Entradas

¿Cual es el mejor tratamiento para un esguince de tobillo con fisioterapia?

El esguince de tobillo es una de las lesiones más comunes en los deportes de contacto o que involucra saltos como el baloncesto o el fútbol. Las lesiones de los ligamentos ocurren generalmente por un traumatismo agudo, y rara vez ocurren por uso excesivo. Un esguince de tobillo ocurre cuando los ligamentos fuertes que soportan el tobillo se extienden más allá de sus límites y se desgarran cuando hacemos una inversión de nuestro pie.

Anatomía

El tobillo tiene 3 ligamentos en su parte externa: calcáneoperoneo, peroneo-astragalino posterior, peroneo-astragalinoanterior. Entre estos tres, el ligamento más comúnmente afectado es el primero en un 70% de los esguinces, debido a que es el más expuesto al estiramiento, aunque todos pueden lesionarse.

Clasificación esguinces

Grado I: Leve. Representa una distensión o roturas microscópicas del ligamento.

Grado II: Moderado. Rotura parcial del ligamento.

Grado III: Severo. Es una rotura completa del ligamento.

Tratamiento

Cuando un ligamento se estira o se rompe, se produce una constricción de los vasos en los primeros 10-15 minutos, seguida de una inflamación causada por el aumento del flujo de sangre en el área en las primeras 48-72 horas. Además, debido a la inmovilización, nuestros músculos disminuyen su fuerza y ​​el sistema nervioso pierde la propiocepción, por lo que no percibimos de igual manera la posición y el movimiento de nuestro cuerpo, incluido nuestro sentido de equilibrio. Las intervenciones con ejercicios disminuyeron significativamente el riesgo de sufrir un esguince de tobillo recurrente o crónico.

Fase aguda (primeras 48-72 horas)

R: Reposo. Evite cualquier actividad que pueda agravar la lesión.

I: Hielo. Mantener la aplicación de frío durante 20 minutos pudiendo repetir la operación 3 y 5 veces al día, permitiendo al menos 2 horas entre cada una.

C: Compresión. Cinta elástica para proteger la lesión.

E: Elevación. El propósito es evitar la inflamación.

Rango de movimiento (desde 4º-7º día) + Baños de contraste

(Dos series de 10 repeticiones 2 veces al día)

Activo: recuéstese boca arriba y realiza flexión dorsal, flexión plantar, inversión, eversión y movimientos alfabéticos con el tobillo (1 minuto).

Isométrico: siéntese en una silla con ambos pies apoyados en el suelo, haz flexión dorsal llevando los dedos hacia arriba. Con el pie apoyado en una pared, realizar inversión, eversión contra una pared y empuje hacia el suelo.

Baños de contraste: alternaremos frío y calor mediante aplicación directa (bolsas o geles), recipientes con agua fría y caliente (mejor opción), o en la ducha. La aplicación será 2´frío + 3´calor + 2´frío + 3´calor + 2´frío. Pudiendo repetir la operación 3 y 5 veces al día dejando pasar al menos 2 horas entre cada una de ellas. Recuerda que si realizamos ejercicio físico y notamos hinchazón o enrojecimiento aplicaremos frío nada más terminar.

Fuerza (desde el 15º día)

(Dos series de 10 repeticiones 2 veces al día)

Isométrico: de pie con ambos pies apoyados en el suelo, haz flexión dorsal llevando los dedos hacia arriba. Con el pie apoyado en una pared, realizar inversión, eversión contra una pared y empuje hacia el suelo.

Activo con bandas eláticas: boca arriba, realiza todos los movimientos anteriores.

Propiocepción (desde la 4ª semana)

(Cuatro series de 30 segundos)

Camine de puntillas, camine sobre los talones, mantenerse a la pata coja y salte a la pata coja. Puedes complicar estos ejercicios cerrando los ojos o caer sobre una superficie inestable.

Fase final (desde la 6º semana)

Si no sientes dolor o restricciones en el rango de movimiento, puedes trotar, realizar movimientos en zig-zag e introducir ejercicios o deportes que realizabas habitualmente.

Intervenciones quirúrgicas o tratamiento conservador

La literatura quirúrgica actual es escasa y nunca se investigaron los efectos a largo plazo de una intervención quirúrgica en esguinces recurrentes. El consenso general de las revisiones que investigaron una intervención quirúrgica fue que siempre debería intentarse un ensayo con tratamiento conservador antes de realizar la cirugía, que la cirugía debería considerarse sólo en pacientes con síntomas persistentes y que debería considerarse individualmente.

