Nudos musculares fisioterapia

¿Qué son los nudos musculares y cómo podemos tratarlos con fisioterapia?

Habitualmente oímos hablar de contracturas o nudos musculares, tenemos que decir que el significado es el mismo. Son un motivo de consulta frecuente.

Nudos musculares: qué son

¿Qué es una contractura muscular? Es un reclutamiento de fibras musculares y, por ello, un acortamiento músculo – tendinoso, acompañado de falta de elasticidad, rigidez y resistente a la movilización pasiva debido a la fibrosis muscular. Puede llegar a generar deformidad articular.

Tipos de contracturas musculares

Las contracturas las podemos clasificar en tres grupos:

  1. Antiálgicas: Son las compensadoras.
  2. Álgicas: el dolor acaba provocando una contractura muscular.
  3. Análgicas: corresponden a diversos tipos de contracciones, sobre todo retracciones.

Las contracturas se pueden manifestar de diferentes maneras:

  1. En forma de calambres, tras realizar un esfuerzo, tras realizar movimientos repetitivos bien sea entrenando, en el trabajo o haciendo un hábito de la vida diaria habitual, podríamos decir que estas serían las agudas. Las contracturas musculares agudas son aquellas que perduran menos de seis meses seguidos produciendo dolor en el cuerpo.
  2. Decimos que una contractura se hace crónica una vez que lleva instaurada en nuestro cuerpo más de seis meses, como pueden ser nudos musculares que llevan tiempo presentes pero que no les hemos hecho caso, o por patologías que afectan al sistema nervioso como puede ser la contractura neurológica como la espasticidad.

Es decir, que cualquier músculo que tenemos en nuestro cuerpo se puede contracturar en cualquier momento, ya bien sea, una contractura muscular en la espalda, en la musculatura masticatoria de la boca, en un brazo, mano, pierna, pie o en el suelo pélvico. 

¿Sabes qué es lo mejor de todo? Que casi todas las contracturas musculares sean agudas o crónicas tienen soluciones, lo único que tienes que hacer es poner de tu parte e intentar cuidarte lo máximo posible para que no se produzcan.

¿Cómo podemos tratar con la fisioterapia el nudo muscular?

La fisioterapia tiene múltiples maneras de tratar una contractura muscular, allá vamos:

  1. Terapia manual: Es importante relajar la musculatura con diferentes técnicas de masoterapia, con digitopuntura sin generar moratones. Lo que buscamos con el tratamiento manual es aumentar la circulación sanguínea en el músculo para que la sangre no se estanque y circule. De esta manera, las sustancias inflamatorias se van de la zona de dolor y empieza la recuperación muscular con la sangre nueva que se queda en la zona.
  2. Punción seca: Técnica invasiva, que se encarga de relajar el punto gatillo muscular a través de la utilización de una aguja. Esta técnica es muy beneficiosa para los nudos musculares.
  3. Electroterapia: nosotros, en nuestra clínica de fisioterapia de Segovia, lo usamos poco, pero haciendo una historia clínica previa de la contractura muscular ponemos ultrasonido (agente físico que transmite una serie de ondas en el tejido que ayuda a disminuir la inflamación de tendones, cicatrices y ayuda a su relajación), infrarrojo (cursa con calor local), TENS (son corrientes de baja frecuencia que produce analgesia inducida por neuroestimulación transcutánea o percutánea para el alivio del dolor agudo o crónico). Radiofrecuencia, diatermia o tecarterapia, son diferentes nombres para referirse a una misma técnica y también conocido con diferentes marcas como pueden ser Indiva o fisiowarm. Lo que tenemos que saber es que consigue el calentamiento de los tejidos por la acción de un campo electromagnético que contribuye a la relajación de los tejidos y al alivio del dolor.
  4. Ejercicio físico: Normalmente cuando acudes a un fisioterapeuta por tener contracturas musculares suele recomendarte hacer ejercicio físico. Si realizamos ejercicio físico disminuimos los niveles de cortisol, una hormona que cuando estamos estresados aparece en nuestro cuerpo y es la responsable de muchos cambios dentro del mismo. Si hacemos ejercicio físico, como caminar, nadar, correr, etc., vamos a hacer que esa hormona esté menos presente en nuestro cuerpo y vamos a segregar serotonina y dopamina que evitan la ansiedad y la depresión. Por eso se recomienda hacer una hora de ejercicio físico diaria.
  5. Pilates: Se realizan ejercicios de fortalecimiento y relajación muscular, trabajando diferentes grupos musculares que se encargan de realizar una estabilización del core. En nuestra clínica de fisioterapia realizamos clases de pilates online y presenciales, y en grupos reducidos, y lo que hacemos es adaptar los ejercicios a las necesidades de cada persona para ayudar a que no tenga dolor muscular y articular y eso reduzca el que se hagan contracturas musculares.
  6. Educación terapéutica: en ocasiones, hay que saber que no sólo basta con venir al fisioterapeuta una vez al mes o cada quince días, si tienes una contractura crónica, sobre todo. Tienes que aceptar cuál es el problema y vamos a buscar por qué se está produciendo y vamos a ver qué es lo que tienes que hacer para que esto no te ocurra. Nos suele gustar, ir a que nos hagan un tratamiento pero, el resto del mes no hacer nada por nuestro cuerpo, (aquí no puedo meter a todo mundo, habrá quien se dé por aludido y entonces tendrá que cambiar el chip, porque si no, irá de fisio en fisio y ninguno le quitará su dolor, pero la culpa no la tiene el fisioterapeuta, sino uno mismo porque lo mismo no está haciendo lo suficiente para que su dolor, de espalda o de cualquier otra parte de su cuerpo, desaparezca). Si quieres saber más sobre este tema no dudes en concertar una cita.
  7. Alimentación: como fisioterapeutas podemos dar una serie de recomendaciones, si se está formado, para disminuir la inflamación de tu cuerpo, mejorar la calidad de tu tejido, etc. E incluso, derivar a un nutricionista. Somos lo que comemos, por lo que si comemos adecuadamente nuestro cuerpo nos lo va a agradecer.

Bueno, creo que, si tienes algún nudo muscular, ya sabes cómo la fisioterapia puede ayudarte. En la clínica de fisioterapia de Virginia Moreno, en Segovia, tratamos esta patología con frecuencia y podemos ayudarte. Nos gusta ayudar a la gente y mejorar su calidad de vida, sin que, al moverse o hacer cualquier ejercicio tenga dolor muscular.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?