clinica fisioterapia segovia

¿Cómo controlar los escapes de orina? Obstetricia y suelo pélvico.

La incontinencia urinaria es un tema ‘tabú’ y en muchas ocasiones no se quiere reconocer, pero es un problema frecuente.  Consiste en la pérdida involuntaria de orina. El afectado tiene una necesidad imperiosa y repentina de orinar pero es incapaz de retener la orina. Supone un problema higiénico, social y psíquico, ya que influye en la actividad cotidiana del enfermo y reduce su calidad de vida.

Existen varios tipos de incontinencia urinaria diferenciando la causa por la que se produce;  

  • Incontinencia urinaria de urgencia: es la pérdida involuntaria de orina acompañada o precedida de la necesidad urgente de orinar.
  • Incontinencia de esfuerzo: se trata de la pérdida de orina cuando se realiza un esfuerzo físico como puede ser reír, estornudar, toser, levantar un peso, correr, saltar y en algunos casos puede llegar a producirse simplemente al levantarse o andar. Es la causa más frecuente de incontinencia en mujeres.
  • Incontinencia urinaria mixta: cuando se dan los dos tipos anteriores asociados.
  • Incontinencia urinaria por rebosamiento: se producen escapes en forma de goteo sin que el paciente perciba deseo miccional. Este tipo de incontinencia siempre es secundaria a una retención urinaria. Puede producirse por obstrucción o por lesión neurológica.
  • Incontinencia Urinaria funcional: se asocia a enfermedades mentales como al Alzheimer, el Parkinson o la depresión; aunque el sistema urinario funciona con normalidad, el enfermo es incapaz de controlar la micción.

Este trastorno afecta más a mujeres que a hombres ya que el 75 por ciento de mujeres experimentan pérdidas de orina alguna vez en su vida. No obstante, también el 25 por ciento de los hombres sufrirá incontinencia (tras cirugías de próstata por ejemplo).

Los factores de riesgo de verse afectado por la incontinencia urinaria más destacados son el sobrepeso, las cirugías pélvicas y abdominales, los traumatismos, el estreñimiento, el número de embarazos y partos, la edad, el sedentarismo, las enfermedades de transmisión sexual, las enfermedades urinarias y el uso de ropa ajustada.

Para combatir la incontinencia urinaria, es eficaz realizar ejercicios de Kegel, indicados para el fortalecimiento de la musculatura pélvicaPero antes de realizar ejercicios que fortalezcan el suelo pélvico, debemos identificar la musculatura del mismo. Para localizarlo, colocaremos la mano abierta sobre la silla y nos sentaremos encima, seguido  realizaremos una contracción de lo que toca la mano.

Otra forma de encontrar la musculatura del suelo pélvico; Uno de los músculos lo localizas si piensas en aguantar la orina. No se trata de que te aguantes realmente la orina, sino que te concentres en qué músculos contraes al hacerlo. Luego, localiza los músculos de la zona anal que te ayudan a aguantarte un gas. Por último, están los músculos que nos ayudan por ejemplo a sujetar un tampón, son, seguramente, los más difíciles de localizar porque estamos menos acostumbradas a llevar nuestra atención hasta ellos.

Los ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son contracciones de la musculatura del suelo pélvico realizadas a diferentes ritmos e intensidades.

  • Ejercicio 1: Sentado en una silla, sepárate del respaldo, apoya los pies completamente en el suelo, nota los huesos isquiones apoyados en la silla y crece desde la coronilla. Sin mover el pecho, pendula la pelvis, apoyando en la silla la zona vaginal (delantera) y después la zona anal (posterior). Al apoyar la parte anterior notarás que se curva la espalda hacia delante y al apoyar la parte posterior se curva la espalda hacia detrás.
  • Ejercicio 2: Respirando por las costillas, apóyate en la zona vaginal y haz como si te aguantaras la orina 10 segundos, notando cómo trabaja la parte que tiene contacto con la silla. Relaja y repite 10 veces.
  • Ejercicio 3: siéntate sobre el ano e imagina como si te aguantaras un gas 10 segundos mientras respiras, sintiendo el contacto de esta zona. Relaja y repite 10 veces.
  • Ejercicio 4: apóyate en la zona intermedia (periné) y haz como si aguantaras un tampón respirando 10 segundos. Relaja y repite 10 veces.
  • Ejercicio 5: realiza contracciones rápidas que duren 1 segundo llevando las tres zonas que has trabajado antes hacia arriba, asegurándote de que relajas completamente tras cada contracción. Realiza 3 series de 5 contracciones rápidas, descansando 1 minuto entre cada serie.

Estos ejercicios deberían ser supervisados por un fisioterapeuta  especializado en suelo pélvico, como es nuestro caso, en Segovia, para que se ejecuten de una manera correcta y no introduzcamos musculatura que haga perder fuerza a la musculatura del suelo pélvico, como puede ser el glúteo, (vicio frecuente que se suele activar al hacer ejercicios de Kegel y que tenemos que evitar que ocurra). También es importante que te examine un fisioterapeuta especializado porque en el caso de no tener fuerza suficiente, lo que haremos mediante la eletroestimulación y otras técnicas aumentar la fuerza de la musculatura.

La electroestimulación a traves del tibial posterior es una herramienta imprescindible para el tratamiento de la incontienecia urinaria.

En deficinitiva, tenemos diferentes maneras para poder tratar los distintos tipos de incontinencia urinaria con fisioterapia. En la clínica de fisioterapia Virginia Moreno Fisioterapia, somos especialistas en Obstetricia y Uroginecología en Segovia, siendo el primer centro en ofertarlo en nuestra ciudad. Consúltenos su caso sin compromiso.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

Hipopresivos, ejercicios efectivos para una buena recuperación postparto

Los ejercicios hipopresivos a parte de ser una gimnasia abdominal para conseguir un abdomen fuerte y plano, se trata de una serie de ejercicios que incluyen un gran trabajo de corrección de la postura sumado a una ejercitación respiratoria intensa, progresiva y controlada.

Son los más recomendables para fortalecer el suelo pélvico devolviendo la musculatura necesaria para realizar cualquier actividad, prevenir la incontinencia urinaria, tonificar el abdomen, reducir el perímetro de la cintura, favorecer la postura corporal y mejorar las relaciones sexuales.