Tratamiento conservador: una intervención con ejercicios y uso de una sujeción externa puede reducir significativamente las probabilidades de recurrencia del esguince de tobillo, y que esta efectividad mejora si la terapia de ejercicio se administra en dosis altas (> 900 min de entrenamiento con terapia de ejercicio).

Soportes externos

Se recomienda aparatos ortopédicos para todos los atletas con una historia previa de esguince de tobillo, especialmente cuando se realizan actividades de alto riesgo como deportes de interior / de cancha y de campo. Se recomienda usar un aparato ortopédico durante un mínimo de 6 meses después de un esguince agudo de tobillo para prevenir la recurrencia, y que el beneficio de usar un aparato ortopédico dura hasta 1 año después del esguince de tobillo.  Además del efecto preventivo reconocido, se consideró el uso de soporte externo en esguinces de tobillo menos severos. Con respecto al tipo de soporte externo recomendado, estudios previos concluyeron que los soportes de tobillo con cordones hacia arriba eran mejores que las tobilleras semirrígidas.

En Virginia Moreno Fisioterapia, tenemos fisioterapeutas especializados en deportiva, donde podremos asesoraros y trataros cualquier patología deportiva que tengas. Consúltenos su caso.

Fisioterapia y Salud van de la mano, ¿Te apuntas?

¿Tengo una lesión qué utilizo frío o calor?

El frío y del calor se ha utilizado casi de forma indistinta ante distintas lesiones y es importante su correcta utilización, por ello, a continuación vamos a indicaros algunas diferencias entre ambos y algunos ejemplos de su uso.

El frío produce una vasoconstricción o cierre de los vasos y es un potente analgésico y antiinflamatorio, por tanto se aplicaría hielo en caso de presencia de inflamación en fase aguda (es decir, reciente). Es muy importante tener en cuenta que el hielo a una determinada temperatura puede llegar a quemar, por lo que siempre se aplicaría envuelto en un paño de algodón durante 12-15 minutos y ante cualquier sensación extraña se retiraría. Se puede aplicar 2-3 veces al día.

El calor también es una ayuda para disminuir el dolor y produce justo lo contrario al frío, una vasodilatación de los vasos; es decir, aumenta el flujo sanguíneo así que en caso de un estado de disminución de la circulación como puede ocurrir en casos de una contractura, es el método de elección. Podemos aplicar varias fuentes de calor directa o indirectamente (por ejemplo, una lámpara de infrarrojos) durante 15 minutos aproximadamente, teniendo en cuenta el riesgo posible de quemaduras si nos excedemos de temperatura.

El calor también se puede utilizar en fase avanzada de ciertas lesiones. Por ejemplo, ante un golpe o un esguince crónico (+ de 3 meses de duración) de tobillo o rodilla que sigue ocasionando dolor y donde ya no hay inflamación, utilizaríamos calor en lugar de frío.

También existe la posibilidad de realizar una combinación de frío y de calor. Esto se realiza mediante baños de contraste (agua fría y agua caliente en dos baldes de agua. Cuanto más contraste de temperatura, más efectivo) que se utilizarán en fase subaguda (unos 15-20 días después de la lesión y menos de 3 meses, según autores) de ciertas lesiones como, por ejemplo de nuevo los esguinces.

Resumiendo lo anteriormente mencionado, siempre que haya inflamación o hinchazón que esté caliente (por golpe, esguince) primero aplicaremos frío, en fase subaguda, podemos hacer baños de contraste y; por último, pasados esos 3 meses de duración podremos aplicar calor.

En caso de cirugías de distintas partes del cuerpo, aplicaríamos frío en el postoperatorio y al comienzo de la rehabilitación puesto que es común la presencia de grandes inflamaciones. Si pasados el tiempo necesario para la recuperación de la cicatriz, sigue existiendo dolor, podríamos aplicar calor. En este caso, nos olvidaremos de los baños de contraste puesto que podríamos enlentecer el proceso de cicatrización y por el riesgo de infección.

Si tienes alguna duda o consulta sobre este tema no dudes en comunicárnoslo o venir a visitarnos.