Cólico del lactante y tipos de lactancia asociada

En esta entrada de blog, explicaremos el cólico del lactante, los tipos de lactancia asociadas al estreñimiento y  las posturas de calma para el bebé.

¿Qué es el cólico del lactante?

El cólico del lactante es un síndrome que ocurre entre las 2 semanas y los 4 meses de edad y en un lactante por lo demás sano, independientemente del tipo de lactancia que esté llevando, ya sea lactancia materna, mixta o de fórmula. Se caracteriza por un llanto repentino y desconsolado que tiene más predominio en la tarde e incluso por la noche (ritmo circadiano) y en el que el bebé tiene un patrón extensor.

El criterio más utilizado es el de Wessel, que define el cólico de lactante “episodios de llanto intenso y vigoroso al menos 3 horas al día, 3 días a la semana, durante al menos 3 semanas en un bebé sano y bien alimentado” la última actualización dice que durante al menos 15 días.

Éste síndrome se puede dar por diferentes causas, entre ellas encontramos los factores hormonales, intolerancia a la lactosa o intolerancia a la proteína de la leche de vaca, alteración de la microflora intestinal, inmadurez intestinal, etc.

Los síntomas del cólico del lactante son: Meteorismo, el abdomen se pone tenso, como un globo hinchado y a veces la heces son verdes y aguadas.

Diferenciaremos el cólico en dos partes, superior e inferior. Tendremos un cólico superior si el bebé presenta dificultades con la gestión de eructo y la regurgitación, y un cólico inferior si presenta dificultades con los gases y tiene una alteración del patrón de excreta, el último es más frecuente.

Tipos de lactancia asociadas al estreñimiento:

Existen tres tipos de lactancia, la lactancia materna en exclusividad, lactancia mixta la cual está caracterizada por un 80% de lactancia materna y un 20% de lactancia de fórmula, y lactancia de fórmula.

En cuanto al patrón de excreta en la lactancia materna en exclusividad, las deposiciones en los primeros días son muy frecuentes, de poca cantidad y de color mostaza. Pasados los 40 días se volverán menos frecuentes, con más cantidad y del mismo color. Después el patrón de excreta es más estable, dos deposiciones cada 24 horas. El tope de días que se pueden permitir sin deposición son 15-20 y esto se debe al síndrome de absorción completa.

Referente al patrón de excreta con lactancia de fórmula, las deposiciones en los primeros días son poco frecuentes, con poca cantidad y con una variabilidad de colores debido al calcio, el hierro, las vitaminas y la fitoterapia que contienen estas leches. Se alcanza antes la estabilidad del patrón de excreta por el programa de dar la leche, entorno a los 20-30 días. Suelen depositar 1 o 2 veces al día. Si al quinto día no hay deposición podemos estar ante síntomas de estreñimiento. Al séptimo día de estreñimiento las deposiciones son más oscuras y es posible que contengan un poco de sangre debido a una fisura anal, del esfuerzo.

En la lactancia mixta, que como ya hemos dicho antes está compuesto por un 80% de lactancia materna y un 20% de lactancia de fórmula, encontramos alguna deposición más que con la lactancia materna en exclusividad. Cuánto más biberón de al bebé los patrones se parecerán más a los de la lactancia de fórmula. Cuando haya 7 días sin deposición nos encontramos ante un patrón de estreñimiento.

Posturas de calma:

Con respecto a las posturas de calma del bebé encontramos cuatro tipos:

  1. Postura vertical o postura de Colson: apoyamos el epigastrio del bebé en nuestro hombro. La dos manos del bebé buscan la parte de arriba de la escápula.
  2. Postura del bebé sentado: nos colocamos al bebé mirando para el frente en el esternón y nuestra barbilla cerca de su cabeza y su cadera en abducción. La mano izquierda sujetará los pies, y el borde cubital de la mano derecha en el hipogastrio (debajo del ombligo). Hacemos una presión mantenida con la mano hacia posterior  y craneal.
  3. Postura del antebrazo: Cara del niño apoyada en nuestro antebrazo, mano por debajo del apéndice xifoides (parte final del esternón) y la otra mano sujeta los pies. Hacemos una presión mantenida con la mano situada en el apéndice xifoides hacia posterior y caudal.
  4. Postura del caballito: Nos sentamos en un asiento con respaldo e intentamos mantener una postura cómoda. Colocamos el borde cubital de las dos manos en las fosas ilíacas y hacemos una presión mantenida hacia posterior y craneal.

