Cólico del lactante y tipos de lactancia asociada

En esta entrada de blog, explicaremos el cólico del lactante, los tipos de lactancia asociadas al estreñimiento y  las posturas de calma para el bebé.

¿Qué es el cólico del lactante?

El cólico del lactante es un síndrome que ocurre entre las 2 semanas y los 4 meses de edad y en un lactante por lo demás sano, independientemente del tipo de lactancia que esté llevando, ya sea lactancia materna, mixta o de fórmula. Se caracteriza por un llanto repentino y desconsolado que tiene más predominio en la tarde e incluso por la noche (ritmo circadiano) y en el que el bebé tiene un patrón extensor.

El criterio más utilizado es el de Wessel, que define el cólico de lactante “episodios de llanto intenso y vigoroso al menos 3 horas al día, 3 días a la semana, durante al menos 3 semanas en un bebé sano y bien alimentado” la última actualización dice que durante al menos 15 días.

Éste síndrome se puede dar por diferentes causas, entre ellas encontramos los factores hormonales, intolerancia a la lactosa o intolerancia a la proteína de la leche de vaca, alteración de la microflora intestinal, inmadurez intestinal, etc.

Los síntomas del cólico del lactante son: Meteorismo, el abdomen se pone tenso, como un globo hinchado y a veces la heces son verdes y aguadas.

Diferenciaremos el cólico en dos partes, superior e inferior. Tendremos un cólico superior si el bebé presenta dificultades con la gestión de eructo y la regurgitación, y un cólico inferior si presenta dificultades con los gases y tiene una alteración del patrón de excreta, el último es más frecuente.

Tipos de lactancia asociadas al estreñimiento:

Existen tres tipos de lactancia, la lactancia materna en exclusividad, lactancia mixta la cual está caracterizada por un 80% de lactancia materna y un 20% de lactancia de fórmula, y lactancia de fórmula.

En cuanto al patrón de excreta en la lactancia materna en exclusividad, las deposiciones en los primeros días son muy frecuentes, de poca cantidad y de color mostaza. Pasados los 40 días se volverán menos frecuentes, con más cantidad y del mismo color. Después el patrón de excreta es más estable, dos deposiciones cada 24 horas. El tope de días que se pueden permitir sin deposición son 15-20 y esto se debe al síndrome de absorción completa.

Referente al patrón de excreta con lactancia de fórmula, las deposiciones en los primeros días son poco frecuentes, con poca cantidad y con una variabilidad de colores debido al calcio, el hierro, las vitaminas y la fitoterapia que contienen estas leches. Se alcanza antes la estabilidad del patrón de excreta por el programa de dar la leche, entorno a los 20-30 días. Suelen depositar 1 o 2 veces al día. Si al quinto día no hay deposición podemos estar ante síntomas de estreñimiento. Al séptimo día de estreñimiento las deposiciones son más oscuras y es posible que contengan un poco de sangre debido a una fisura anal, del esfuerzo.

En la lactancia mixta, que como ya hemos dicho antes está compuesto por un 80% de lactancia materna y un 20% de lactancia de fórmula, encontramos alguna deposición más que con la lactancia materna en exclusividad. Cuánto más biberón de al bebé los patrones se parecerán más a los de la lactancia de fórmula. Cuando haya 7 días sin deposición nos encontramos ante un patrón de estreñimiento.

Posturas de calma:

Con respecto a las posturas de calma del bebé encontramos cuatro tipos:

  1. Postura vertical o postura de Colson: apoyamos el epigastrio del bebé en nuestro hombro. La dos manos del bebé buscan la parte de arriba de la escápula.
  2. Postura del bebé sentado: nos colocamos al bebé mirando para el frente en el esternón y nuestra barbilla cerca de su cabeza y su cadera en abducción. La mano izquierda sujetará los pies, y el borde cubital de la mano derecha en el hipogastrio (debajo del ombligo). Hacemos una presión mantenida con la mano hacia posterior  y craneal.
  3. Postura del antebrazo: Cara del niño apoyada en nuestro antebrazo, mano por debajo del apéndice xifoides (parte final del esternón) y la otra mano sujeta los pies. Hacemos una presión mantenida con la mano situada en el apéndice xifoides hacia posterior y caudal.
  4. Postura del caballito: Nos sentamos en un asiento con respaldo e intentamos mantener una postura cómoda. Colocamos el borde cubital de las dos manos en las fosas ilíacas y hacemos una presión mantenida hacia posterior y craneal.