Esta serie de ejercicios, se deben evitar durante el embarazo pero son muy recomendables durante el periodo posterior al parto, siempre pasada la cuarentena y si tienes cesárea habrá que valorar primero su cicatriz, ya que las mujeres sufren un debilitamiento de la musculatura profunda de su abdomen. Su práctica ayuda a disminuir la congestión pélvica y a recolocar los órganos después del parto. Si la cicatriz de la cesárea molestase, primero está indicado su tratamiento con diferentes técnicas manuales y con radiofrecuencia que nos ayuda, en este caso, a evitar adherencias.

La práctica de la gimnasia hipopresiva debe estar guiada y supervisada por un fisioterapeuta especializado, al menos hasta que se domine, y con mayor razón durante el delicado período del posparto. Irá precedida siempre de la medición de una serie de parámetros físicos como la competencia o el estado de la faja abdóminopélvica, entre otros. Normalmente, es necesaria la valoración del diafragma.

En determinadas situaciones como problemas de hipertensión, afecciones respiratorias como el EPOC o asma, su práctica siempre estará supervisada por un profesional, e irá acompañada por la toma de la tensión y frecuencia cardíaca en caso de que el ejercicio hipopresivo esté indicado y autorizado por el médico.

Pautas que hay que seguir para realizar el ejercicio hipopresivo correctamente:

hipopresivos

Abdominales hipopresivos en bipedestación con los brazos estirados.

  1. De pie, con los pies paralelos separados a la anchura de las caderas, y rodillas ligeramente flexionadas. Los brazos y dedos estirados y un poco separados del cuerpo, se proyectan suavemente hacia fuera y hacia el suelo como si quisieses separar los hombros del tronco.
  2. Crece hacia el techo, como si alguien estuviese tirando de tu coronilla hacia arriba y decoaptando todas tus vértebras, manteniendo la vista al frente.
  3. Sin perder la posición, desplaza ligeramente el eje de gravedad de tu cuerpo hacia delante, sintiendo el peso en toda la superficie del pie hasta que lo notes también cercano a lapunta de los pies.
  4. Las correcciones corporales de estos tres pasos deberás mantenerlas durante todo el ejercicio y sus repeticiones.
  5. Mantén la postura y coge aire ensanchando tu caja torácica. Después expulsa todo el aire.
  6. Cuando hayas exhalado completamente, contén la respiración (apnea) y, sin coger aire, ensancha el tórax y abre las costillas como si quisieses realizar una inspiración. En este momento notarás como tu abdomen se dirige hacia dentro y hacia arriba. Es importante no meter el abdomen de manera voluntaria.
  7. Mantén la apnea durante aproximadamente 4 o 6 segundos si es posible.
  8. Coge aire, respira de manera tranquila tres veces y repite el ejercicio sin perder la posición del cuerpo en ningún momento.

Abdominales hipopresivos en bipedestación con los brazos flexionados.
Colocación del cuerpo.

  1. La cadera se queda con la curvatura natural de cada uno.
  2. La sensación que se debe tener es alargar la espalda.
  3. La barbilla ligeramente hacia dentro.
  4. Los brazos flexionados, codos con un ángulo de 90º.
  5. Tanto en los hombros cómo en los codos es necesario tener la sensación de separarlos del centro de la columna vertebral.
  6. Las palmas de las manos miran hacia el suelo.
  7. Los pies caen justo debajo de las caderas.
  8. Las piernas ligeramente flexionadas.
  9. El peso del cuerpo ligeramente hacia delante sintiendo el peso en la parte superior de la planta de los pies y no en los talones.

Ejecución.

  1. Inhala en 2 segundos y exhala en 4 segundos. Repite dos veces.
  2. Después de exhalar la segunda vez quedarse en apnea (sin nada de aire).
  3. Aguantar en apnea durante 10 segundos.
  4. Durante la apnea es necesario abrir las costillas, alargar la espalda y mentón hacia dentro.
  5. A continuación separar hombros y ensanchar la espalda y llevar el peso del cuerpo ligeramente hacia delante.

Hemos puesto dos ejercicios básicos para ir empezando, es importante, el primer día antes de empezar a realizarlos medir el perímetro abdominal para semanas después poder valorar de nuevo.

Es importante realizarnos siempre sobre la misma hora y a poder ser por la mañana, evitando realizar este ejercicio después de las comidas.

En Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, estamos especializados en Obstetricia y podemos ayudarte con la recuperación postparto. Ejercicios hipopresivos con un buen hábito alimenticio y deporte es la combinación perfecta para poder recuperar tu figura de nuevo.

Tratamiento fisioterapéutico para la rehabilitación del ICTUS o derrame vascular

Es una afectación de la circulación cerebral. La ausencia de aporte sanguíneo al cerebro provoca diferentes secuelas en nuestro organismo. Su gravedad estará determinada por el área del cerebro que se vea afectada y por el tiempo que transcurra entre el momento de producción de la lesión y su intervención. Por ellos una detección y tratamiento tempranos son cruciales en su recuperación.

El ICTUS puede producirse por la obstrucción de una arteria cerebral, y en este caso lo llamaremos infarto cerebral, o por la rotura de una arteria cerebral, en este caso estaremos ante un derrame cerebral.

Tras sufrir un ICTUS pueden quedar diferentes secuelas. Algunas de las cuales pueden ser tratadas con fisioterapia y, debido a un fenómeno llamado neuroplasticidad, su tratamiento debe comenzarse lo más temprano que nos sea posible y nos permitan los médicos.

La neuroplasticidad o plasticidad cerebral es la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar. Una vez sufrida una lesión, nuestro cerebro es capaz de adaptarse y «reaprender» aquello que ha perdido, es capaz de disminuir las secuelas sufridas tras un ICTUS. La plasticidad es mayor después de la lesión, y es una de las razones por la que una actuación temprana es importante.

Ictus, derrame vascular fisioterapia

Respecto al tratamiento de Fisioterapia, podemos dividirlo en fases:

Fase aguda: esta es la etapa inmediatamente posterior a sufrir un accidente cerebro vascular. Se podrán realizar movilizaciones pasivas de los miembros afectos y se le enseñará a realizarlos de forma adecuada él mismo (ayudándose con su lado sano), cuando veamos que tiene buena movilidad podemos comenzar a estimular movilizaciones activo-asistidas, estimulación sensorial y propioceptiva del hemicuerpo afecto, deberemos intentar iniciar la sedestación cuanto antes y una vez conseguida comenzar con el trabajo postural y de sostén del tronco. Además es importante prestar atención a los cuidados posturales, enseñárselos tanto al paciente como a sus familiares. Si fuese necesario también se podría realizar fisioterapia respiratoria en el caso de que nuestro paciente haya sufrido alguna afectación respiratoria.