En las posturas en las que una de las manos sujeta los pies podemos darle más tensión dándole extensión y si la técnica de presión molesta al bebé podemos reducir la tensión llevando las piernas a flexión.

En nuestro centro de fisioterapia Virginia Moreno, en Segovia, tenemos fisioterapeutas con la especialidad en pediatría, os podemos ayudar  a tratar el cólico del lactante tanto en clínica con en su domicilio, además les damos asesoramiento sobre lactancia y cómo ayudaros a que el bebé agarre mejor la mama.

EJERCICIOS DE ESTABILIZACIÓN DEL HOMBRO

La articulación del hombro ó glenohumeral es una articulación compleja y está compuesta por diferentes estructuras óseas, entre las cuales se encuentran la clavícula, el esternón, las costillas, la escápula o paletilla y el húmero.

Todas estas estructuras óseas conforman  entre sí distintas articulaciones que darán lugar, en conjunto, al complejo articular del hombro.

  • Articulación acromioclavicular
  • Articulación esternoclavicular
  • Articulación escápulotorácica
  • Articulación glenohumeral

 

 

Con respecto a la musculatura, tenemos distintos músculos que conforman el complejo articular del hombro, entre los que cabe destacar el grupo del manguito de los rotadores, que constituye el grupo muscular más profundo.

  • Músculo supraespinoso
  • Músculo infraespinoso
  • Músculo redondo menor
  • Músculo subescapular

 

Todas estas articulaciones que hemos citado, permiten junto con la musculatura un amplio rango de movimiento al hombro.

Sin embargo, esta gran motricidad también produce fricciones y sobrecargas repetidas reproduciendo en muchos casos la sintomatología conocida como hombro doloroso.

El hombro doloroso es un motivo de consulta bastante habitual, siendo  la tercera causa más frecuente de consulta músculo-esquelética en Atención Primaria, por detrás de la patología lumbar y cervical.

El dolor de hombro es un síntoma que concierne a multitud de patologías, de las cuales la gran mayoría se deben a trastornos en los tejidos blandos periarticulares. Existen otros posibles motivos en el dolor de hombro, como lesiones, inestabilidad articular o artritis.

 

La inestabilidad del hombro es un movimiento excesivo de la cabeza humeral respecto a la glenoide. Es una anomalía común que se observa a menudo en el ámbito de la medicina y la fisioterapia. Un programa de rehabilitación apropiado juega un papel vital en el resultado exitoso después de un episodio de inestabilidad del hombro y en Segovia podemos ayudaros a resolver este problema. La articulación glenohumeral permite una gran cantidad de movimiento, lo que la hace inherentemente inestable siendo la articulación más frecuentemente dislocada en el cuerpo humano, siendo más frecuente encontrarnos luxaciones o subluxaciones anteriores de hombro.

Debido a la pobre congruencia ósea y la laxitud capsular de la articulación, depende en gran medida de los estabilizadores dinámicos y del sistema neuromuscular para proporcionar estabilidad funcional. Por lo tanto, la diferenciación entre el movimiento normal y la inestabilidad patológica suele ser difícil de determinar. Existe una amplia gama de inestabilidades en el hombro, desde subluxaciones sutiles (como se ve en atletas de cabeza) hasta grandes inestabilidades.

Los estabilizadores dinámicos de la articulación son los músculos del manguito rotador (supraespinoso, infraespinoso, redondo menor, redondo mayor y subescapular), el deltoides, la cabeza larga del bíceps y la musculatura periescapular. Estos músculos son capaces de generar fuerzas compresivas o coaptadoras en la articulación, principalmente en rangos de movimiento donde la cápsula y ligamentos están laxos.

En los sujetos con inestabilidad de hombro, la fuerza muscular y el control neuromuscular se ve alterado. Tienen escápulas que descansan en rotación hacia abajo y tienen una rotación ascendente deficiente, lo que reduce el área de contacto entre la cabeza humeral y la glenoide. Los síntomas van desde informes leves de dolor hasta aprehensión, compresión, dolor del manguito rotador y síntomas neuropáticos.

