Entradas

CARRERA, LESIONES Y FISIOTERAPIA

En estos últimos años, correr ha incrementado su popularidad en nuestra sociedad llegando a batir records de participación en diversas carreras populares. En cada una de nuestras ciudades podemos observar una gran cantidad de “runners” en solitario o en grupo intentando mejorar sus marcas o, simplemente, disfrutando del deporte.

La mayoría de los corredores han sufrido alguna lesión a lo largo de su vida, abarcando problemas desde el pie hasta a nivel cervical. En este artículo vamos a analizar las lesiones más comunes en corredores y cómo prevenirlas o tratarlas.

El cuerpo nos da señales de aviso, te sonarán las siguientes frases: “uff que cargado estoy”, “hoy me ha costado incorporarme de la cama”, “he notado un tirón en la pierna”…

La fisioterapia puede ayudarnos a que no digamos estas frases o, si ya es tarde, a evitar que vaya a más la lesión. Escucha a tu cuerpo y consulta a tu fisioterapeuta ante cualquier duda y no dudes en llamarnos para cualquier consulta.

Las lesiones más comunes son: la fascitis plantar, la cintilla iliotibial, periostitis tibial, tedinopatías, esguinces y roturas musculares.

  • Fascitis plantar: la fascia plantar se define como un tejido fibroso y elástico, que cubre la mayor parte de la planta del pie, y que se origina en el hueso del calcáneo (hueso del talón), hasta insertarse en la base de los metatarsianos (dedos). Se encarga de estabilizar y dar sostén a todo el conjunto del pie; articulaciones y arco plantar.

Hay varias causas o factores de riesgo por las cuales se puede producir son: el aumento de carga física o deportiva, o cambio repentino en la misma; alteración del arco plantar, ya esté aumentado o disminuido (pie cavo o pie plano); tensión o retracción del tendón de Aquiles; uso de calzado inadecuado; obesidad o aumento de peso repentino.

https://www.vmfisioterapeuta.com/que-es-la-fascia-plantar/

 

  • Cintilla iliotibial: es una inflamación que se produce en la zona lateral o externa de la rodilla, causada por el roce ocasionado entre el cóndilo lateral del fémur y la cintilla iliotibial. Suele ser un dolor muy típico en corredores, debido a una mala biomecánica de la carrera cuando la musculatura está fatigada. El principal problema es el fallo del glúteo medio en apoyo monopodal haciendo que la rodilla se vaya más hacia dentro en cada pisada y se produzca el roce antes descrito.

https://www.vmfisioterapeuta.com/que-es-el-sindrome-de-la-cintilla-iliotibial/

 

  • Periostitis tibial: dolor localizado a lo largo de los dos tercios distales de la tibia medial posterior durante el ejercicio, con dolor en la palpación de la tibia. Es causada por la sobrecargada de la corteza ósea de la tibia, derivando en una inflamación de la membrana que recubre el hueso.

 

Los factores de riesgo por los cuales se puede producir son: aumento de la masa corporal; aumento no progresivo de entrenamiento; pie plano, una mala biomecánica de pisada produce adaptaciones de otras zonas del cuerpo pudiendo afectar a la tibia; falta de rango de movimiento en el tobillo; falta de rango de movimiento en la cadera: la falta de fuerza en el glúteo medio desencadena una rodilla en valgo y, como consecuencia, una pisada incorrecta; correr por superficies duras.

 

  • Tendinopatías: La tendinitis es una patología muy frecuente, que suele aparecer tras esfuerzos excesivos, movimientos repetitivos y traumatismos directos. Consiste en la inflamación de los tendones, que son cuerdas resistentes de tejido que unen los músculos con los huesos y ayudan a los músculos a mover los huesos.

Evitar los movimientos repetitivos y la sobrecarga, mantener los músculos fuertes y flexibles, ejercitar las extremidades superiores e inferiores, sin repetir excesivamente un mismo movimiento, alternando diversos tipos de movimientos, con pequeños intervalos de recuperación. También es recomendable una buena hidratación, ya que siempre ayuda a mantener una mejor vascularización de la zona.

https://www.vmfisioterapeuta.com/tendinitis/

 

  • Esguinces: es un alargamiento o rotura de los ligamentos que frenan la inversión del pie. Debemos realizar ejercicios de equilibrio o de propiocepción para mejorar a nivel de sistema nervioso la posición del tobillo y fortalecer la musculatura que se ocupa de mantener un correcto posicionamiento del pie.

https://www.vmfisioterapeuta.com/cual-es-el-mejor-tratamiento-para-un-esguince-de-tobillo-con-fisioterapia/

  • Roturas musculares: es la separación o falta de congruencia de las fibras musculares. Tanto si eres una persona deportista como si eres más sedentario, un aspecto clave es mantener el cuerpo hidratado. Si se realiza alguna actividad deportiva, es imprescindible realizar un buen calentamiento previo a ella, pues así conseguimos preparar a los músculos para la actividad, que puedan reaccionar de forma rápida y correcta.

