CARRERA, LESIONES Y FISIOTERAPIA

En estos últimos años, correr ha incrementado su popularidad en nuestra sociedad llegando a batir records de participación en diversas carreras populares. En cada una de nuestras ciudades podemos observar una gran cantidad de “runners” en solitario o en grupo intentando mejorar sus marcas o, simplemente, disfrutando del deporte.

La mayoría de los corredores han sufrido alguna lesión a lo largo de su vida, abarcando problemas desde el pie hasta a nivel cervical. En este artículo vamos a analizar las lesiones más comunes en corredores y cómo prevenirlas o tratarlas.

El cuerpo nos da señales de aviso, te sonarán las siguientes frases: “uff que cargado estoy”, “hoy me ha costado incorporarme de la cama”, “he notado un tirón en la pierna”…

La fisioterapia puede ayudarnos a que no digamos estas frases o, si ya es tarde, a evitar que vaya a más la lesión. Escucha a tu cuerpo y consulta a tu fisioterapeuta ante cualquier duda y no dudes en llamarnos para cualquier consulta.

Las lesiones más comunes son: la fascitis plantar, la cintilla iliotibial, periostitis tibial, tedinopatías, esguinces y roturas musculares.

  • Fascitis plantar: la fascia plantar se define como un tejido fibroso y elástico, que cubre la mayor parte de la planta del pie, y que se origina en el hueso del calcáneo (hueso del talón), hasta insertarse en la base de los metatarsianos (dedos). Se encarga de estabilizar y dar sostén a todo el conjunto del pie; articulaciones y arco plantar.

Hay varias causas o factores de riesgo por las cuales se puede producir son: el aumento de carga física o deportiva, o cambio repentino en la misma; alteración del arco plantar, ya esté aumentado o disminuido (pie cavo o pie plano); tensión o retracción del tendón de Aquiles; uso de calzado inadecuado; obesidad o aumento de peso repentino.

http://www.vmfisioterapeuta.com/que-es-la-fascia-plantar/

 

  • Cintilla iliotibial: es una inflamación que se produce en la zona lateral o externa de la rodilla, causada por el roce ocasionado entre el cóndilo lateral del fémur y la cintilla iliotibial. Suele ser un dolor muy típico en corredores, debido a una mala biomecánica de la carrera cuando la musculatura está fatigada. El principal problema es el fallo del glúteo medio en apoyo monopodal haciendo que la rodilla se vaya más hacia dentro en cada pisada y se produzca el roce antes descrito.

http://www.vmfisioterapeuta.com/que-es-el-sindrome-de-la-cintilla-iliotibial/

 

  • Periostitis tibial: dolor localizado a lo largo de los dos tercios distales de la tibia medial posterior durante el ejercicio, con dolor en la palpación de la tibia. Es causada por la sobrecargada de la corteza ósea de la tibia, derivando en una inflamación de la membrana que recubre el hueso.

 

Los factores de riesgo por los cuales se puede producir son: aumento de la masa corporal; aumento no progresivo de entrenamiento; pie plano, una mala biomecánica de pisada produce adaptaciones de otras zonas del cuerpo pudiendo afectar a la tibia; falta de rango de movimiento en el tobillo; falta de rango de movimiento en la cadera: la falta de fuerza en el glúteo medio desencadena una rodilla en valgo y, como consecuencia, una pisada incorrecta; correr por superficies duras.

 

  • Tendinopatías: La tendinitis es una patología muy frecuente, que suele aparecer tras esfuerzos excesivos, movimientos repetitivos y traumatismos directos. Consiste en la inflamación de los tendones, que son cuerdas resistentes de tejido que unen los músculos con los huesos y ayudan a los músculos a mover los huesos.

