FISIOTERAPIA EN LA PREVENCIÓN DE HERNIAS CERVICALES Y LUMBARES

Las hernias discales se definen como una lesión producida por la degeneración de los discos intervertebrales. A partir de los 25 años, estos discos, compuestos por un anillo fibroso y un núcleo pulposo central, comienzan a envejecer. Cuando el anillo se rompe o se perfora por una sobrecarga, se genera un desplazamiento y el núcleo sale al exterior provocando una hernia discal. Por lo general, esto suele ocurrir en la región lumbar, aunque también puede suceder en las cervicales.

La manera de prevenir una hernia discal es cuidar la salud de la espalda. Se debe fortalecer la espalda con medidas específicas (ejercicio, postura…). De esta manera se reducen los riesgos de desarrollar una hernia discal. En Segovia, con la especialidad que tenemos en pilates, podemos ayudarte a paliar la sintomatología:

  1. Evitar esfuerzos excesivos: en tu vida diaria, en el trabajo, a la hora de hacer los deportes o en los juegos con tus hijos, debes tener cuidado de no hacer esfuerzos excesivos levantando objetos o haciendo algún tipo de fuerzas de forma inapropiada
  2. Controlar la obesidad: el sobrepeso añade esfuerzos en la parte baja de tu espalda y debilita los músculos. Es importante equilibrar el peso a través de la alimentación y el ejercicio. Si estás embarazada debes procurar no subir de peso excesivamente.
  3. Evitar el cigarrillo: los cigarrillos están compuestos por una gran cantidad de químicos que disminuyen la habilidad de tu cuerpo para absorber los nutrientes.  A falta de los nutrientes, los discos se vuelven frágiles y más propensos a las hernias.
  4. Mantener una dieta saludable: la dieta juega un papel muy importante en la absorción de nutrientes que fortalecen los discos y previenen las hernias. Debemos incluir alimentos ricos en fibra, vitaminas y minerales, como por ejemplo los cereales, frutas, verduras y alimentos antioxidantes que ayuden a regenerar bien los tejidos del organismo. . Además debemos empezar el buen hábito de beber agua.
  5. Mantener una buena postura: higiene de la columna: al sentarse la espalda debe estar apoyada por completo en el respaldo y las rodillas se deben mantener con una elevación mayor a la de las caderas. También se debe tener en consideración que al agacharse, se debe realizar con las rodillas flexionadas y la espalda recta.
  6. Evitar el sedentarismo: si su trabajo es permanecer gran parte del día sentado, se deben programar intervalos para caminar y levantarse con regularidad dentro de la jornada. Practique actividad física de intensidad leve a moderado con regularidad, es decir, 150 minutos semanales.
  7. Realizar ejercicio: busca una rutina de ejercicios y estiramientos que fortalezcan los músculos de tu abdomen y espalda. Estos ejercicios son ideales para mantener una postura adecuada y prevenir las hernias discales. Es importante que el ejercicio se realice correctamente para conseguir nuestro objetivo y no agravar la situación. Nosotros recomendamos realizarlo siempre supervisado por un profesional, fisioterapeuta, que pueda guiarte y adaptar cada ejercicio a tu problema y también a tu condición física.

El pilates, por sus innumerables beneficios, es una buena elección para empezar a realizar ejercicio.  No solo aumentamos fuerza y flexibilidad sino que también se trabaja la alineación del cuerpo y por lo tanto la mejora de la postura corporal.

También destaca el aumento de la agilidad, el equilibrio y la coordinación, la  mejora de la circulación sanguínea, el control de la respiración y la concentración  liberando así estrés y ansiedad y la reducción de los dolores de espalda al fortalecer y estabilizar el core (área que engloba toda la región abdominal y parte baja de la espalda)

Te proponemos esta serie de ejercicios básicos de pilates:

No olvides que en Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, somos fisioterapeutas titulados en pilates y estamos a tu disposición con grupos reducidos de máximo 4 personas donde podemos adaptarnos a cada uno de vosotros. También realizamos clases de pilates o ejercicio terapéutico individual para su patología en particular para que vaya aprendiendo poco a poco mejor los ejercicios y empiece a notar beneficios.

Hay que saber que la musculatura se tiene que ir fortaleciendo poco a poco, por ello los resultados en cuanto a fuerza muscular los iremos obteniendo a largo plazo, en cambio a corto plazo, cuando salgas de la sesión, te sentirás más aliviado, más erguido y con mejor movilidad.

Si aún te lo estás pensando, ven a nuestro centro y benefíciate de una clase de prueba sin compromiso. Horarios de mañana y de tarde de lunes a viernes. Clases individuales de lunes a sábado.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

En la imagen podéis ver un ejercicio que se hace en cuadripedia que alivia el dolor lumbar, cogemos aire en posición neutra y expulsamos el aire por la boca a la que elongamos la espalda hacia el techo y metemos ombligo dentro. Lo repetimos 4 o 5 veces una vez al día.