede presentarse a causa de afecciones como la parálisis cerebral infantil y la distrofia muscular, se desconoce la causa de la mayoría de los casos de escoliosis, recibiendo el nombre de “escoliosis idiopática”. Puede ser hereditaria, pero la mayoría de los niños que la padecen no tienen antecedentes familiares. Aproximadamente el 3% de los adolescentes tienen escoliosis.

La mayoría de los casos de escoliosis son leves, pero algunas deformidades de la columna vertebral continúan empeorando a medida que los niños crecen. La escoliosis grave puede ser incapacitante. Una curvatura muy grave de la columna reduce el espacio dentro del pecho, lo cual dificulta el funcionamiento correcto de los pulmones.

Los signos de la escoliosis pueden ser:

  • Hombros a distinta altura
  • Curvatura de la columna
  • Prominencia de un omóplato respecto al otro
  • Cinturas a distinta altura

Si la curvatura empeora, la columna también puede rotar o girar, además de encorvarse de un lado a otro. Esto hace que las costillas de un lado sobresalgan más que del otro.

¿Cuándo y por qué aparece?

Existen tres tipos según la edad de aparición:

  • Escoliosis infantil: en los niños de 3 años o menos.
  • Escoliosis juvenil: en los niños de 4 a 10 años.
  • Escoliosis adolescente: en los niños de 11 a 18 años.

Existen dos tipos de escoliosis según su causa:

  • Escoliosis congénita: se presenta al nacer. Se produce cuando las costillas o vértebras del bebé no se forman apropiadamente. Supone un 10% de los casos.
  • Escoliosis neuromuscular: se produce por un problema en el sistema nervioso que afecta a los músculos. Estos problemas pueden incluir parálisis cerebral, distrofia muscular, espina bífida y polio.

En principio, la escoliosis no genera dolor, pero predispone a padecer dolores de espalda. En casos moderados y graves, puede generar problemas respiratorios.

¿Cómo se diagnostica el grado de escoliosis que tengo?

Lo primero que necesitamos para diagnosticar una escoliosis, es una radiografía de la columna vertebral. Con ella, el médico especialista nos dirá el grado de escoliosis según el ángulo que forman las vertebrales terminales de cada curva, las cuales se identifican porque son las que están en cada extremo de la curva más cercana al centro que tiene menos rotación.

Cuando este ángulo es inferior a 20º quiere decir que la curvatura es leve. Cuando el ángulo mide entre 25º y 40º, la curvatura es moderada. Hablamos de una caso de escoliosis grave cuando la curvatura es mayor de 50º.

¿Cuál es el tratamiento?

Es muy importante diagnosticar la escoliosis precozmente y comenzar un tratamiento de Fisioterapia lo antes posible para disminuir su avance e incluso llegar a corregirla, de forma parcial o total, evitando así el tratamiento quirúrgico.

A la hora de tratar la escoliosis, se tendrá en cuenta la gravedad de la curva, la edad del paciente y otros factores, como el estado físico. Si es necesario corregir la curva, la primera opción es, generalmente, un tratamiento no quirúrgico, como el uso de un corsé.

En los casos más graves se requerirá cirugía, pero no es lo más común. Se realiza la cirugía para corregir curvas mayores a 45 grados en una columna madura, o curvas que no hayan respondido al uso del corsé.

Desde Fisioterapia ofrecemos varios tipos de tratamientos, que se combinarán con el tratamiento ortopédico (corsé) en algunos casos:

  • Reeducación Postural Global (RPG): es un tratamiento muy efectivo para la escoliosis. Consiste en realizar determinadas posturas de estiramiento de todo el cuerpo. El tratamiento es suave, progresivo y activo.

  • Inducción miofascial: es una combinación de presiones sostenidas, posicionamientos específicos y estiramientos muy suaves. Con este tratamiento se eliminan restricciones de la fascia muscular y así se equilibra la función corporal alterada.

  • Terapia manual: conjunto de métodos manuales sobre tejidos óseos, musculares, nerviosos y viscerales para equilibrar y normalizar las alteraciones corporales.

  • Método Klapp: serie de posturas y movimientos en cuadrupedia.

  • Fisioterapia clásica: estiramientos y ejercicios con el objetivo de flexibilizar y fortalecer la columna vertebral, ejercicios de movilización para mantener, recuperar y mejorar la capacidad de movimiento articular, sobre todo en columna vertebral, tronco y cintura escapular.
  • Fisioterapia respiratoria: en algunos casos es necesario realizar este tipo de tratamiento para buscar la expansión del lado cóncavo e introducir la conciencia postural con el mayor enderezamiento activo posible, para evitar en la vida cotidiana las posturas que agraven la escoliosis.

También es muy beneficioso el ejercicio en piscina, ya que mejora la respiración torácica y disminuye los dolores de espalda, favorece la circulación, fortalece los músculos, mejora el desarrollo psicomotor y, además, también mejora el estado de ánimo. Es importante que, si no se sabe nadar bien, los ejercicios en piscina se hagan guiados con un profesional que sepa cómo es su escoliosis y qué ejercicios son los mas beneficiosos para su espalda, ya que hay veces que si no dominamos la técnica podemos hacer mal las cosas y no obtener los beneficios que esperamos de dicho deporte.