El tratamiento inicial más comúnmente recomendado para la inestabilidad de hombro es un programa de rehabilitación. Este artículo trata de crear un programa de ejercicios para ayudar al hombro a obtener un correcto funcionamiento en sujetos con inestabilidad.

 

EJERCICIOS

Todos los ejercicios incluidos son específicos para la musculatura del hombro y están diseñados para mejorar la fuerza, la potencia y la resistencia. Deben realizarse con el pecho abierto y el hombro lejos de las orejas. Haremos 3 series de 12 repeticiones, 3 veces a la semana durante un mínimo de 4 semanas. La posición inicial del hombro debe ser relajada, lejos de la oreja y sin estar enrollados hacia delante.

  1. Diagonal: Extensión + Aducción

Con una goma elástica colocada superior al sujeto, tire de la resistencia hacia abajo y a través de su cuerpo hacia el lado opuesto de la pierna. Durante el movimiento de vuelta, debe terminar con su palma de la mano mirando al frente y su pulgar dirigido hacia arriba.

  1. Diagonal: Flexión + Abducción

Goma elástica sujeta en la parte inferior, comience con el brazo extendido en una posición de 45º y la palma hacia atrás. Después de girar la palma hacia adelante, proceda a flexionar el codo y levante el brazo hacia arriba y sobre el hombro afectado. Gire la palma hacia abajo y hacia atrás para llevar el brazo a la posición inicial.

  1. Rotación externa

Goma elástica sujeta en un lateral. Párese con el codo afectado fijo al costado, el codo a 90º y el brazo afectado a través de la parte frontal del cuerpo. Agarre la resistencia y realice una rotación externa de brazo, manteniendo el codo apoyado en el costado. Vuelva a la posición de inicio lentamente y controlado.

  1. Rotación interna

Goma elástica sujeta en un lateral. De pie con el codo fijo en el costado a 90º, agarre la resistencia y haga una rotación interna de hombro. Vuelva a la posición inicial lentamente y controlado.

  1. Rotación externa con 90º de abducción

Hombro abducido a 90º. Manteniendo el hombro abducido, gire el hombro hacia atrás manteniendo el codo a 90º. Regrese despacio a la posición inicial.

  1. Abducción

Con una pesa, el codo recto y el pulgar hacia arriba levante el brazo hasta el nivel de los hombros en un ángulo de 30º delante del cuerpo. No superes la altura de los hombros. Mantenga 2 segundos y baje lentamente.

  1. Abducción a 90º en decúbito prono

Acuéstese sobre la mesa, boca abajo, con el brazo involucrado colgando directamente hacia el suelo y la palma hacia abajo. Levante el brazo hacia un lado, paralelo al suelo. Mantenga 2 segundos y baje lentamente.

  1. Abducción a 100º en decúbito prono

Igual que el ejercicio número 7 pero llevando el brazo ligeramente por delante del hombro (autoestopista).

Se ha comprobado en la literatura científica actual los beneficios que aportan este tipo de ejercicios en la estabilidad y fortalecimiento del hombro, llegando a ser el tratamiento de primera elección para todas aquellas patologías de hombro que cursan con inestabilidad.

En Fisioterapia Virginia Moreno, en Segovia, podemos ayudarte a resolver patología de hombro si necesitas una pauta más personalizada.

FISIOTERAPIA EN LA PREVENCIÓN DE HERNIAS CERVICALES Y LUMBARES

Las hernias discales se definen como una lesión producida por la degeneración de los discos intervertebrales. A partir de los 25 años, estos discos, compuestos por un anillo fibroso y un núcleo pulposo central, comienzan a envejecer. Cuando el anillo se rompe o se perfora por una sobrecarga, se genera un desplazamiento y el núcleo sale al exterior provocando una hernia discal. Por lo general, esto suele ocurrir en la región lumbar, aunque también puede suceder en las cervicales.