En las posturas en las que una de las manos sujeta los pies podemos darle más tensión dándole extensión y si la técnica de presión molesta al bebé podemos reducir la tensión llevando las piernas a flexión.

En nuestro centro de fisioterapia Virginia Moreno, en Segovia, tenemos fisioterapeutas con la especialidad en pediatría, os podemos ayudar  a tratar el cólico del lactante tanto en clínica con en su domicilio, además les damos asesoramiento sobre lactancia y cómo ayudaros a que el bebé agarre mejor la mama.

PILATES

QUÉ ES

El método Pilates es un sistema de entrenamiento físico basado en el control y equilibrio para estabilidad y fuerza a la columna vertebral. Trabaja la correcta posición de las articulaciones y el fortalecimiento muscular enfocada a mejorar la postura, aumentar la flexibilidad, tonificar la musculatura y control del estrés. Con más de 100 años desde su invención por Joseph Hubertus Pilates, es una de las metodologías de entrenamiento que más ha crecido en estos últimos años debido a sus beneficios.

 

A QUIÉN VA DIRIGIDO

Lo pueden practicar personas de todas las edades, sexo y condición física. En niños ayuda a desarrollar su sistema psicomotor y a reeducar posturas incorrectas y, en adultos, ayudando a mantener la forma física, fortalece la musculatura y aumenta la flexibilidad, lo que hace que nos sintamos más fuertes y ágiles. Además, mejora la conciencia corporal y el control sobre la respiración en ambos casos.

Especialmente indicado para personas que sufren de dolores de espada. El método Pilates actúa en el origen de esas lesiones, ayudando a revocar esa situación. Las más comunes son:

  • Dolencias cervicales: hoy en día la postura de la cabeza adelantada, debido al aumento del sedentarismo y al uso de tecnologías está aumentado en la sociedad. Es muy importante la corrección postural y la tonificación de la musculatura específica para conseguirlo.
  • Dolores lumbares: una correcta musculatura abdominal es esencial para proteger nuestra columna, además de un control postural de la pelvis.

También, especialmente indicado para embarazadas, tenemos un post que habla de los 10 beneficios de pilates durante el embarazo, pero aquí simplemente nombrar que se puede empezar a hacer pilates para embarazadas a partir de la semana 18 de embarazo y ayuda a sentirse mejor durante todo el embarazo, sentirse ágil y evitar el dolor de ciática muy común en este estado gestacional. Posteriormente, después del embarazo también se puede seguir haciendo clases de pilates para la recuperación postparto, sólo hay que esperar a que pase la cuarentena.

Las clases de pilates de recuperación postparto podrán llevarse a cabo con el bebé y ayuda a mejorar el vínculo a la vez que se hacen ejercicios para recuperar la condición física de la madre.

 

 

 

CÓMO ES UNA SESIÓN DE PILATES

Se empieza alineando nuestro cuerpo para mantener una postura correcta, seguimos controlando la respiración, los hombros relajados, pelvis neutra y comenzamos a fortalecer la zona abdominal y suelo pélvico mediante ejercicios progresivos en intensidad, lentos y controlados. Para acabar, trabajamos la elasticidad de distintos grupos musculares y la relajación para obtener un mayor beneficio terapéutico.

GRUPOS REDUCIDOS

Si decides hacer pilates en grupo, lo ideal es que no supere las cinco personas por grupo, ya que, una persona no es capaz de controlar a más personas y el valor del pilates se perdería.

Por ello, nuestras clases de pilates son de máximo cuatro personas, guiadas por fisioterapeutas especialistas en suelo.