Evitar los movimientos repetitivos y la sobrecarga, mantener los músculos fuertes y flexibles, ejercitar las extremidades superiores e inferiores, sin repetir excesivamente un mismo movimiento, alternando diversos tipos de movimientos, con pequeños intervalos de recuperación. También es recomendable una buena hidratación, ya que siempre ayuda a mantener una mejor vascularización de la zona.

http://www.vmfisioterapeuta.com/tendinitis/

 

  • Esguinces: es un alargamiento o rotura de los ligamentos que frenan la inversión del pie. Debemos realizar ejercicios de equilibrio o de propiocepción para mejorar a nivel de sistema nervioso la posición del tobillo y fortalecer la musculatura que se ocupa de mantener un correcto posicionamiento del pie.

http://www.vmfisioterapeuta.com/cual-es-el-mejor-tratamiento-para-un-esguince-de-tobillo-con-fisioterapia/

  • Roturas musculares: es la separación o falta de congruencia de las fibras musculares. Tanto si eres una persona deportista como si eres más sedentario, un aspecto clave es mantener el cuerpo hidratado. Si se realiza alguna actividad deportiva, es imprescindible realizar un buen calentamiento previo a ella, pues así conseguimos preparar a los músculos para la actividad, que puedan reaccionar de forma rápida y correcta.

 

Además, son imprescindibles los tiempos de reposo. Si no descansamos correctamente entre entrenamientos tendremos los músculos fatigados, de modo que serán incapaces de adaptarse de forma eficaz a la actividad a la que le sometemos. Es muy importante dejar que el músculo se recupere. En el caso de corredores una sobrecarga muscular puede dar lugar a roturas musculares ante cambios de ritmo o intensidades altas de carrera. Por eso es muy importante tratar la musculatura afectada para evitar que vaya a más. El cuerpo nos va avisando y debemos escucharle.

http://www.vmfisioterapeuta.com/rotura-de-fibras-musculares/

ANEXO

OTRA FORMA DE CORRER: DESCALZO

La carrera ha evolucionado a lo largo de la historia, antiguamente los seres humanos corrían descalzos o con una protección externa en la planta del pie pero sin ningún tipo de amortiguación. Actualmente, desde la invención del calzado deportivo la mayoría de la sociedad corre con una amortiguación externa a nuestro cuerpo lo que conlleva a un cambio de pisada. Los corredores con calzado caen con el talón y los descalzos su primer impacto con el suelo es con los metatarsos, esto da una serie de cambios en las articulaciones y nuestra postura que pueden afectar al tipo de lesión.

Para más información sobre la biomecánica de la carrera descalza, visitar:

https://clickphysiotherapy.blogspot.com/2019/01/correr-descalzo-o-no.html

En Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, te ayudamos a prevenir lesiones, te asesoramos sobre rendimiento deportivo, técnicas y métodos de tratamiento diferentes y que te ayudan a estar bien. ¡ Te esperamos!

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

¿Cual es el mejor tratamiento para un esguince de tobillo con fisioterapia?

El esguince de tobillo es una de las lesiones más comunes en los deportes de contacto o que involucra saltos como el baloncesto o el fútbol. Las lesiones de los ligamentos ocurren generalmente por un traumatismo agudo, y rara vez ocurren por uso excesivo. Un esguince de tobillo ocurre cuando los ligamentos fuertes que soportan el tobillo se extienden más allá de sus límites y se desgarran cuando hacemos una inversión de nuestro pie.

Anatomía

El tobillo tiene 3 ligamentos en su parte externa: calcáneoperoneo, peroneo-astragalino posterior, peroneo-astragalinoanterior. Entre estos tres, el ligamento más comúnmente afectado es el primero en un 70% de los esguinces, debido a que es el más expuesto al estiramiento, aunque todos pueden lesionarse.

Clasificación esguinces

Grado I: Leve. Representa una distensión o roturas microscópicas del ligamento.

Grado II: Moderado. Rotura parcial del ligamento.

Grado III: Severo. Es una rotura completa del ligamento.

Tratamiento

Cuando un ligamento se estira o se rompe, se produce una constricción de los vasos en los primeros 10-15 minutos, seguida de una inflamación causada por el aumento del flujo de sangre en el área en las primeras 48-72 horas. Además, debido a la inmovilización, nuestros músculos disminuyen su fuerza y ​​el sistema nervioso pierde la propiocepción, por lo que no percibimos de igual manera la posición y el movimiento de nuestro cuerpo, incluido nuestro sentido de equilibrio. Las intervenciones con ejercicios disminuyeron significativamente el riesgo de sufrir un esguince de tobillo recurrente o crónico.