Fase subaguda: esta etapa es la posterior a la fase aguda, en la que nuestro paciente ya ha recuperado la base de sus funciones, por lo que deberemos trabajar para conseguir un buen equilibrio en sedestación, ejercicios activos (voluntarios) principalmente de los miembros afectos, incremento del trabajo propioceptivo, comienzo del trabajo en bipedestación (siempre y cuando la fuerza de sus piernas lo permita), una vez conseguida una bipedestación estable continuaremos el tratamiento con la reeducación de la marcha con asistencia del fisioterapeuta, muletas, bastones o independiente (dependiendo de las capacidades del paciente), en cuanto al miembro superior trabajaremos su potenciación y la ejecución de actividades de la vida diaria. También se podrán realizar tratamientos manuales a nivel muscular en el caso de la presencia de espasticidad, lo cual ayudará a que nuestro paciente no adopte una postura viciosa que le lleve al desuso de ese miembro del cuerpo.

Fase crónica: hablamos de esta fase cuando nos encontramos con un paciente que ha sufrido el ICTUS o derrame vascular hace muchos años o cuando ya no vemos tanta mejoría en nuestro paciente como la había al principio. En estos casos buscaremos principalmente que nuestro paciente no empeore y no pierda sus capacidades, para ello se realizaran movilizaciones pasivas, movilizaciones activo-asistidas y movilizaciones activas, potenciación muscular tanto del lado afecto como del lado sano, terapia manual en la musculatura espástica, tratamiento de posibles complicaciones, como pueden ser las lesiones o sobrecargas en el lado sano debido a un exceso de trabajo de éste.

En cualquiera de estas fases el fisioterapeuta enseñará a los pacientes una serie de ejercicios que ellos mismos podrán realizar en casa y puedan continuar su rehabilitación fuera de la sesión de fisioterapia. Estos ejercicios deberán realizarlos entre dos y tres veces al día.

También sería interesante que en caso de haberse visto afectada la capacidad del habla tras el accidente cerebrovascular, el paciente acuda a un logopeda que le ayude a recuperar su capacidad de comunicación verbal.

Como podéis observar hay posibilidades de mejoría tras un ICTUS o derrame vascular, y una vez fuera de peligro, lo ideal es acudir a tu fisioterapeuta de confianza para comenzar la rehabilitación lo antes posible y así tratar de reducir al máximo el impacto de esta lesión. Si el ICTUS o derrame vascular se ha producido hace tiempo, incluso aunque hayan pasado varios años, también hay opciones de tratamiento y por ello también son susceptibles de mejoría.

En Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, ofrecemos fisioterapia neurológica para ayudaros en este tipo de patologías y conseguir una mayor recuperación. El centro está adaptado siendo amplio y cómodo para los pacientes.

Estamos dados de alta como centro perteneciente a la Junta de Castilla y León, en el servicio de Dependencia, y podrás beneficiarte de las ayudas que prestan con nosotros.

¿Por qué los vértigos y mareos pueden estar relacionados a la zona cervical?

Es bien conocido que los mareos o vértigos, son unas sensaciones muy desagradables en las que se refiere inestabilidad, alteración espacial de nuestra posición o de distintos objetos, y alteración del sentido del equilibrio, que pueden venir acompañadas de dolor de cabeza y/o sensación de náuseas. En prácticamente todas sus manifestaciones son muy limitantes en las actividades de la vida diaria.

Normalmente no suele ser una lesión independiente; se considera un síntoma de alguna otra patología. A su vez, es importante saber diferenciar bien el término mareo o vértigo (descrito anteriormente), de otro tipo de problemas como pérdidas de conocimiento, desmayos, etc.

Las personas podemos mantener el equilibrio, gracias a las siguientes estructuras:

  • Ojos: nos permiten observar el entorno y localizarnos en el espacio.
  • Propioceptores: son receptores que se encuentran en prácticamente todas las partes de nuestro cuerpo, que recogen información acerca de cómo está colocado en un momento determinado nuestro cuerpo.
  • Oído interno, o sistema vestibular: sistema independiente que también proporciona información acerca de los cambios de posición.

Toda aquella información que recogen las estructuras anteriormente nombradas se dirigen hacia el sistema nervioso central (el cerebro y médula espinal), para que estos interpreten la información recibida, la integren y den la idea global de la posición de nuestro cuerpo.

Por qué los vértigos y mareos pueden estar relacionados a la zona cervical

Ahora bien, ¿qué relación existe entre todo esto y la columna cervical?

Es conocido que las alteraciones en la columna cervical, ya sean articulares o desequilibrios musculares, varían la posición de nuestra cabeza, y a su vez, la posición de nuestros ojos. Esto provoca un desequilibrio ocular-cervical, en el que se pueden llegar a provocar mareos. Además, los núcleos del sistema vestibular del oído y la columna cervical guardan relación directa, así que se podría hablar de una alteración del equilibrio ocasionada por una falta de coordinación entre la visión ocular, el sistema vestibular y la columna cervical.

Desde la Fisioterapia no podremos abordar la estructura del oído ni la visión directamente, pero sí podremos dirigir nuestro tratamiento a la columna cervical y a la relación que ésta guarda con la visión ( haciendo ejercicios oculares) y la propiocepción.

Para ello, primero se ha de realizar una valoración de cada caso, haciendo especial hincapié en la postura de nuestro cuerpo, las actividades laborales y de ocio que se realizan, y una valoración de nuestro entorno social y emocional (es muy importante el papel que toma el estrés en estos casos).

Una vez que se obtiene el diagnóstico final, que es individualizado en cada caso, se plantearán los objetivos a conseguir y el tratamiento a realizar.

El tratamiento de fisioterapia irá principalmente dirigido a la eliminación de tensiones, contracturas o puntos gatillo miofasciales que pueden ocasionar dolor y sensaciones de inestabilidad, así como alteraciones de la postura. A su vez, será importante tener en cuenta la realización de ejercicio activo pactado por el fisioterapeuta, así como la enseñanza y el entendimiento del proceso lesivo que se está padeciendo.