 

BENEFICIOS

  • Tonificación musculatura abdominal
  • Corrección postural
  • Mejora coordinación motora
  • Mejora de la propiocepción
  • Aumento de la flexibilidad
  • Equilibrio de todas las funciones del cuerpo
  • Alivio de los dolores musculares

A QUIEN LE RECOMENDAMOS PILATES EN SESIONES INDIVIDUALES

A aquellas personas que quieren un trato exclusivo en la patología que presenta, adaptando la clase en todo momento a lo que necesita y le garantiza un buen desarrollo de la misma.

CONTRAINDICACIONES

La ejecución de los ejercicios debe ser correcta, teniendo en cuenta las limitaciones de quien lo practica o sus lesiones. No es recomendable acudir a clases con muchos usuarios sin que el profesor tenga tiempo a corregirte. Los ejercicios mal realizados o no convenientes para nuestra dolencia o lesión pueden ser perjudiciales.

ACCESORIOS DE PILATES

Los accesorios son una herramienta muy útil para trabajar de forma dinámica y ayudar a trabajar los diferentes grupos de musculares. En Virginia Moreno Fisioterapia contamos con:

Bandas elásticas: incrementa la intensidad de multitud de ejercicios, sobre todo de aquellos encaminados a fortalecer brazos y piernas. Podemos controlar fácilmente la intensidad ajustando la distancia de la banda elástica y nuestro cuerpo.

Fitball: elemento estrella en Pilates con el que podemos trabajar el equilibrio y la propiocepción, además de tonificar abdomen y espalda.

Aro: es un círculo de goma con agarraderas laterales con el que podemos aumentar la intensidad en nuestros ejercicios de brazo, piernas y abdomen.

Rulo: elemento inestable utilizado para crear planos inestables trabajando así una correcta postura y los grupos musculares encargados de ello.

NUESTRA CLÍNICA

En Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, trabajamos desde hace más de 6 años el método Pilates con fisioterapeutas cualificados y clases reducidas para garantizar el mayor beneficio a todos nuestros pacientes. Impartimos clases de Pilates suelo con una gran variedad de accesorios y una duración de 60 minutos. Puedes probar una clase sin compromiso para ver cómo trabajamos.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier información o consulta.

Cólicos del lactante: ayuda a tu bebé a dejar de llorar con fisioterapia

Problema de los recién nacidos

El cólico del lactante es un trastorno típico de los primeros meses de vida, que afecta a entre un 15% y un 40% de los lactantes, y se caracteriza por un llanto intenso y prolongado sin causa aparente. También se le conoce como cólico de los tres meses, cólico vespertino o del anochecer, alboroto paroxístico del lactante o cólico de gases.

Estos episodios suelen empezar a últimas horas de la tarde e incluso por la noche, y duran al menos de dos a tres horas. El episodio finaliza cuando el bebé cae fatigado, o cuando expulsa los gases o defeca, entonces ahí recupera la tranquilidad y vuelve a la normalidad. Suele desaparecer entre los 4 o 5 meses de edad.

Afecta de igual manera tanto si se da lactancia materna como artificial, en ambos sexos e independientemente de la raza.

Cuando un bebé llora puede hacerlo por infinitas causas: gases, frío, hambre, dolor, soledad…

Cólico del lactante, características

Se considera cólico del lactante cuando el que llora es un bebé de menos de tres meses de vida (suele comenzar entre la segunda y la tercera semana de vida y el pico ocurre hacia la sexta) y berrea hasta tres horas seguidas al menos tres días en semana. Esta es la famosa “regla de los tres de Wessel”. Nos encamina a que esa sea la causa por la que llora, pero no siempre tiene por qué ser así.

Para realizar el diagnóstico de cólico del lactante, no es necesaria ninguna prueba, ya que, su diagnóstico se basa en criterios clínicos como:

  • Llanto paroxístico: tiene un principio y un final.
  • Llanto cualitativamente diferente del normal.
  • El llanto es inconsolable.
  • Hipertonía en salvas.

Está considerado como normal dentro del desarrollo del bebé y se define como un trastorno de adaptación entre el medio interno y externo. No se conoce exactamente la causa de esta entidad, pero en los últimos estudios, se cree que la microbiota intestinal, junto con la inmadurez del sistema digestivo y la inmadurez del sistema nervioso central del bebé, generan una respuesta anómala al estrés, produciendo estos cuadros de llanto e irritabilidad.