Fase aguda (primeras 48-72 horas)

R: Reposo. Evite cualquier actividad que pueda agravar la lesión.

I: Hielo. Mantener la aplicación de frío durante 20 minutos pudiendo repetir la operación 3 y 5 veces al día, permitiendo al menos 2 horas entre cada una.

C: Compresión. Cinta elástica para proteger la lesión.

E: Elevación. El propósito es evitar la inflamación.

Rango de movimiento (desde 4º-7º día) + Baños de contraste

(Dos series de 10 repeticiones 2 veces al día)

Activo: recuéstese boca arriba y realiza flexión dorsal, flexión plantar, inversión, eversión y movimientos alfabéticos con el tobillo (1 minuto).

Isométrico: siéntese en una silla con ambos pies apoyados en el suelo, haz flexión dorsal llevando los dedos hacia arriba. Con el pie apoyado en una pared, realizar inversión, eversión contra una pared y empuje hacia el suelo.

Baños de contraste: alternaremos frío y calor mediante aplicación directa (bolsas o geles), recipientes con agua fría y caliente (mejor opción), o en la ducha. La aplicación será 2´frío + 3´calor + 2´frío + 3´calor + 2´frío. Pudiendo repetir la operación 3 y 5 veces al día dejando pasar al menos 2 horas entre cada una de ellas. Recuerda que si realizamos ejercicio físico y notamos hinchazón o enrojecimiento aplicaremos frío nada más terminar.

Fuerza (desde el 15º día)

(Dos series de 10 repeticiones 2 veces al día)

Isométrico: de pie con ambos pies apoyados en el suelo, haz flexión dorsal llevando los dedos hacia arriba. Con el pie apoyado en una pared, realizar inversión, eversión contra una pared y empuje hacia el suelo.

Activo con bandas eláticas: boca arriba, realiza todos los movimientos anteriores.

Propiocepción (desde la 4ª semana)

(Cuatro series de 30 segundos)

Camine de puntillas, camine sobre los talones, mantenerse a la pata coja y salte a la pata coja. Puedes complicar estos ejercicios cerrando los ojos o caer sobre una superficie inestable.

Fase final (desde la 6º semana)

Si no sientes dolor o restricciones en el rango de movimiento, puedes trotar, realizar movimientos en zig-zag e introducir ejercicios o deportes que realizabas habitualmente.

Intervenciones quirúrgicas o tratamiento conservador

La literatura quirúrgica actual es escasa y nunca se investigaron los efectos a largo plazo de una intervención quirúrgica en esguinces recurrentes. El consenso general de las revisiones que investigaron una intervención quirúrgica fue que siempre debería intentarse un ensayo con tratamiento conservador antes de realizar la cirugía, que la cirugía debería considerarse sólo en pacientes con síntomas persistentes y que debería considerarse individualmente.

Tratamiento conservador: una intervención con ejercicios y uso de una sujeción externa puede reducir significativamente las probabilidades de recurrencia del esguince de tobillo, y que esta efectividad mejora si la terapia de ejercicio se administra en dosis altas (> 900 min de entrenamiento con terapia de ejercicio).

Soportes externos

Se recomienda aparatos ortopédicos para todos los atletas con una historia previa de esguince de tobillo, especialmente cuando se realizan actividades de alto riesgo como deportes de interior / de cancha y de campo. Se recomienda usar un aparato ortopédico durante un mínimo de 6 meses después de un esguince agudo de tobillo para prevenir la recurrencia, y que el beneficio de usar un aparato ortopédico dura hasta 1 año después del esguince de tobillo.  Además del efecto preventivo reconocido, se consideró el uso de soporte externo en esguinces de tobillo menos severos. Con respecto al tipo de soporte externo recomendado, estudios previos concluyeron que los soportes de tobillo con cordones hacia arriba eran mejores que las tobilleras semirrígidas.

En Virginia Moreno Fisioterapia, tenemos fisioterapeutas especializados en deportiva, donde podremos asesoraros y trataros cualquier patología deportiva que tengas. Consúltenos su caso.

Fisioterapia y Salud van de la mano, ¿Te apuntas?

