FISIOTERAPIA Y MÚSICA

musica

Un alto porcentaje de músicos detienen su carrera por lesiones. Estas lesiones pueden prevenirse y tratarse.  Hoy en día, el fisioterapeuta está muy presente en el mundo deportivo, pero… ¿qué pasa con las artes escénicas? Músicos, actores y bailarines entrenan un gran número de horas diarias, con gestos repetitivos y en muchas ocasiones con posturas inadecuadas y forzadas.

En primer lugar, es imprescindible un buen calentamiento antes de ponerse a estudiar una partitura, o a tocar el concierto que tienes este fin de semana. Movilizaciones generales de todas las articulaciones, frotarse las zonas que más trabajan mientras tocas tu instrumento, o incluso una pequeña carrera o subir y bajar unas escaleras, aumentan el riego sanquíneo y preparan la musculatura para la exigente actividad que van a realizar. Y para los instrumentistas de viento, no hay que olvidar que en la cara también hay músculos y que también hay que calentarlos pues son primordiales para vosotros.

Es básico conocer la postura correcta para tocar cada instrumento y conocer una buena respiración para todos los instrumentos, y aunque con mayor hincapié para los de viento, para todos en general.

Existe, en general, un déficit de conciencia postural entre los profesionales de la música. El método Alexander, el método Feldenkrais, Cor-arts, ayudan a la concienciación corporal. Anímate, prueba alguno y conoce tu postura.

¿Qué ocurre con los descansos? Son necesarios, especialmente si estudias durante un tiempo prolongado. Organiza tu horario, incluyendo estos descansos y mantén tus horarios de comidas y sueño.

Otro punto fundamental, es adaptar el entorno a nuestras necesidades y no ser nosotros los que nos adaptemos el ejemplo. ¿Qué quiere decir esto? Si mi partitura se encuentra ligeramente a la derecha y por debajo de la altura de mis ojos, no voy a ser yo quien se gire y agache la cabeza para verla; sino que voy a ponerla de frente a regular su altura para que mi postura sea correcta. Ya sabemos lo que muchos vais a pensar, ¿y si toco en una orquesta? ¿y si comparto atril o partitura? Siempre hay forma de adaptar el espacio, solo hay que pensar cómo.

Mucho cuidado al transportar el instrumento, reparte el peso en ambos lados del cuerpo y no cargues solo uno de ellos. Lo mismo ocurre al tocar, existen ayudas, como por ejemplo, un arnés, para distribuir el peso del instrumento.

Si estás interesado en que te ayudemos a realizar algún cambio para mejorar tu postura, tu forma de tocar el instrumento y aliviar tus dolencias, no dudes en pedirnos información. La fisioterapia junto la técnica pilates ayuda a cambiar tu estilo de vida frente al instrumento.