 

 

Los síntomas comunes son: llanto inconsolable de inicio repentino, flexión de piernas sobre su abdomen y enrojecimiento de la cara por el esfuerzo. Pero pueden aparecer otros síntomas como: distensión abdominal, gases, estreñimiento, vómitos, trastorno de la alimentación…

Algunos factores que influyen:

  • La inmadurez del sistema digestivo.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Meteorismo (por la fermentación de los hidratos de carbono en el colon o por el llanto).
  • Estreñimiento (por una hipertonía del esfínter anal).
  • Niveles de hormonas.

El fisioterapeuta valorará estas situaciones y, a través de su exploración, determinará si se trata de un cólico del lactante y procederá a establecer un diagnóstico fisioterapéutico a través de las distintas técnicas que han de realizarse para abordarlo.

Además el fisioterapeuta puede enseñar a los padres cómo realizar un masaje para intentar aliviar un poco los dolores del bebé durante esta etapa y expulsar mejor el gas. El masaje se realizará entre toma y toma, nunca cuando el niño esté recién comido o si tiene sensación de hambre. No realizar si el niño no quiere, ya que se trata de aportar al niño una sensación de tranquilidad.

El masaje se comenzará por los miembros inferiores; continuando por el abdomen respetando la dirección del tránsito intestinal. Posteriormente se sigue por el tórax para tonificar la musculatura respiratoria, los miembros superiores y la cara. Por último se pasa a la espalda.

Beneficios del tratamiento de cólicos del lactante:

  • Mejora la movilidad y tránsito intestinal.
  • Relaja la tensión de los músculos abdominales.
  • Disminuye el reflujo estomacal.
  • Ayuda a la expulsión de gases y heces.
  • Reduce la excitación nerviosa del bebé provocada por algunos dolores.

En el centro de fisioterapia Virginia Moreno, en Segovia, realizamos este tratamiento para los cólicos del lactante, contando con profesionales especializados en bebés que ayudan a aliviar sus síntomas. Contacta con nosotros para cualquier duda o consulta.

TIPOS DE INCONTINENCIA URINARIA

Diversas son las causas que nos llevan a tener problemas de continencia urinaria: la edad, una cirugía, partos…  A pesar de que se trata de un problema clínico relevante, tanto por su prevalencia como por sus connotaciones psicosociales y económicas, su identificación, cuantificación y adecuado tratamiento han sido muy escasos.

La incontinencia no es una enfermedad que hace peligrar la vida del paciente, pero deteriora la calidad de vida de quien la padece, por reducirse el autoestima y disminuir la autonomía.

El término incontinencia se define como cualquier pérdida involuntaria de orina que supone un problema social o higiénico. Existen distintos tipos de incontinencia según los síntomas que se presenten:

  • Si la pérdida involuntaria de orina tiene lugar cuándo se hace un esfuerzo que aumente la presión abdominal (toser, reír, correr…), hablamos de incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE).
  • Si la pérdida involuntaria de orina se acompaña o precede a la sensación de hacer pis difícil de controlar y con miedo al escape, hablamos de incontinencia urinaria de urgencia (IUU).
  • Si la pérdida involuntaria se asociada al esfuerzo y a la urgencia, estamos entonces ante una incontinencia urinaria mixta.
  • Si la pérdida involuntaria se presenta en pacientes que no tienen deseo alguno de ir al baño, y necesita el uso de absorbentes, estamos ante una incontinencia urinaria por rebosamiento.

Estos cuatro tipos son los más frecuentes y conocidos, no obstante existen otros tipos de incontinencia urinaria como son la insuficiencia urinaria continua (con pérdidas involuntarias de orina de una manera continua), la enuresis nocturna (pérdida involuntaria de orina durante el sueño), la incontinencia funcional (se produce en pacientes que no tienen problema, pero debido a su falta de movilidad, problemas cognitivos, el uso de ciertos medicamentos o barreras arquitectónicas, no son capaces de llegar al baño),el  goteo postmiccional, la que se produce durante el coito…

Aunque he empezado hablando de la incontinencia urinaria, me gustaría añadir que no es el único tipo de incontinencia que podemos llegar a tener. La incontinencia fecal (pérdida involuntaria de heces) y la incontinencia de gases (pérdida involuntaria de gases) también se dan, generando igualmente problemas en la calidad de vida de los pacientes que lo padecen.