La manera de prevenir una hernia discal es cuidar la salud de la espalda. Se debe fortalecer la espalda con medidas específicas (ejercicio, postura…). De esta manera se reducen los riesgos de desarrollar una hernia discal. En Segovia, con la especialidad que tenemos en pilates, podemos ayudarte a paliar la sintomatología:

  1. Evitar esfuerzos excesivos: en tu vida diaria, en el trabajo, a la hora de hacer los deportes o en los juegos con tus hijos, debes tener cuidado de no hacer esfuerzos excesivos levantando objetos o haciendo algún tipo de fuerzas de forma inapropiada
  2. Controlar la obesidad: el sobrepeso añade esfuerzos en la parte baja de tu espalda y debilita los músculos. Es importante equilibrar el peso a través de la alimentación y el ejercicio. Si estás embarazada debes procurar no subir de peso excesivamente.
  3. Evitar el cigarrillo: los cigarrillos están compuestos por una gran cantidad de químicos que disminuyen la habilidad de tu cuerpo para absorber los nutrientes.  A falta de los nutrientes, los discos se vuelven frágiles y más propensos a las hernias.
  4. Mantener una dieta saludable: la dieta juega un papel muy importante en la absorción de nutrientes que fortalecen los discos y previenen las hernias. Debemos incluir alimentos ricos en fibra, vitaminas y minerales, como por ejemplo los cereales, frutas, verduras y alimentos antioxidantes que ayuden a regenerar bien los tejidos del organismo. . Además debemos empezar el buen hábito de beber agua.
  5. Mantener una buena postura: higiene de la columna: al sentarse la espalda debe estar apoyada por completo en el respaldo y las rodillas se deben mantener con una elevación mayor a la de las caderas. También se debe tener en consideración que al agacharse, se debe realizar con las rodillas flexionadas y la espalda recta.
  6. Evitar el sedentarismo: si su trabajo es permanecer gran parte del día sentado, se deben programar intervalos para caminar y levantarse con regularidad dentro de la jornada. Practique actividad física de intensidad leve a moderado con regularidad, es decir, 150 minutos semanales.
  7. Realizar ejercicio: busca una rutina de ejercicios y estiramientos que fortalezcan los músculos de tu abdomen y espalda. Estos ejercicios son ideales para mantener una postura adecuada y prevenir las hernias discales. Es importante que el ejercicio se realice correctamente para conseguir nuestro objetivo y no agravar la situación. Nosotros recomendamos realizarlo siempre supervisado por un profesional, fisioterapeuta, que pueda guiarte y adaptar cada ejercicio a tu problema y también a tu condición física.

El pilates, por sus innumerables beneficios, es una buena elección para empezar a realizar ejercicio.  No solo aumentamos fuerza y flexibilidad sino que también se trabaja la alineación del cuerpo y por lo tanto la mejora de la postura corporal.

También destaca el aumento de la agilidad, el equilibrio y la coordinación, la  mejora de la circulación sanguínea, el control de la respiración y la concentración  liberando así estrés y ansiedad y la reducción de los dolores de espalda al fortalecer y estabilizar el core (área que engloba toda la región abdominal y parte baja de la espalda)

Te proponemos esta serie de ejercicios básicos de pilates:

No olvides que en Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, somos fisioterapeutas titulados en pilates y estamos a tu disposición con grupos reducidos de máximo 4 personas donde podemos adaptarnos a cada uno de vosotros. También realizamos clases de pilates o ejercicio terapéutico individual para su patología en particular para que vaya aprendiendo poco a poco mejor los ejercicios y empiece a notar beneficios.

Hay que saber que la musculatura se tiene que ir fortaleciendo poco a poco, por ello los resultados en cuanto a fuerza muscular los iremos obteniendo a largo plazo, en cambio a corto plazo, cuando salgas de la sesión, te sentirás más aliviado, más erguido y con mejor movilidad.

Si aún te lo estás pensando, ven a nuestro centro y benefíciate de una clase de prueba sin compromiso. Horarios de mañana y de tarde de lunes a viernes. Clases individuales de lunes a sábado.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

En la imagen podéis ver un ejercicio que se hace en cuadripedia que alivia el dolor lumbar, cogemos aire en posición neutra y expulsamos el aire por la boca a la que elongamos la espalda hacia el techo y metemos ombligo dentro. Lo repetimos 4 o 5 veces una vez al día.

Regala Salud por San Valentín

¡Hola San Valentines!

Quizás no tendríamos que esperar a ciertas fechas para hacer regalos, por eso ofrecemos bonos regalos durante todo el año,  pero en muchas ocasiones, aprovechamos fechas señaladas para sorprender a nuestra pareja de una manera diferente como puede ser en esta ocasión, el 14 de Febrero.