Las técnicas de elección para el tratamiento de la musculatura serán las siguientes:

  • Terapias de calor superficial como pueden ser luz inflarroja o hot-packs, para aumentar la vasodilatación y que fluya más sangre hacia la zona afectada aportando a este área mayor cantidad de oxígeno y nutrientes que favorecerán la recuperación de la misma.
  • La diatermia es un tipo de termoterapia endógena, es decir, que es capaz de elevar la temperatura de cualquier territorio corporal sin necesidad de aportar calor desde el exterior (como es el caso de los hot-packs o luz inflarroja). Se utiliza el aumento de temperatura en los tejidos para incrementar y mejorar la vascularización, relajar la musculatura y mejorar la movilidad articular.
  • Estimulación eléctrica nerviosa transcutánea (TENS): Los TENS o más conocidos entre los pacientes por “corrientes” es un aparato que emplea impulsos eléctricos de baja intensidad a través de unos electrodos que se adhieren a la piel para estimular la musculatura afectada. No son dolorosas, es más, producen analgesia gracias a las secreciones de endorfinas que se cree que generan al paso de estas corrientes.
  • Terapia manual realizada por el fisioterapeuta en el que se incluirán movilizaciones articulares y musculares para tratar puntos gatillo y contracturas.
  • Ejercicio terapéutico o fisioterapia activa donde el fisioterapeuta enseñará estiramientos y distintos ejercicios para trabajar flexibilidad y fuerza en domicilio durante y tras el periodo de tratamiento.
  • Fisioterapia conductual: Para cuidar la musculatura podemos hacer muchas más cosas de las que nos creemos. El consumo de agua durante el día va a ser esencial para mantener nuestros tejidos (no solo la piel) bien hidratados y menos expuestos a la sobrecarga o tensión. Va a ser importante también llevar una vida sana, hacer ejercicio y mantener a raya, por ejemplo a través del mindfulness, emociones negativas como el estrés o ansiedad para evitar cronificar nuestro dolor.
  • Pilates: Nos va a ayudar a relajar la musculatura, también a fortalecerla y mejorar la postura.

En nuestro centro de fisioterapia en Segovia, Virginia Moreno Fisioterapia, podrá obtener un tratamiento y asesoramiento individualizado, además de beneficiarse de todas las opciones de tratamiento anteriormente citadas, ya que somos especialistas en Dolor Orofacial y Disfunción Craneomandibular.

 

 

 

 

PATOLOGIAS NEUROLOGICAS, REHABILITACION DESPUÉS DE UN DERRAME CEREBRAL

Definición de derrame cerebral.

Un derrame cerebral se produce cuando por distintos motivos el flujo sanguíneo disminuye y las células cerebrales mueren por  la escasa o nula irrigación. Estas células dejan de recibir oxígeno y nutrientes, suministros fundamentales para sobrevivir.

En España existe un elevado número de personas afectadas, convirtiendo  este tipo de lesión, en una cuestión sanitaria de primera magnitud.

Existen diferentes factores de riesgo a tener en cuenta. Se suelen dividir en dos grupos, los factores de riesgo  modificables y los no modificables.  Los primeros, son aquellos agentes que están en nuestra mano poder cambiar. La hipertensión, estrés, obesidad, tabaco o colesterol alto son algunos  de estos ejemplos. Los no modificables, son factores de riesgo que aunque queramos, no podemos cambiar, como son los antecedentes familiares, el género, la edad o el origen étnico. Es importante adquirir buenos hábitos para controlar esos factores de riesgo modificables y así contribuir a la prevención del derrame cerebral.

Va a ser muy importante la prevención, pero aún así, en ocasiones es inevitable que nuestro padre, tía, hermana o vecino sufra un derrame cerebral.

 

fisioterapia segovia

¿Qué hago si un familiar ha sufrido o está sufriendo un derrame?

En este caso, el diagnostico precoz va a ser decisivo para proceder a la rápida hospitalización del paciente y  determinar la causa del derrame y la gravedad del problema.

Las secuelas que pueden experimentar este tipo de pacientes son muchas y muy distintas dependiendo de la persona y la magnitud de la lesión. Se pueden clasificar en 7 grandes aéreas:

  • SECUELAS EN EL NIVEL DE ALERTA, como la pérdida de consciencia o el coma.
  • SECUELAS EN EL CONTROL MOTOR, son muy habituales y se refieren a problemas físicos como son la hemiplejia, hemiparesia, espasticidad, disfagia o fatiga.
  • ALTERACIONES SENSITIVAS Y SENSORIALES, disfunciones en la percepción de la información que nos llega del entorno y del propio cuerpo.
  • SECUELAS EN LA COMUNICACIÓN: Incapacidad para entender o expresar pensamientos. Existen distintas alteraciones del lenguaje, aunque la más común es la AFAXIA (afecta a la producción del lenguaje hablado)
  • SECUELAS EN LA COGNICION, este tipo de problemas destacan porque en ocasiones no son tan evidentes como el resto. La secuela más común de este tipo esta relacionada con la pérdida de memoria.
  • SECUELAS EN LAS EMOCIONES Y LA PERSONALIDAD: Las alteraciones más frecuentes de este tipo son la agitación, la deambulación, conducta sexual inapropiada, agresividad, desinhibición conductual, depresión apatía o labilidad emocional.
  • CONSECUENCIAS EN LAS ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA: Que determinarán el grado de dependencia o independencia del paciente.

Tras el ingreso hospitalario, la atención en planta y el alta hospitalaria, una vez que el paciente se encuentra estable, se procede a la rehabilitación y vuelta al domicilio.

El proceso de rehabilitación, es una fase en la que deben intervenir muchos profesionales sanitarios, médicos, enfermeros, logopedas, terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas.

Nuestros objetivos van a centrarse en mejorar las capacidades físicas que se han perdido y mantener aquellas otras que no se hayan visto afectadas por la lesión.

La rehabilitación va a comenzar tras pasadas 24/48 horas del derrame cerebral.

En fase aguda se van a movilizar las articulaciones y  se van a realizar cambios de posiciones para minimizar los efectos del encamamiento. Al igual que se van a fortalecer músculos o relajar los que sean necesarios. Realizaremos sesiones adaptadas al paciente y se tratará también la deambulación.

La rehabilitación no acaba en el hospital sino que es un proceso largo y continuo en el que al menos durante un año hay que trabajar con el paciente ya que es posible seguir adquiriendo capacidades perdidas.