EJERCICIOS DE ESTABILIZACIÓN DEL HOMBRO

La articulación del hombro ó glenohumeral es una articulación compleja y está compuesta por diferentes estructuras óseas, entre las cuales se encuentran la clavícula, el esternón, las costillas, la escápula o paletilla y el húmero.

Todas estas estructuras óseas conforman  entre sí distintas articulaciones que darán lugar, en conjunto, al complejo articular del hombro.

  • Articulación acromioclavicular
  • Articulación esternoclavicular
  • Articulación escápulotorácica
  • Articulación glenohumeral

 

 

Con respecto a la musculatura, tenemos distintos músculos que conforman el complejo articular del hombro, entre los que cabe destacar el grupo del manguito de los rotadores, que constituye el grupo muscular más profundo.

  • Músculo supraespinoso
  • Músculo infraespinoso
  • Músculo redondo menor
  • Músculo subescapular

 

Todas estas articulaciones que hemos citado, permiten junto con la musculatura un amplio rango de movimiento al hombro.

Sin embargo, esta gran motricidad también produce fricciones y sobrecargas repetidas reproduciendo en muchos casos la sintomatología conocida como hombro doloroso.

El hombro doloroso es un motivo de consulta bastante habitual, siendo  la tercera causa más frecuente de consulta músculo-esquelética en Atención Primaria, por detrás de la patología lumbar y cervical.

El dolor de hombro es un síntoma que concierne a multitud de patologías, de las cuales la gran mayoría se deben a trastornos en los tejidos blandos periarticulares. Existen otros posibles motivos en el dolor de hombro, como lesiones, inestabilidad articular o artritis.

 

La inestabilidad del hombro es un movimiento excesivo de la cabeza humeral respecto a la glenoide. Es una anomalía común que se observa a menudo en el ámbito de la medicina y la fisioterapia. Un programa de rehabilitación apropiado juega un papel vital en el resultado exitoso después de un episodio de inestabilidad del hombro y en Segovia podemos ayudaros a resolver este problema. La articulación glenohumeral permite una gran cantidad de movimiento, lo que la hace inherentemente inestable siendo la articulación más frecuentemente dislocada en el cuerpo humano, siendo más frecuente encontrarnos luxaciones o subluxaciones anteriores de hombro.

Debido a la pobre congruencia ósea y la laxitud capsular de la articulación, depende en gran medida de los estabilizadores dinámicos y del sistema neuromuscular para proporcionar estabilidad funcional. Por lo tanto, la diferenciación entre el movimiento normal y la inestabilidad patológica suele ser difícil de determinar. Existe una amplia gama de inestabilidades en el hombro, desde subluxaciones sutiles (como se ve en atletas de cabeza) hasta grandes inestabilidades.

Los estabilizadores dinámicos de la articulación son los músculos del manguito rotador (supraespinoso, infraespinoso, redondo menor, redondo mayor y subescapular), el deltoides, la cabeza larga del bíceps y la musculatura periescapular. Estos músculos son capaces de generar fuerzas compresivas o coaptadoras en la articulación, principalmente en rangos de movimiento donde la cápsula y ligamentos están laxos.

En los sujetos con inestabilidad de hombro, la fuerza muscular y el control neuromuscular se ve alterado. Tienen escápulas que descansan en rotación hacia abajo y tienen una rotación ascendente deficiente, lo que reduce el área de contacto entre la cabeza humeral y la glenoide. Los síntomas van desde informes leves de dolor hasta aprehensión, compresión, dolor del manguito rotador y síntomas neuropáticos.

El tratamiento inicial más comúnmente recomendado para la inestabilidad de hombro es un programa de rehabilitación. Este artículo trata de crear un programa de ejercicios para ayudar al hombro a obtener un correcto funcionamiento en sujetos con inestabilidad.

 

EJERCICIOS

Todos los ejercicios incluidos son específicos para la musculatura del hombro y están diseñados para mejorar la fuerza, la potencia y la resistencia. Deben realizarse con el pecho abierto y el hombro lejos de las orejas. Haremos 3 series de 12 repeticiones, 3 veces a la semana durante un mínimo de 4 semanas. La posición inicial del hombro debe ser relajada, lejos de la oreja y sin estar enrollados hacia delante.