También cabe destacar, que la incontinencia urinaria afecta tanto a mujeres como a  (cirugía tras proctatctomía), cada uno por situaciones diferentes pero ambas tratables.

Si se sientes identificado y no sabe cómo solucionarlo, nosotros le ayudamos. Desde la fisioterapia, entre otras especialidades, podemos ayudar a solventar este tipo de situaciones.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿te apuntas?

 

Beatriz Martín Bravo, CL40-2409

Bibliografía: 1. 2. 3. C. walker

LUXACIÓN DE RÓTULA

La luxación de rótula es una de las lesiones más comunes de esta articulación (y con mayor incidencia en aquellas personas que practican deporte). Ello se debe a que la articulación sufre en exceso, pues soporta nuestro peso y nos permite desplazarnos de forma efectiva.

 

La rótula es un hueso con forma triangular que descansa en la parte anterior de la rodilla.

Cuando doblamos o estiramos la rodilla la rótula se desliza entre los huesos que forman la articulación (principalmente por el fémur). De modo que su luxación consiste en su desplazamiento por fuera del rail que sigue en un estado normal. Lo más habitual es que dicho desplazamiento sea hacia la parte externa de la rodilla.

 

Por lo general la rótula tiene una mayor tendencia a luxarse como consecuencia de un fuerte impacto, a esto se le llama luxación directa. En este tipo de luxación se ven afectados  los tejidos que se encargan de dar estabilidad a la rótula.

 

Por otra parte se puede dar una luxación de forma indirecta. Esto puede suceder cuando se realiza un giro brusco de la rodilla mientras el pie se mantiene en contacto con el suelo, como puede ser cambiar de dirección cuando estamos corriendo. En algunas ocasiones también sucede al extender de forma excesiva la rodilla.

 

Como consecuencia de una luxación de rótula nos encontramos con una gran inestabilidad articular en la articulación, la cual debe ser tratada para evitar recidivas.

 

En una fase aguda, tras la recolocación de la articulación deberemos realizar un tratamiento conservador con el objetivo de bajar el enrojecimiento, dolor, hinchazón y la aumentar la funcionalidad a través de reposo, hielo y elevación del miembro afectado.

 

Pasada esta fase aguda se continuará con el tratamiento anterior para controlar la inflamación, además de incluir en nuestro tratamiento ejercicios de movilización y potenciación muscular isométrica y vendajes funcionales o neuromusculares. También se podrá utilizar una férula que limite la movilidad de la rodilla (este punto dependerá del grado que alcance la lesión).

 

Cuando el estado de la articulación esté más estabilizado se podrá proceder a realizar ejercicios más intensos de potenciación, estiramientos de la musculatura y propiocepción además de continuar con las movilizaciones para seguir ganar rango de movimiento, si es que todavía no hemos alcanzado el rango máximo. Para que, pasado más o menos un mes o mes y medio, el paciente sea capaz de soportar su cuerpo y de realizar actividades diarias sin problema.

Si quieres saber más de ello o te sientes identificado ponte en contacto con nosotros.

Ese gran desconocido: nuestro Suelo Pélvico

Afortunadamente, y poco a poco, el suelo pélvico empieza a ser más conocido entre la gente, a tomar mayor importancia y a hablar de ello sin tabúes. Pero si aún tienes dudas de qué es, para que sirve y que beneficios podemos obtener a través del tratamiento fisioterápico, ¡Éste es tu post!

El suelo pélvico se extiende desde el pubis hasta el sacro y cóccix (vulgarmente, la rabadilla). Está formado por un conjunto de músculos y ligamentos que le dan una forma cónica invertida. Tiene como función mantener los órganos pélvicos (vejiga y uretra; útero y vagina; y recto) en la posición anatómica, amortiguar las presión dentro de la cavidad abdominal,  participar en la micción y la defecación así como en las relaciones sexuales y, más específico en la mujer, participar en el parto.