Beneficios de la fisioterapia ante un Derrame Cerebral:

  • Mejoraremos el equilibrio y coordinación del paciente, para prevenir caídas.
  • Enseñamos al cuidador a cómo ayudar a la persona afectada y que no se haga daño tras hacer diferentes cambios de postura, de la cama a silla de la silla a ponerse de pie, entre otros.
  • Mejora el tono muscular.
  • Mejorar rangos articulares.

En nuestro centro, Virginia Moreno fisioterapia en Segovia, podemos ayudaros a mejorar la sintomatología de un Derrame Cerebral tanto en clínica como en su domicilio.

MIGRAÑAS, TRATAMIENTOS CON FISIOTERAPIA.

Es bien conocido por la sociedad que las migrañas causan un trastorno muy importante en la calidad de vida de las personas que las padecen.

Pero, ¿cómo se pueden distinguir las migrañas de cualquier otra modalidad de dolor de cabeza o cefaleas?

La migraña como tal, hablando de forma amplia en la definición de su concepto, es un dolor de cabeza que aparece con relativa frecuencia, y que puede reunir la siguiente sintomatología: localización unilateral o bilateral del dolor de cabeza, aumento de la sensibilidad en la zona, náuseas y vómitos. También pueden reunir alteraciones espaciales y visuales en el individuo en cuestión. Aun así existe todavía cierta controversia en esta definición entre diversos autores.

Entre sus principales causas, se encuentran el estrés emocional, la alteración del ritmo del sueño, alteración de factores dietéticos (ayunos, consumo de alcohol, abuso de ciertos alimentos, etc.), factores hormonales y factores genéticos.

La migraña es un trastorno neurológico muy incapacitante, con un impacto funcional y económico muy grande en la actual sociedad, y que tiende a cronificarse. Existen diversos tipos, con mayor o menor intensidad, duración y frecuencia. Ahora bien, ¿cómo se podría abordar esta patología desde el campo de la fisioterapia? ¿El tratamiento fisioterapéutico puede ser efectivo?

migrañas, tratamientos con fisioterapia

Migrañas y fisioterapia

Tomando como referencia un diagnóstico personalizado de cada caso, y pudiendo identificar las causas más prevalentes de cada paciente, se orientará el tratamiento.

Se debe recordar que si el dolor de cabeza que refiere es de causa neurológica, como las migrañas, el tratamiento de fisioterapia puede mejorar su condición actual, pero no solucionarlo completamente, pero en Virginia Moreno Fisioterapia, tras nuestra especialización en esta sintomatología, garantizamos al paciente una buena calidad de vida. En casos en los que el dolor de cabeza tiene una causa muscular, la fisioterapia si puede solucionar de manera eficaz su problema.

Desde la fisioterapia existen varias formas y técnicas para abordar la sintomatología de la migraña. Entre ellas se encuentran:

Terapia músculo-esquelética

A través de nuestras manos, trataremos las estructuras musculares, fasciales y articulares relacionadas con la sintomatología y el caso de cada paciente. Se realizarán técnicas, tales como:

  • Técnicas de masoterapia sobre la musculatura afectada, entre las que se encuentran liberación por presión, presión-deslizamiento, amasamiento longitudinal y transversal, etc. El objetivo será suprimir todo aquel exceso de tensión de la musculatura, ya sean los músculos propios del cuello por la zona posterior y anterior, espalda, o torácicos.
  • Punción seca: utilizaremos tratamiento invasivo, si es necesario, para abordar los posibles puntos gatillo miofasciales de toda la zona, con el fin de eliminarlos. Siempre se ha de tener en cuenta que los puntos gatillo miofasciales pueden provocar síntomas muy parecidos a los descritos en la migraña, ya sean dolores de cabeza frontales, laterales o posteriores, así como sensación de desestabilización o mareos; por lo que estos puntos gatillo pueden estar creando o acentuando esta sintomatología. Cabe señalar que algunos de los músculos de la zona son musculatura superficial que suele responder adecuadamente a la terapia manual, por lo que la punción no será siempre indispensable.
  • Técnicas de movilización y/o manipulación vertebral en aquellos niveles en los que sea necesario. El propósito, en este caso, será restablecer la movilidad global de la columna toracocervical, con el objetivo de liberar la zona articular y el paso de las raíces nerviosas.
  • Técnicas de liberación o inducción miofascial alrededor de la zona cervical, dorsal y torácica. La fascia es un tejido muy importante en esta patología, ya que una restricción en la misma puede provocar un desequilibrio en la zona afectada. Por lo tanto, su tratamiento mediante técnicas fasciales superficiales o profundas será de importancia.
  • Técnicas instrumentales, entre las que se puede incluir la diatermia, infrarrojos, etc.

Ejercicio terapéutico

Tendrá un papel importante en la recuperación del problema. Se incluirán ejercicios de movilidad de la columna, ejercicios de estiramiento musculares, ejercicios de estabilización visual y espacial, y un entrenamiento muscular propioceptivo de la columna cervical y dorsal. Además, se deberá prestar atención también a la ergonomía del paciente.

Educación Terapéutica

Será de gran importancia que el paciente conozca su patología. Se deben saber aspectos claves como qué es la migraña, cuáles pueden ser sus causas en su caso determinado, cómo se produce, que se debe evitar y qué actividad se debe promover, y qué esperar de su evolución, entre otras cosas. Y, todo ello, enfocarlo desde la fisioterapia para que se pueda conocer y afrontar el problema.

Para concluir, es necesario recordar que un asesoramiento psicosocial y nutricional puede ser un complemento muy eficaz para combatir el problema. Éste asesoramiento siempre debe venir de la mano de profesionales cualificados.

Por lo tanto, la fisioterapia es un tratamiento que puede llegar a ser muy eficaz en la mejora de la sintomatología de las migrañas.

En Fisioterapia Virginia Moreno, tu clínica de fisioterapia en Segovia, podrás beneficiarse de un tratamiento individualizado para combatir tu dolor de cabeza de la mano de profesionales fisioterapeutas cualificados.

Diferencias y similitudes entre el tratamiento con EPI y EPTE

¿Qué significan las siglas EPI y EPTE?