Ofrecemos tres tipos de bono regalo, pero se pueden hacer modificaciones u otras propuestas.

El bono 1, contiene dos sesiones de fisioterapia, donde poder venir a realizarte un tratamiento de fisioterapia con tu pareja, los dos en una misma hora o simplemente, cuando lo necesitéis u os venga bien. Tiene una duración de cincuenta minutos, con fisioterapeutas especializados y se adapta la sesión a la necesidad del paciente. Una buena opción para relajar la espalda, cuello, piernas, brazos, etc.

El bono 2, consiste en venir a pilates durante un més los dos juntos (4 sesiones para dos personas) en la hora que os venga bien y aprovechar a estirar, relajar y potenciar los distintos tipos de musculatura del cuerpo en pareja. Duración de las clases de una hora. Es importante hacer actividades juntos y, en esta ocasión, nos adaptamos a vuestro horario. Tendrás un fisioterapeuta especializado en pilates para asesoraros y corregir diferentes ejercicios en vuestro beneficio.

El bono 3, enfocado a la mujer, para recuperar su figura después del parto. Una vez pasada la cuarentena podrá recibir estas clases individuales de hipopresivos con una fisioterapeuta especilizada en Obstetricia y Uroginecología. Fortalecen de nuevo el suelo pélvico y toda la zona lumbo-pélvica, ayudando a recuperar la figura. Si quieres saber más sobre esta técnica puedes consultar uno de los últimos post en hipopresivos.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

Apuesta por la salud y regala salud en San Valentín.

El bono regalo se presenta con una tarjeta decorativa en un sobre de color para poder entregar el regalo.

Si no puedes acercarte a nuestras instalaciones, no te preocupes, en Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, podemos enviarte el bono regalo digitalizado para tu mayor comodidad, para más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

921424901 / 653887623 Ctra. de Villacastín 12, 40006, Segovia.

Bruxismo, ¿Qué puede hacer la fisioterapia?

Para comenzar a referirnos a este tema en concreto, debemos saber con exactitud en qué consiste el bruxismo.

El bruxismo es un hábito que se realiza de manera inconsciente e involuntaria, y que consiste en el apretamiento o rechinamiento de las piezas dentales, sin realizarse para conseguir ningún objetivo en concreto. Se puede producir tanto por la noche como por el día, y está causado específicamente por un problema neuromuscular y que puede guardar relación con el estado psicológico y/o emocional de quien lo sufre.

Las causas del bruxismo pueden ser variadas, y normalmente no aparecen de forma individual sino que confluyen entre ellas. Las más comunes y conocidas son las siguientes:

  • Estados emocionales y/o psicológicos de influencia negativa, como el estrés o la ansiedad.
  • Mala alineación de las piezas dentarias de la mandíbula, o de las mismas ramas mandibulares.
  • Mordidas de forma asimétrica o inestables.
  • Desequilibrio muscular entre musculatura la musculatura de ambos lados, o incluso del mismo lado.
  • Alimentación y/o hábitos de sueño inadecuados.
  • Alteraciones de la postura que llegan a alcanzar a la articulación temporomandibular (ATM).

Las consecuencias del bruxismo, por su parte, son variadas y pueden llegar a ser muy limitantes. El proceso normal de bruxismo se relaciona con un proceso anormal de aumento en la tensión muscular de la zona de la ATM, que a su vez provoca una hiperpresión de la articulación, generando problemas tanto a nivel de la misma articulación como a nivel cervical, problemas de oído, dolores de cabeza o mareos, todos ellos con relación a los puntos gatillos miofasciales de la musculatura afectada.

Lo más común es sentir un exceso de tensión en la mandíbula, acompañado o no de dolor en la misma, y que puede irradiar hacia oído, cabeza o cuello, y casi siempre provocando un bloqueo o limitación en la apertura bucal, así como una dificultad en la mordida y una posible asimetría en ambos movimientos.

bruxismo fisioterapia segovia

Tampoco se debe olvidar que el rechinamiento de los dientes en muchas ocasiones provocará lesiones en los propios dientes, por los que en muchas ocasiones será imprescindible usar una férula de descarga, tanto para proteger los dientes como para normalizar la evolución de la lesión.

En este tipo de afección, será imprescindible una actuación multidisciplinar, en la que actuarán dentistas, fisioterapeutas, médicos con especialidad maxilofacial, psicólogos, etc. en función de las necesidades de cada caso y cada paciente.