Existen diferencias entre el suelo pélvico masculino y femenino. La más visual: los órganos reproductores. Ambos sexos disponen de la misma musculatura, pero con diferentes variaciones debido a la disposición de los órganos reproductores. De igual manera, la pelvis también sufre variaciones anatómicas. La pelvis femenina es más ancha, más extensa y menos profunda que la masculina, por la función que tiene de cara al parto.

El suelo pélvico, junto con la zona abdominal y el diafragma forman un espacio dónde, en condiciones normales, mantienen una presión adecuada a los cambios posturales y a los esfuerzos. Sin embargo, si ese balance de presiones se altera por cualquier razón, repercutirá de manera negativa sobre el suelo pélvico. De modo que, suelo pélvico, abdomen y diafragma van de la mano y deben de estar en un estado óptimo para un buen funcionamiento.

Entre las distintas alteraciones del suelo pélvico nos encontramos con las urológicas (aquellas relacionadas con el sistema urinario), ginecológicas (relacionadas con el sistema reproductor femenino), coloproctológicas (relacionadas con la patología en colon, recto y ano) y sexológicas (aquellas que están relacionadas con las relaciones sexuales, valga la redundancia). En el cuadro inferior se recogen algunos procesos patológicos susceptibles de tratamiento fisioterápica.

  • Urológicas:
    • Incontinencia urinaria
    • Cistitis intersticial
    • Prostatitis
    • Síndrome de micción no coordinada
    • Dificultad de vaciado de vejiga
    • Extrofia vesical
  • Ginecolócicas:
    • Prolapso
    • Episiotomía
    • Secuelas tras cirugía
    • Dismenorrea
  • Coloproctocológicas:
    • Incontinencia fecal o a gases
    • Estreñimiento
    • Anismo
  • Sexológicas:
    • Dispareunia
    • Vaginismo
    • Disfunción eréctil

Para un correcto tratamiento es necesaria una completa y correcta valoración, dónde se incluirá abdomen, zona lumbar, diafragma y suelo pélvico (dónde será preciso una exploración  intracavitaria ginecológica normal).

Afortunadamente, el suelo pélvico es una de las zonas más agradecidas de nuestro cuerpo. Difícilmente podremos empeorar el cuadro. Si bien, en la mayoría de tratamientos es necesaria la participación del paciente de una manera activa, en el suelo pélvico especialmente. La mejoría está en tus manos, con la ayuda de las nuestras.

Bibliografía: C. Walker. Fisioterapia en obstetricia y uroginecología. 2ª edición. 2013

DOLORES DE CABEZA O CEFALEAS TENSIONALES

Hoy en día, una gran parte de la población sufre dolores de cabeza. Algunos de ellos se consideran cefaleas tensionales, que pueden describirse como dolores de cabeza provocados por tensiones en aquellos grupos musculares que guardan relación anatómica y funcional con la columna cervical. Además, a parte de estas tensiones musculares, normalmente hay presencia de puntos gatillo miofasciales en los músculos que acumulan tensión.

¿Qué son los puntos gatillo miofasciales?

Son zonas altamente irritables en la superficie de un músculo, que están asociadas a la presencia de un punto o nódulo que se localiza a la palpación, y que se encuentra en una banda tensa perteneciente a dicho músculo. El denominado punto gatillo provoca el dolor característico y espontáneo del paciente, que puede tener lugar en la zona en la cual se encuentra el punto gatillo, o en una zona de dolor referido alejada de este punto. También puede provocar, aparte de dolor, distintas sensaciones. En referencia a la musculatura del cuello, pueden provocar dolores de cabeza, mareos, dolor de oído, etc.

Se producen debido a la contracción continua de una de las unidades celulares del músculo, que produce una situación de demanda de oxígeno en el músculo que el organismo no puede satisfacer, reproduciendo la sintomatología anteriormente descrita.