Las siglas EPI y EPTE corresponden al acrónimo de electrolisis percutánea intratisular (EPI) y electrólisis percutánea terapéutica (EPTE). Ambos tratamientos pertenecen al campo de tratamiento de fisioterapia invasiva, por lo que consiste en la aplicación de una corriente galvánica en los tejidos músculo esqueléticos a través de una aguja. Esta intervención debe realizarse de manera ecoguiada (a través de un ecógrafo, que te deja ver las partes blandas del cuerpo como pueden ser, tendones, ligamentos, músculos, bursas, etc), para que el tratamiento sea totalmente preciso y seguro.

electrolisis percutánea intratisular

EPI, electrolisis percutánea intratisular.

El tratamiento con EPTE

El tratamiento con EPTE está indicado para el tratamiento de las tendinopatías (enfermedad de un tendón) degenerativas, que pueden sufrirlas tanto deportistas de élite como cualquier otra persona que no realice deporte, sino que en su trabajo realice muchos movimientos repetitivos. Cualquier paciente con una tendinopatía, fibrosis, rotura musculares, etc, es susceptible de beneficiarse de este tratamiento.

EPTE - Electrólisis Percutánea Terapéutica Ecoguiada en segovia 2

EPTE, electrólisis percutánea perapéutica ecoguiada

¿Qué síntomas se tienen ante una tendinopatía?

  1. En una primera etapa, aparece dolor después del ejercicio, cuando el músculo se queda frío.
  2. En una segunda etapa, el tendón duele antes y después del ejercicio, pero durante la realización del ejercicio desaparece.
  3. En la tercera etapa, el tendón duele antes, durante y después del ejercicio.
  4. La cuarta fase, se produce una rotura tendinosa del tendón.

Cómo actua el tratamiento EPTE

Su modo de actuación está en la aplicación ecoguiada a través de una aguja de microcorrientes directamente al tendón dañado, lo que provoca una reacción en el tendón de inflamación induciendo un proceso de auto-recuperación en el que a través de la inflamación provocada destruye el tejido lesionado y promueve la proliferación de nuevo tejido de colágeno. Por ello es especialmente efectiva en procesos degenerativos tendinosos que se han paralizado.

El tratamiento con EPTE a diferencia del tratamiento con EPI, es que EPTE es prácticamente indoloro para el paciente. Tiene un corto periodo de duración lo que permite ser una técnica efectiva, rápida en su aplicación y acorta tiempos de recuperación en el paciente, eso ayuda a que el número de sesiones sea menor. Por eso, hemos elegido EPTE en Virginia Moreno Fisioterapia en Segovia, para poder ayudaros a recuperar antes y mejorando tiempos de recuperación.

Las corrientes de baja intensidad apenas producen un leve cosquilleo en el paciente. En 48 horas, se recupera movilidad y el dolor de la lesión ha mitigado.

Una vez llegados a este punto, la diferencia entre EPI y EPTE, es que depende el nivel de intensidad y la cantidad de tratamiento. EPTE es menos dolorosa tras aplicarse con menos potencia y por eso es nuestro método de tratamiento elegido en Segovia.

Beneficios del tratamiento con EPTE

  • Es un tratamiento local en el lugar de la lesión (se aplica de forma directa sobre el tejido alterado y/o degenerado), que debe realizarse de forma ecoguiada (utilizando como guía la ecografía).
  • Logra reparar el tejido afectado,  se pone en marcha un nuevo proceso de proliferación del tejido de colágeno que está desestructurado en estos procesos.
  • Las modificaciones en la estructura y en el comportamiento mecano biológico del tejido blando son inmediatas y en tiempo real.
  • La efectividad es alta respecto a los tratamientos convencionales de fisioterapia (ultrasonido, láser, técnica Cyriax, fibrolisis diacutánea, ondas de choque, etc.) o médicos (fármacos, infiltraciones o cirugía).
  • La frecuencia de recaídas es baja.

Tenemos que saber que no sólo vamos a poner EPTE en una sesión de fisioterapia, trabajamos con terapia manual, radiofrecuencia, entre otros, y con ejercicios que durante unos días va a tener que hacer el paciente y trabajar en casa. Es importante saber, que nosotros como fisioterapeutas podemos ayudaros en el tratamiento pero fuera de sala el paciente es el que tiene que cuidarse siguiendo los consejos pautados.

En ocasiones, llegamos a cambiar ligeramente la dieta, haciendo una dieta antiinflamatoria, para ayudar a los tejidos a recuperarse antes y mejor, pero eso dependerá de cada caso y cada persona.

El tratamiento con EPTE está indicado en:

  •         Tendón del supraespinoso.
  •         Tendón rotuliano.
  •         Tendón de Aquiles.
  •         Epicóndilo.
  •         Fascia plantar.
  •         Rotura de fibras.
  •         Pubis.
  •         Otro tipo de tendinopatías

NO SE RECOMIENDA aplicar Electrólisis Percutánea Terapéutica en los siguientes casos:

  •         En prótesis.
  •         Personas con marcapasos.
  •         Embarazadas
  •         Procesos oncológicos
  •         Tromboflebitis
  •         Afecciones cutáneas
  •         Alteraciones neurosensitivas

En Virginia Moreno Fisioterapia, queremos ser tu centro fisioterapéutico en Segovia. Nos gusta cuidar de nuestros pacientes ofreciendo la mejor tecnología de fisioterapia del mercado, donde la prioridad eres tu y tu dolencia. Ofrecemos tratamientos individualizados a la altura de tus necesidades con grandes profesionales formados.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

Dispareunia o coitalgia, dolor durante las relaciones sexuales

Problemas durante las relaciones sexuales

Esta entrada del blog está enfocada a romper palabras “tabu”, ya que, hablar de sexo, o problemas relacionados con el sexo, no tendría que ser algo vergonzoso, por ello nos animamos a desvelar qué cosas ocurren o qué cosas pueden producir dolores en relaciones sexuales.

Empezamos con la definición de dispareunia es el nombre que recibe el coito doloroso, este dolor o molestia puede aparecerantes, durante o posterior a la penetración. Tanto hombres como mujeres somos susceptibles de este problema, aunque ellos en menor medida.

Los hombres pueden presentar dolor en la eyaculación principalmente por problemas médicos, bien por una infección o inflamación de los conductos, o por fimosis.