 

Además, son imprescindibles los tiempos de reposo. Si no descansamos correctamente entre entrenamientos tendremos los músculos fatigados, de modo que serán incapaces de adaptarse de forma eficaz a la actividad a la que le sometemos. Es muy importante dejar que el músculo se recupere. En el caso de corredores una sobrecarga muscular puede dar lugar a roturas musculares ante cambios de ritmo o intensidades altas de carrera. Por eso es muy importante tratar la musculatura afectada para evitar que vaya a más. El cuerpo nos va avisando y debemos escucharle.

https://www.vmfisioterapeuta.com/rotura-de-fibras-musculares/

ANEXO

OTRA FORMA DE CORRER: DESCALZO

La carrera ha evolucionado a lo largo de la historia, antiguamente los seres humanos corrían descalzos o con una protección externa en la planta del pie pero sin ningún tipo de amortiguación. Actualmente, desde la invención del calzado deportivo la mayoría de la sociedad corre con una amortiguación externa a nuestro cuerpo lo que conlleva a un cambio de pisada. Los corredores con calzado caen con el talón y los descalzos su primer impacto con el suelo es con los metatarsos, esto da una serie de cambios en las articulaciones y nuestra postura que pueden afectar al tipo de lesión.

Para más información sobre la biomecánica de la carrera descalza, visitar:

https://clickphysiotherapy.blogspot.com/2019/01/correr-descalzo-o-no.html

En Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, te ayudamos a prevenir lesiones, te asesoramos sobre rendimiento deportivo, técnicas y métodos de tratamiento diferentes y que te ayudan a estar bien. ¡ Te esperamos!

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

¿Qué es el síndrome de la cintilla iliotibial?

¿Sufre dolor en la parte externa de su rodilla? ¿Aumenta al correr, agacharse, o subir y bajar escaleras? ¿El dolor no permite continuar con su actividad deportiva, en mayor medida correr?

Es probable que si sufre de este conjunto de síntomas, esté padeciendo el denominado “Síndrome de la cintilla iliotibial”. El síndrome de la cintilla iliotibial, coloquialmente llamado “rodilla del corredor”, se caracteriza por una inflamación que se produce en la zona lateral o externa de la rodilla, causada por el roce ocasionado entre el cóndilo lateral del fémur y la cintilla iliotibial.

¿Qué es la cintilla iliotibial?

Es la prolongación en forma de estructura tendinosa de un músculo situado en la zona de la cadera. Este músculo es el tensor de la fascia lata (TFL). El TFL se origina en la cresta iliaca (zona pélvica lateral), en su porción más anterolateral. A nivel de la cadera, el músculo pasa a convertirse en un largo y grueso tendón que se inserta en el tubérculo de Gerdy, que se encuentra en la parte superior de la tibia, por su zona anterior y externa.

El TFL es un músculo auxiliar de la flexión, separación y rotación interna de la cadera. Además, puede intervenir en la extensión de la rodilla. A parte, la cintilla iliotibial, se encarga de estabilizar la rodilla durante la marcha.

El mecanismo que ocasiona esta lesión es la fricción continuada que se produce entre la cintilla y el cóndilo externo del fémur al flexionar y extender la rodilla, provocando una inflamación en esta estructura tendinosa. Esta lesión la sufren en mayor medida los ciclistas (debido al malo posicionamiento en la bicicleta, o por un exceso de varo de rodilla) y los corredores, especialmente los de fondo, debido a un mayor tiempo de apoyo del pie sobre el suelo, aumentando así la tensión de la cintilla. Otras causas en corredores son el uso de zapatillas desgastadas,  la dismetría entre ambos miembros inferiores, excesiva pronación en la pisada (aumenta la rotación interna de la tibia, suponiendo de esta forma más tensión en la cintilla), etc. También pueden sufrir esta lesión en aquellas actividades en las que la marcha no sea adecuada.

Los síntomas específicos son el dolor difuso en la parte externa de la rodilla. El dolor puede estar presente en reposo, o puede comenzar tras unos minutos de actividad deportiva empeorando con el transcurso del tiempo, dependiendo del alcance de la lesión.

A medida que avanza el estado de la lesión, el dolor puede volverse más localizado y puntual, justo sobre el cóndilo femoral externo. El dolor puede iniciarse también al subir o bajar escaleras.

El tratamiento de fisioterapia va dirigido a eliminar la inflamación de la cintilla, y a su vez el dolor, para ir habituando al paciente a su actividad física normal. Para ello, se utilizan técnicas como maniobras de masoterapia o punción seca en el músculo TFL y musculatura adyacente que pueda estar interviniendo de forma negativa en el proceso lesivo, maniobras de estiramiento manual de la cintilla iliotibial, aplicación de ultrasonidos en la zona de fricción, así como de diatermia, aplicación de vendaje neuromuscular, ejercicios excéntricos de la musculatura, ejercicios de propiocepción de pie, tobillo y rodilla, eliminación de factores de riesgo, etc.

En Virginia Moreno Fisioterapia podrá recibir todas estas técnicas de tratamiento para que la recuperación de su lesión sea la mejor posible.