  1. Diagonal: Extensión + Aducción

Con una goma elástica colocada superior al sujeto, tire de la resistencia hacia abajo y a través de su cuerpo hacia el lado opuesto de la pierna. Durante el movimiento de vuelta, debe terminar con su palma de la mano mirando al frente y su pulgar dirigido hacia arriba.

  1. Diagonal: Flexión + Abducción

Goma elástica sujeta en la parte inferior, comience con el brazo extendido en una posición de 45º y la palma hacia atrás. Después de girar la palma hacia adelante, proceda a flexionar el codo y levante el brazo hacia arriba y sobre el hombro afectado. Gire la palma hacia abajo y hacia atrás para llevar el brazo a la posición inicial.

  1. Rotación externa

Goma elástica sujeta en un lateral. Párese con el codo afectado fijo al costado, el codo a 90º y el brazo afectado a través de la parte frontal del cuerpo. Agarre la resistencia y realice una rotación externa de brazo, manteniendo el codo apoyado en el costado. Vuelva a la posición de inicio lentamente y controlado.

  1. Rotación interna

Goma elástica sujeta en un lateral. De pie con el codo fijo en el costado a 90º, agarre la resistencia y haga una rotación interna de hombro. Vuelva a la posición inicial lentamente y controlado.

  1. Rotación externa con 90º de abducción

Hombro abducido a 90º. Manteniendo el hombro abducido, gire el hombro hacia atrás manteniendo el codo a 90º. Regrese despacio a la posición inicial.

  1. Abducción

Con una pesa, el codo recto y el pulgar hacia arriba levante el brazo hasta el nivel de los hombros en un ángulo de 30º delante del cuerpo. No superes la altura de los hombros. Mantenga 2 segundos y baje lentamente.

  1. Abducción a 90º en decúbito prono

Acuéstese sobre la mesa, boca abajo, con el brazo involucrado colgando directamente hacia el suelo y la palma hacia abajo. Levante el brazo hacia un lado, paralelo al suelo. Mantenga 2 segundos y baje lentamente.

  1. Abducción a 100º en decúbito prono

Igual que el ejercicio número 7 pero llevando el brazo ligeramente por delante del hombro (autoestopista).

Se ha comprobado en la literatura científica actual los beneficios que aportan este tipo de ejercicios en la estabilidad y fortalecimiento del hombro, llegando a ser el tratamiento de primera elección para todas aquellas patologías de hombro que cursan con inestabilidad.

En Fisioterapia Virginia Moreno, en Segovia, podemos ayudarte a resolver patología de hombro si necesitas una pauta más personalizada.

Diferencias y similitudes entre el tratamiento con EPI y EPTE

¿Qué significan las siglas EPI y EPTE?

Las siglas EPI y EPTE corresponden al acrónimo de electrolisis percutánea intratisular (EPI) y electrólisis percutánea terapéutica (EPTE). Ambos tratamientos pertenecen al campo de tratamiento de fisioterapia invasiva, por lo que consiste en la aplicación de una corriente galvánica en los tejidos músculo esqueléticos a través de una aguja. Esta intervención debe realizarse de manera ecoguiada (a través de un ecógrafo, que te deja ver las partes blandas del cuerpo como pueden ser, tendones, ligamentos, músculos, bursas, etc), para que el tratamiento sea totalmente preciso y seguro.

electrolisis percutánea intratisular

EPI, electrolisis percutánea intratisular.

El tratamiento con EPTE

El tratamiento con EPTE está indicado para el tratamiento de las tendinopatías (enfermedad de un tendón) degenerativas, que pueden sufrirlas tanto deportistas de élite como cualquier otra persona que no realice deporte, sino que en su trabajo realice muchos movimientos repetitivos. Cualquier paciente con una tendinopatía, fibrosis, rotura musculares, etc, es susceptible de beneficiarse de este tratamiento.

EPTE - Electrólisis Percutánea Terapéutica Ecoguiada en segovia 2

EPTE, electrólisis percutánea perapéutica ecoguiada

¿Qué síntomas se tienen ante una tendinopatía?