Causas de la Dispareunia

En las mujeres hay un mayor rango de posibilidades. Puede aparecer tanto en la zona vulvar, la entrada de la vagina o en el fondo de ésta. El dolor puede estar provocado por varias causas:

  • Psicológicas
  • Médicas
  • Tras el parto
  • Por el estado físico del suelo pélvico

Los problemas psicológicos muchas veces son los desencadenantes de la coitalgia, estos casos son en los que se ha tenido una mala experiencia previa, vaginismo (espasmo involuntario de las musculatura que rodea la vagina al intentar el coito y que imposibilita la penetración), miedo al dolor tras una episiotomía o cirugía en la vagina doloroso, abusos… En estas situaciones lo principal es que nos atienda un psicólogo en conjunto con el fisioterapeuta especializado.

Otra posible causa, al igual que en los hombres, son las infecciones en la zona genital. Podrán provocar dolor durante en coito, aunque éste desaparecerá una vez se trate dicha infección. Hay veces que también aparece dolor en relaciones sexuales por problemas musculares en su suelo pélvico. Los músculos producen, en ocasiones, dolor irradiado a otras zonas y esto puede ser el causante del problema. Un ejemplo común en hombres es que si se monta mucho en bicicleta esta musculatura se debilita y produce dolor, llegando a producir prostatitis (inflamación de la próstata).

Las alergias, algunas enfermedades de la piel o quistes (que no han sido extirpados), pueden ser causantes de dispareunia.

Tras tener prolapsos (caída o descenso de alguno de los órganos internos, como `puede ser útero, vejiga, recto…) o cirugías por prolapsos, quistes o cualquier otra que involucre a la zona intima, podría ser una causa del dolor pues podría quedar algún tipo de adherencia en la zona intervenida y generar tiranteces durante las relaciones.

Dolor en las relaciones sexuales después del parto

Tras el parto puede aparecer dolor debido a los cambios que sufre nuestro cuerpo tras el embarazo. Además de los cambios más visibles que significa un cambio en nuestro útero y vagina, también la expulsión en el parto, si se han empleado forceps en él o si ha sido necesaria una episotomía influyen en las posteriores relaciones sexuales.

Otras enfermedades como la endometriosis, es otra de las causas de dolor en relaciones sexuales, tema que vimos en el post anterior, que puedes ver aquí.

Dispareunia o coitalgia - tratamiento fisioterapéutico en Segovia

Beneficios del tratamiento de la dispaurenia

¿Qué beneficios se pueden encontrar en el tratamiento de la dispaurenia?

  • Mejora el estado de ánimo de la persona.
  • Disminuyen y llegan a desaparecer los miedos ante las primeras relaciones sexuales.
  • Mejora la relación con la pareja.
  • Puede usar ropa ajustada sin miedo a tener dolor en la zona de la vagina al sentarse.

¿Cuál es el tratamiento con fisioterapia?

Como hemos dicho al principio del post, lo importante es llegar a no tener dolor, por ello el tratamiento que se lleva a cabo es el siguiente:

  • Se informa a la persona qué es lo que la está pasando y porqué.
  • Se relaja la musculatura de la vagina con tratamiento intra y extracavitario (dentro y fuera de la vagina).
  • Se aplica radiofrecuencia para mejorar el estado del músculo.
  • Se realizan estiramientos.

Aplicamos un tratamiento fisioterapéutico adaptado a las necesidades de la persona, que en cada caso se actúa de una manera diferente con un mismo fin, dejar de tener dolor en relaciones sexuales y poder disfrutar del sexo.

Si te sientes identificado no dudes en consultarnos tu caso en Virginia Moreno Fisioterapia en Segovia.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

Síntomas de la endometriosis, y cómo la fisioterapia puede ayudar en esta patología.

¿Qué es la endometriosis?

Es una enfermedad que puede ser desconocida para muchas mujeres. Ésta es una patología benigna (NO cancerígena). Se da cuando el endometrio (capa de mucosa que recubre el útero) crece en otras áreas que no le corresponde, es decir por fuera del útero. Se da tanto en mujeres que no son fértiles como en las que sí lo son, y ésta enfermedad podría ser la causante de la imposibilidad de embarazo.

Actualmente se desconocen las causas, aunque podría estar relacionado con factores genéticos, inmunológicos o medioambientales. Además hay ciertas sospechas de que el retraso de la maternidad, el estrés, los nervios o una variación en los niveles de estrógeno pueden influir en su desarrollo.

Los principales síntomas de esta enfermedad son la presencia de dolor pélvico o abdominal, e infertilidad. Éste dolor del que hablamos suele ser fuerte, que incluso llega a ser invalidante, afectando a la vida personal, profesional y de pareja.

Además de estos dos síntomas principales, también tenemos otros que son muy comunes, como cólicos menstruales que empeoran con el paso del tiempo, dolor durante o después del sexo, evacuaciones intestinales dolorosas, dolor al orinar, periodos menstruales abundantes y pequeñas pérdidas menstruales o sangrado entre los periodos.

A veces puede no provocar ningún síntoma, en estos casos se suele descubrir la presencia de endometriosis cuando una mujer va al médico por dificultad a la hora de quedarse embarazada.

endometrosis, tratamiento fisioterapia segovia

¿Cómo puede ayudarnos la fisioterapia?

El papel de la fisioterapia abdomino-pélvica en el tratamiento de este enfermedad aún es poco conocido, incluso para los profesionales que tratan que se ocuapn de él. Sin embargo, es una herramienta muy eficaz porque consigue aliviar considerablemente su dolor y obtiene una mejoría en la calidad de vida.

Esta enfermedad de por sí es inflamatoria con lo que además puede provocar edema, tiranteces y dolor por la propia inflamación.

En un primer lugar el fisioterapeuta realizará una exploración física a nivel abdominal y si fuera posible también intravaginal. Con estas exploraciones buscaremos distintos Síntomas de la, y cómo la fisioterapia puede ayudar en esta patología.