La fisioterapia es un procedimiento imprescindible para el tratamiento de la escoliosis, con métodos bien establecidos de largo tiempo y con resultados muy satisfactorios independientemente de su etiología o severidad, en combinación con la educación postural, el uso de órtesis, y en algunos casos cirugía.

Si usted está en esta situación o algún familiar suyo, pueden acudir a nuestro centro de fisioterapia Virginia Moreno o nosotros damos la facilidad de desplazarnos a su hogar para la comodidad y recuperación del paciente en Segovia y provincia.

Tenemos un equipo de fisioterapeutas, en Segovia, en fisioterapia Virginia Moreno, que pueden facilitar su recuperación e individualizamos su tratamiento para conseguir que esté recuperado en el menor tiempo posible.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

10 Beneficios del Pilates durante el embarazo

Con anterioridad hemos hablado en nuestro blog de los beneficios del Pilates y el partido que podemos sacarle si padecemos alguna dolencia, como por ejemplo en las cervicales y lumbares.

Hoy os vamos a hablar de los beneficios del Pilates durante el embarazo. Esta práctica ayudará a las futuras mamás durante el embarazo el parto y el postparto.

Durante el embarazo, el Pilates nos va a permitir mantener una buena forma física y tener mayor libertad de movimientos durante los 9 meses de gestación y a medida que vaya creciendo el bebé.

Cuando llegue la hora del parto, la práctica de Pilates será de gran ayuda porque nos permitirá controlar nuestro cuerpo y suelo pélvico para disponer de más recursos a la hora de afrontar ese momento. Posteriormente, también nos será de gran utilidad para recuperarnos mejor en el postparto.

10 beneficios del Pilates para embarazadas

Fortalece la musculatura abdominal y lumbar

El Pilates nos permitirá mantener una postura correcta y a cargar mejor el peso extra que vayamos adquiriendo a lo largo del embarazo. Durante los meses de gestación, los ligamentos se vuelven más elásticos, de modo que necesitamos una musculatura fuerte que nos ayude a suplir temporalmente la sujeción de esos ligamentos. 

Disminuye y previene el dolor de espalda

Gracias al fortalecimiento de nuestra musculatura obtendremos mayor estabilidad en la pelvis y la espalda, de modo que los dolores que acarrea el aumento de peso y los cambios en la curvatura de nuestra espalda se verán reducidos.

Fortalece el suelo pélvico

Con un suelo pélvico fuerte tendremos una mejor base de sujeción para nuestras vísceras y posteriormente para nuestro bebé, ya que según aumenta de tamaño, su peso nos generará mayor presión. El fortalecimiento del suelo pélvico evitará posibles escapes de orina ante cualquier tipo de esfuerzo como toser o estornudar.

Ayuda a mantener el equilibrio

A medida que el embarazo avanza nuestro centro de gravedad se desplaza y el equilibrio puede verse afectado. Con el paso de los meses también se pierde movilidad y agilidad, pero con Pilates podemos fortalecer los músculos centrales que se encargan de nuestro equilibrio.

Alivia el sobreesfuerzo de la espalda y pelvis

Los ejercicios se realizan en posiciones que no solemos utilizar en nuestro día a día, como la posición de cuadrupedia (a cuatro patas). En ella se libera toda la presión que ejerce el bebé sobre nuestra pelvis y nos ayuda a fortalecer desde otro punto de vista la espalda.

Conocimiento de la nueva postura durante el embarazo

Según va avanzando el embarazo se producen cambios a nivel interno a causa del crecimiento del bebé, lo que termina traduciéndose en cambios físicos visibles también desde fuera. Estos cambios se producen sobre todo a nivel abdominal y de la columna vertebral.

Los ejercicios de Pilates nos ayudan a conocer con detalle nuestro cuerpo y a llevar a cabo movimientos más suaves que nos servirán para relajarnos. También aprenderemos a estabilizar correctamente la columna y a protegerla a medida que el bebé vaya creciendo.

Reeduca nuestra postura

Igual que en nuestro día a día adoptamos posturas que no son correctas ni beneficiosas para nuestro cuerpo, durante el embarazo sucede lo mismo y esto deriva después en todo tipo de dolores. Es importante tomar conciencia de nuestra nueva forma física para poder controlar mejor nuestros movimientos y mejorar el equilibrio, esto nos ayudará a prevenir más dolores de los necesarios.

Ejercicios para el parto

Hay ciertos ejercicios y posiciones que además de reducir nuestros dolores y molestias durante el embarazo, trabajan la apertura de la pelvis para que al bebé le resulte más sencillo encajarse y adoptar la postura más idónea para el parto.

Ejercicios postparto

Si se ha trabajado la musculatura del suelo pélvico y el abdomen tendremos un buen tono muscular de cara al parto, de modo que esa musculatura, una vez que ha nacido el bebé, se recuperará antes que si no se hubiera ejercitado.

Aporta relajación

La respiración pausada, la concentración y los ejercicios de movimientos lentos, nos ayuda a relajarnos durante el embarazo y a esperar el parto con confianza y tranquilidad.

Como habéis podido comprobar son numerosos los beneficios del Pilates durante el embarazo, el parto y el postparto. En Virginia Moreno clínica de Fisioterapia en Segovia contamos con fisioterapeutas cualificados para impartir clases de Pilates terapéutico orientadas a las futuras mamás. Si estás embarazada y quieres beneficiarte de todas las ventajas del Pilates, no dudes en contactar con nosotros. Te guiaremos y asesoraremos según tus necesidades.