Entradas

Cólico del lactante y tipos de lactancia asociada

En esta entrada de blog, explicaremos el cólico del lactante, los tipos de lactancia asociadas al estreñimiento y  las posturas de calma para el bebé.

¿Qué es el cólico del lactante?

El cólico del lactante es un síndrome que ocurre entre las 2 semanas y los 4 meses de edad y en un lactante por lo demás sano, independientemente del tipo de lactancia que esté llevando, ya sea lactancia materna, mixta o de fórmula. Se caracteriza por un llanto repentino y desconsolado que tiene más predominio en la tarde e incluso por la noche (ritmo circadiano) y en el que el bebé tiene un patrón extensor.

El criterio más utilizado es el de Wessel, que define el cólico de lactante “episodios de llanto intenso y vigoroso al menos 3 horas al día, 3 días a la semana, durante al menos 3 semanas en un bebé sano y bien alimentado” la última actualización dice que durante al menos 15 días.

Éste síndrome se puede dar por diferentes causas, entre ellas encontramos los factores hormonales, intolerancia a la lactosa o intolerancia a la proteína de la leche de vaca, alteración de la microflora intestinal, inmadurez intestinal, etc.

Los síntomas del cólico del lactante son: Meteorismo, el abdomen se pone tenso, como un globo hinchado y a veces la heces son verdes y aguadas.

Diferenciaremos el cólico en dos partes, superior e inferior. Tendremos un cólico superior si el bebé presenta dificultades con la gestión de eructo y la regurgitación, y un cólico inferior si presenta dificultades con los gases y tiene una alteración del patrón de excreta, el último es más frecuente.

Tipos de lactancia asociadas al estreñimiento:

Existen tres tipos de lactancia, la lactancia materna en exclusividad, lactancia mixta la cual está caracterizada por un 80% de lactancia materna y un 20% de lactancia de fórmula, y lactancia de fórmula.

En cuanto al patrón de excreta en la lactancia materna en exclusividad, las deposiciones en los primeros días son muy frecuentes, de poca cantidad y de color mostaza. Pasados los 40 días se volverán menos frecuentes, con más cantidad y del mismo color. Después el patrón de excreta es más estable, dos deposiciones cada 24 horas. El tope de días que se pueden permitir sin deposición son 15-20 y esto se debe al síndrome de absorción completa.

Referente al patrón de excreta con lactancia de fórmula, las deposiciones en los primeros días son poco frecuentes, con poca cantidad y con una variabilidad de colores debido al calcio, el hierro, las vitaminas y la fitoterapia que contienen estas leches. Se alcanza antes la estabilidad del patrón de excreta por el programa de dar la leche, entorno a los 20-30 días. Suelen depositar 1 o 2 veces al día. Si al quinto día no hay deposición podemos estar ante síntomas de estreñimiento. Al séptimo día de estreñimiento las deposiciones son más oscuras y es posible que contengan un poco de sangre debido a una fisura anal, del esfuerzo.

En la lactancia mixta, que como ya hemos dicho antes está compuesto por un 80% de lactancia materna y un 20% de lactancia de fórmula, encontramos alguna deposición más que con la lactancia materna en exclusividad. Cuánto más biberón de al bebé los patrones se parecerán más a los de la lactancia de fórmula. Cuando haya 7 días sin deposición nos encontramos ante un patrón de estreñimiento.

Posturas de calma:

Con respecto a las posturas de calma del bebé encontramos cuatro tipos:

  1. Postura vertical o postura de Colson: apoyamos el epigastrio del bebé en nuestro hombro. La dos manos del bebé buscan la parte de arriba de la escápula.
  2. Postura del bebé sentado: nos colocamos al bebé mirando para el frente en el esternón y nuestra barbilla cerca de su cabeza y su cadera en abducción. La mano izquierda sujetará los pies, y el borde cubital de la mano derecha en el hipogastrio (debajo del ombligo). Hacemos una presión mantenida con la mano hacia posterior  y craneal.
  3. Postura del antebrazo: Cara del niño apoyada en nuestro antebrazo, mano por debajo del apéndice xifoides (parte final del esternón) y la otra mano sujeta los pies. Hacemos una presión mantenida con la mano situada en el apéndice xifoides hacia posterior y caudal.
  4. Postura del caballito: Nos sentamos en un asiento con respaldo e intentamos mantener una postura cómoda. Colocamos el borde cubital de las dos manos en las fosas ilíacas y hacemos una presión mantenida hacia posterior y craneal.

En las posturas en las que una de las manos sujeta los pies podemos darle más tensión dándole extensión y si la técnica de presión molesta al bebé podemos reducir la tensión llevando las piernas a flexión.

En nuestro centro de fisioterapia Virginia Moreno, en Segovia, tenemos fisioterapeutas con la especialidad en pediatría, os podemos ayudar  a tratar el cólico del lactante tanto en clínica con en su domicilio, además les damos asesoramiento sobre lactancia y cómo ayudaros a que el bebé agarre mejor la mama.