El abordaje, en este caso específico de la fisioterapia, es crucial en muchas lesiones, a través del cual se pueden obtener mejorías bastante considerables en muchos de los procesos de bruxismo. La fisioterapia será tanto pasiva (el fisioterapeuta realizará técnicas manuales y/o electroterápicas) como activa (el paciente realizará distintos ejercicios y seguirá recomendaciones pactadas entre la misma persona y el fisioterapeuta).

Entre las medidas dirigidas a controlar el estado muscular, se encuentran distintas terapias, ya sean:

  • Terapia manual muscular (también es intrabucal) de toda la zona de la ATM, cervical e incluso dorsal. También se utilizan terapias miofasciales.
  • Punción seca. Se puede utilizar en cualquier zona nombrada anteriormente, si fuese necesario.
  • Estiramientos. Ya sean activos o pasivos, de toda la musculatura involucrada en la lesión.

Por otra parte, el estado articular es muy importante, especialmente en procesos con falta de movilidad en la apertura bucal, por lo que también se realizarán movilizaciones de las articulaciones ATM (intrabucales) y colindantes. También actuaremos indirectamente sobre la articulación con las técnicas musculares anteriormente nombradas.

Como otro método terapéutico, se pueden utilizar distintas formas de electroterapia, ya sea el uso de radiofrecuencia o diatermia, ultrasonidos, etc. para actuar sobre el tejido muscular y articular.

Existen también otras técnicas, ya sean relacionadas con maniobras osteopáticas, acupuntura, kinesiotape… con las que son posibles abordar la lesión de forma holística.

Y por último, pero no por ello menos importante, está la parte de tratamiento activo, complementario a las anteriores terapias. Entre ellos se encuentran los auto-estiramientos, auto-movilizaciones, ejercicios específicos de la ATM, higiene postural, autocontrol de la apertura bucal, etc. los cuales son igual de importantes que las terapias que se realizan en la clínica.

A parte, será necesario seguir las recomendaciones y consejos que se dará por parte del fisioterapeuta, conociendo específicamente cada caso y orientando los mismos a cada caso en particular.

bruxismo fisioterapia segovia clinica

En algunas ocasiones, un abordaje psico-emocional por parte de un profesional cualificado del campo de la psicología puede ser bastante útil para combatir una posible causa de la lesión (especialmente en situaciones de estrés o ansiedad).

Como conclusión, cabe decir que el bruxismo y sus consecuencias son una condición abordable desde la fisioterapia con buenos resultados, aparte del abordaje odontológico (también recomendable). Desde nuestro centro de fisioterapia en Segovia, Virginia Moreno Fisioterapia, estaremos encantados de recibirles, valorar de forma específica su caso y proponer un plan de tratamiento para mejorar su calidad de vida. ¡No dude en consultarnos somos especialistas en Dolor Orofacial y Disfunción Craneomandibular!

 

clinica fisioterapia segovia

¿Cómo controlar los escapes de orina? Obstetricia y suelo pélvico.

La incontinencia urinaria es un tema ‘tabú’ y en muchas ocasiones no se quiere reconocer, pero es un problema frecuente.  Consiste en la pérdida involuntaria de orina. El afectado tiene una necesidad imperiosa y repentina de orinar pero es incapaz de retener la orina. Supone un problema higiénico, social y psíquico, ya que influye en la actividad cotidiana del enfermo y reduce su calidad de vida.

Existen varios tipos de incontinencia urinaria diferenciando la causa por la que se produce;  

  • Incontinencia urinaria de urgencia: es la pérdida involuntaria de orina acompañada o precedida de la necesidad urgente de orinar.
  • Incontinencia de esfuerzo: se trata de la pérdida de orina cuando se realiza un esfuerzo físico como puede ser reír, estornudar, toser, levantar un peso, correr, saltar y en algunos casos puede llegar a producirse simplemente al levantarse o andar. Es la causa más frecuente de incontinencia en mujeres.
  • Incontinencia urinaria mixta: cuando se dan los dos tipos anteriores asociados.
  • Incontinencia urinaria por rebosamiento: se producen escapes en forma de goteo sin que el paciente perciba deseo miccional. Este tipo de incontinencia siempre es secundaria a una retención urinaria. Puede producirse por obstrucción o por lesión neurológica.
  • Incontinencia Urinaria funcional: se asocia a enfermedades mentales como al Alzheimer, el Parkinson o la depresión; aunque el sistema urinario funciona con normalidad, el enfermo es incapaz de controlar la micción.