  1. En una primera etapa, aparece dolor después del ejercicio, cuando el músculo se queda frío.
  2. En una segunda etapa, el tendón duele antes y después del ejercicio, pero durante la realización del ejercicio desaparece.
  3. En la tercera etapa, el tendón duele antes, durante y después del ejercicio.
  4. La cuarta fase, se produce una rotura tendinosa del tendón.

Cómo actua el tratamiento EPTE

Su modo de actuación está en la aplicación ecoguiada a través de una aguja de microcorrientes directamente al tendón dañado, lo que provoca una reacción en el tendón de inflamación induciendo un proceso de auto-recuperación en el que a través de la inflamación provocada destruye el tejido lesionado y promueve la proliferación de nuevo tejido de colágeno. Por ello es especialmente efectiva en procesos degenerativos tendinosos que se han paralizado.

El tratamiento con EPTE a diferencia del tratamiento con EPI, es que EPTE es prácticamente indoloro para el paciente. Tiene un corto periodo de duración lo que permite ser una técnica efectiva, rápida en su aplicación y acorta tiempos de recuperación en el paciente, eso ayuda a que el número de sesiones sea menor. Por eso, hemos elegido EPTE en Virginia Moreno Fisioterapia en Segovia, para poder ayudaros a recuperar antes y mejorando tiempos de recuperación.

Las corrientes de baja intensidad apenas producen un leve cosquilleo en el paciente. En 48 horas, se recupera movilidad y el dolor de la lesión ha mitigado.

Una vez llegados a este punto, la diferencia entre EPI y EPTE, es que depende el nivel de intensidad y la cantidad de tratamiento. EPTE es menos dolorosa tras aplicarse con menos potencia y por eso es nuestro método de tratamiento elegido en Segovia.

Beneficios del tratamiento con EPTE

  • Es un tratamiento local en el lugar de la lesión (se aplica de forma directa sobre el tejido alterado y/o degenerado), que debe realizarse de forma ecoguiada (utilizando como guía la ecografía).
  • Logra reparar el tejido afectado,  se pone en marcha un nuevo proceso de proliferación del tejido de colágeno que está desestructurado en estos procesos.
  • Las modificaciones en la estructura y en el comportamiento mecano biológico del tejido blando son inmediatas y en tiempo real.
  • La efectividad es alta respecto a los tratamientos convencionales de fisioterapia (ultrasonido, láser, técnica Cyriax, fibrolisis diacutánea, ondas de choque, etc.) o médicos (fármacos, infiltraciones o cirugía).
  • La frecuencia de recaídas es baja.

Tenemos que saber que no sólo vamos a poner EPTE en una sesión de fisioterapia, trabajamos con terapia manual, radiofrecuencia, entre otros, y con ejercicios que durante unos días va a tener que hacer el paciente y trabajar en casa. Es importante saber, que nosotros como fisioterapeutas podemos ayudaros en el tratamiento pero fuera de sala el paciente es el que tiene que cuidarse siguiendo los consejos pautados.

En ocasiones, llegamos a cambiar ligeramente la dieta, haciendo una dieta antiinflamatoria, para ayudar a los tejidos a recuperarse antes y mejor, pero eso dependerá de cada caso y cada persona.

El tratamiento con EPTE está indicado en:

  •         Tendón del supraespinoso.
  •         Tendón rotuliano.
  •         Tendón de Aquiles.
  •         Epicóndilo.
  •         Fascia plantar.
  •         Rotura de fibras.
  •         Pubis.
  •         Otro tipo de tendinopatías

NO SE RECOMIENDA aplicar Electrólisis Percutánea Terapéutica en los siguientes casos:

  •         En prótesis.
  •         Personas con marcapasos.
  •         Embarazadas
  •         Procesos oncológicos
  •         Tromboflebitis
  •         Afecciones cutáneas
  •         Alteraciones neurosensitivas

En Virginia Moreno Fisioterapia, queremos ser tu centro fisioterapéutico en Segovia. Nos gusta cuidar de nuestros pacientes ofreciendo la mejor tecnología de fisioterapia del mercado, donde la prioridad eres tu y tu dolencia. Ofrecemos tratamientos individualizados a la altura de tus necesidades con grandes profesionales formados.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?