Cefaleas tensionales

En referencia de nuevo a las cefaleas tensionales, existen varios músculos cuyos puntos gatillo pueden producir dolor de cabeza. Destacan el músculo esternocleidomastoideo, el trapecio superior y los músculos subopcipitales, así como músculos relacionados con la articulación de la mandíbula, entre los más importantes. Todos ellos pueden dar dolor en cualquier zona de la cabeza y/o la cara, así como sensaciones de mareo. A su vez, la evidencia científica ha encontrado relación entre estos puntos gatillo y las migrañas.

Los puntos gatillo pueden activarse debido a mantenimiento de posturas de la cabeza o los hombros, movimientos bruscos del cuello, traumatismos directos, situaciones de estrés, tensión en expresiones faciales, e incluso por dismetrías a nivel de miembros inferiores.

Tratamiento de fisioterapia

El tratamiento fisioterapéutico de los denominados puntos gatillo miofasciales es muy efectivo a la hora de combatir la sintomatología que producen. El tratamiento de fisioterapia consta de técnicas manuales tales como compresión isquémica, o técnicas instrumentales como la punción seca; acompañados de estiramientos manuales analíticos, maniobras de masoterapia y vendaje neuromuscular o “kinesiotape”; que obtienen buenos resultados.

En nuestro centro de fisioterapia Virginia Moreno, aplicamos todas estas técnicas a nuestros pacientes con el objetivo principal de reducir o suprimir su sintomatología, y de esta manera, mejorar su calidad de vida.

Taller de masaje infantil y estimulación para bebés

El taller va dirigido a padres o madres.

La horas o días pueden variar según demanda, por lo que si estás interesado y esos días no te van bien, contacta con nosotros para ver otras posibilidades.

Dirigido a niños de 0 a 1o meses.

El Método Pilates (Parte II)

En el anterior post ( http://www.vmfisioterapeuta.com/el-metodo-pilates-parte-i/ ) en el que hablamos acerca del Método Pilates comentamos por encima dos formas de realizar esta actividad. Siendo una de ellas el Pilates suelo y la otra el Pilates suelo con accesorios. Hoy en nuestro blog hablaremos sobre las diferencias entre ellas.

El Pilates suelo es la esencia de esta disciplina, siendo la primera forma en la que se trabajó. Para su práctica únicamente necesitamos una esterilla y nuestro cuerpo. Requiere de mucho control corporal debido a que todos los ejercicios se realizan sin ningún tipo de ayuda, sino exclusivamente con la potencia de nuestros propios músculos, y en ocasiones puede resultar más intenso.

Al ejercicio del Pilates suelo se le fueron añadiendo algunos accesorios que harías de su ejecución una práctica más entretenida y completa. El empleo de estos accesorios puede ayudarnos a realizar los ejercicios o complicarnos su ejecución debido a que nos obligan a implicar más grupos musculares.

Los accesorios que se usan en Pilates son: Theraband o banda elástica, Fitball o pelota de Pilates, aro mágico, foamroller o rulo.

Theraban o banda elástica: hay variedad en la resistencia de las distintas bandas, de forma que dependiendo de la que elijamos podremos trabajar la resistencia, fuerza y potenciación. Con ellas aumentamos la intensidad de los ejercicios y aumentamos el trabajo de estabilidad de tronco al tener que controlar la tensión de la banda. A la hora de realizar algunos ejercicios nos facilita dicha acción.
Fitball o pelota de Pilates: al ser una superficie inestable nos es de gran utilidad para trabajar el equilibrio dinámico y la estabilidad de la postura.

Aro mágico: con él conseguimos centrar nuestra actividad muscular y aumentar la tonificación de la musculatura (principalmente abductora y aductora – es aquella implicada en la apertura y cierre de piernas y brazos), de modo que aumenta la dificultad, resistencia e intensidad de los ejercicios que realicemos.

Foamroller o rulo: este accesorio es muy versátil pues con el podemos trabajar tanto el equilibrio como la estabilidad de los segmentos corporales.

Tras conocer las características de cada uno de los accesorios que podemos encontrar en nuestra clase de Pilates, tenemos que tener en cuenta que antes de complicar los ejercicios con alguno de ellos es imprescindible controlar la técnica en los ejercicios que se realicen en las clases de Pilates suelo simples. Para así evitar lesionarnos y sacar todo el provecho a nuestras clases.