Tras la realización de la exploración el fisioterapeuta podrá adaptar su tratamiento a cada caso particular. Los posibles tratamietos que se realicen serán:

  • Drenaje linfático manual en piernas, ingles, pelvis y abdomen. Con el drenaje se favorece la circulación de la linfa y se reduce la inflamación e hinchazón. Seguido de recomendaciones posturales y de ejercicios para hacer en el domicilio.
  • Terapia manual en musculatura para relajar tanto su tensión intravaginal como la externa.
  • Diatermia de alta frecuencia para estimular el drenaje y relajar la hipertonía perineal y abdominal.
  • Punción seca o acupuntura en músculos y zona genital
  • Estiramientos de la musculatura abdominal y pélvica.
  • Ejercicios terapéuticos, entre los que destacan:
    • Ejercicios respiratorios en posición de declive para relajar el suelo pélvico y ayudar al drenaje pélvico:
    • endometrosis, tratamiento fisioterapia segovia 2
    • Ejercicios hipopresivos y de kegel.
    • Ejercicios de reeducación propioceptiva del suelo pélvico, con los que aprenderemos a contraer y relajar correctamente toda la musculatura implicada. Dentro de estos ejercicios está el del ascensor, el cual consiste en contraer progresivamente de delante hacia atrás, primero uretra, vagina y ano, para posteriormente relajar.
    • Ejercicios de movilización de pelvis
  • Además podrá enseñarte un masaje perineal para que te lo puedas realizar tu misma, aunque este masaje no sustituye al tratamiento que pueda ofrecerte un fisioterapeuta.

Un cambio de alimentación también es importante en este tipo de patologías, mejoraremos el estado de ánimo y la calidad del tejido.

Lo que sí esta claro es que se necesita un enfoque multidisplinario para abarcar esta sintomatología.

En Virginia Moreno Fisioterapia, en  Segovia, somos especialistas en Obstetricia y Uroginecología, donde podemos ayudaros a tratar diferentes patologías para mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas.

Trata tu tendinitis con fisioterapia y olvídate de los antiinflamatorios

Tendones y articulaciones

Tenemos tendones por todo nuestro cuerpo uniendo el músculo al hueso para que estos transmitan la contracción y pueda llevarse a cabo el movimiento de las articulaciones.

En ocasiones, a causa de deportes, actividades o trabajos en los que se  requieren movimientos repetitivos, los tendones sufren y en consecuencia se inflaman provocando la conocida tendinitis. Se trata de un dolor agudo  que empeora cuando lo mueves.

Tipos de tensión

Suelen existir, principalmente, dos tipos de tensiones en el tendón. Nos referimos al término tendinitis cuando el tendón se encuentra en estado de inflamación agudo debido a un daño en el mismo; y nos referimos al término tendinopatía cuándo el tendón se encuentra en un estado de lesión crónico, el cual puede verse aumentando en ciertas ocasiones, ocasionándose re-inflamaciones en el tendón.

Dependiendo de la zona, existen distintos tipos de tendinitis. Los más comunes son:

  • Tendinitis del supraespinoso: dolor localizado en el hombro.
  • Tendinitis del bíceps: dolor localizado en el hombro, que puede irradiar hacia el brazo.
  • Epicondilitis o codo de tenista: dolor localizado en el codo, por la parte externa.
  • Epitrocleitis o codo de golfista: dolor localizado en el codo, por la parte interna.
  • Tendinitis de De Quervain: dolor localizado en el pulgar o muñeca.
  • Tendinitis rotuliana: dolor localizado en la parte inferior de la rodilla.
  • Tendinitis aquílea o del tendón de Aquiles: dolor localizado en el mismo tendón.

Si presenta alguno de los síntomas anteriores, los primeros días es importante reducir o dejar de realizar la actividad que causó la tendinitis, para controlar el nivel de inflamación. Al ser la inflamación un proceso necesario que realiza nuestro cuerpo para reparar el tendón, es normal experimentar una inflamación que puede durar entre 3 y 7 días. Cuando la inflamación sobrepasa ese tiempo de recuperación, el tratamiento de fisioterapia es indispensable para la recuperación de la lesión.

Si no es así, el tendón puede pasar a un estado de tendinopatía crónico, el cual será más difícil de tratar a medida que el tiempo vaya transcurriendo. Por lo tanto, un tratamiento de fisioterapia temprano es esencial para que la lesión no vaya a más. De todas formas, existen diversas técnicas de fisioterapia que pueden iniciar la recuperación de un tendón que lleva lesionado un largo periodo de tiempo.

Tendiditis

El dolor que provoca la tendinitis, suele ser un dolor agudo que aumenta con el movimiento de la articulación en cuestión. En ocasiones, el dolor incluso solo aparece durante o tras el movimiento. En reposo, el dolor puede llegar a desaparecer por completo. Este dolor provoca una restricción de la movilidad y una impotencia funcional la mayoría de las veces. Otros síntomas que pueden llegar a aparecer son la falta de fuerza y la debilidad muscular de la zona afectada.

 

 

Como ya se ha dicho, el tratamiento fisioterapéutico es esencial y seguirá el mismo esquema en varios de los tipos de tendinitis.

En la fase aguda de la lesión, se optará por técnicas de tratamiento que reduzcan la inflamación que lleva presente más tiempo del que debería, así como técnicas de tratamiento muscular sobre el vientre de los músculos comprometidos en el caso. Entre ellas destacan el tratamiento por radiofrecuencia o diatermia, con frecuencia medias-bajas, muy efectivo en la mayoría de los casos. También se puede utilizar otras terapias, como ultrasonidos y crioterapia (uso de frío). En cuanto al tratamiento muscular, se utilizarán técnicas manuales, punción seca, epte con ecógrafo guiado y estiramientos leves sobre el músculo; acompañados de movilizaciones pasivas y asistidas de la articulación.

En las siguientes sesiones se comenzará con la introducción de trabajo muscular, siendo muy importante en las tendinitis el trabajo excéntrico muscular, una modalidad de contracción muy efectiva en la recuperación del tendón. Además, se incrementará la cantidad y calidad de estiramientos, así como de movilizaciones, y se pactará un plan de ejercicios con el paciente para que se pueda realizar en casa.

Si se trata de un caso crónico de tendinopatía, en algunas ocasiones habrá que provocar una inflamación controlada del tendón para que la fase de cicatrización y reparación del tendón se reinicie y se pueda comenzar con el proceso de recuperación desde cero.

También se ha de tener en cuenta que en algunas ocasiones, la recuperación de las tendinitis es más lenta que la recuperación de otras lesiones (como pueden ser contracturas o pequeñas distensiones musculares, esguinces de bajo grado, etc.), por lo que será muy importante seguir las indicaciones de su fisioterapeuta.

Podrá obtener un tratamiento y asesoramiento individualizado, además de beneficiarse de todas las opciones de tratamiento anteriormente nombradas, en nuestro centro de fisioterapia en Segovia, Virginia Moreno Fisioterapia. Contacta con nosotros y le ofreceremos una solución a su dolencia.