Este trastorno afecta más a mujeres que a hombres ya que el 75 por ciento de mujeres experimentan pérdidas de orina alguna vez en su vida. No obstante, también el 25 por ciento de los hombres sufrirá incontinencia (tras cirugías de próstata por ejemplo).

Los factores de riesgo de verse afectado por la incontinencia urinaria más destacados son el sobrepeso, las cirugías pélvicas y abdominales, los traumatismos, el estreñimiento, el número de embarazos y partos, la edad, el sedentarismo, las enfermedades de transmisión sexual, las enfermedades urinarias y el uso de ropa ajustada.

Para combatir la incontinencia urinaria, es eficaz realizar ejercicios de Kegel, indicados para el fortalecimiento de la musculatura pélvicaPero antes de realizar ejercicios que fortalezcan el suelo pélvico, debemos identificar la musculatura del mismo. Para localizarlo, colocaremos la mano abierta sobre la silla y nos sentaremos encima, seguido  realizaremos una contracción de lo que toca la mano.

Otra forma de encontrar la musculatura del suelo pélvico; Uno de los músculos lo localizas si piensas en aguantar la orina. No se trata de que te aguantes realmente la orina, sino que te concentres en qué músculos contraes al hacerlo. Luego, localiza los músculos de la zona anal que te ayudan a aguantarte un gas. Por último, están los músculos que nos ayudan por ejemplo a sujetar un tampón, son, seguramente, los más difíciles de localizar porque estamos menos acostumbradas a llevar nuestra atención hasta ellos.

Los ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son contracciones de la musculatura del suelo pélvico realizadas a diferentes ritmos e intensidades.

  • Ejercicio 1: Sentado en una silla, sepárate del respaldo, apoya los pies completamente en el suelo, nota los huesos isquiones apoyados en la silla y crece desde la coronilla. Sin mover el pecho, pendula la pelvis, apoyando en la silla la zona vaginal (delantera) y después la zona anal (posterior). Al apoyar la parte anterior notarás que se curva la espalda hacia delante y al apoyar la parte posterior se curva la espalda hacia detrás.
  • Ejercicio 2: Respirando por las costillas, apóyate en la zona vaginal y haz como si te aguantaras la orina 10 segundos, notando cómo trabaja la parte que tiene contacto con la silla. Relaja y repite 10 veces.
  • Ejercicio 3: siéntate sobre el ano e imagina como si te aguantaras un gas 10 segundos mientras respiras, sintiendo el contacto de esta zona. Relaja y repite 10 veces.
  • Ejercicio 4: apóyate en la zona intermedia (periné) y haz como si aguantaras un tampón respirando 10 segundos. Relaja y repite 10 veces.
  • Ejercicio 5: realiza contracciones rápidas que duren 1 segundo llevando las tres zonas que has trabajado antes hacia arriba, asegurándote de que relajas completamente tras cada contracción. Realiza 3 series de 5 contracciones rápidas, descansando 1 minuto entre cada serie.

Estos ejercicios deberían ser supervisados por un fisioterapeuta  especializado en suelo pélvico, como es nuestro caso, en Segovia, para que se ejecuten de una manera correcta y no introduzcamos musculatura que haga perder fuerza a la musculatura del suelo pélvico, como puede ser el glúteo, (vicio frecuente que se suele activar al hacer ejercicios de Kegel y que tenemos que evitar que ocurra). También es importante que te examine un fisioterapeuta especializado porque en el caso de no tener fuerza suficiente, lo que haremos mediante la eletroestimulación y otras técnicas aumentar la fuerza de la musculatura.

La electroestimulación a traves del tibial posterior es una herramienta imprescindible para el tratamiento de la incontienecia urinaria.

En deficinitiva, tenemos diferentes maneras para poder tratar los distintos tipos de incontinencia urinaria con fisioterapia. En la clínica de fisioterapia Virginia Moreno Fisioterapia, somos especialistas en Obstetricia y Uroginecología en Segovia, siendo el primer centro en ofertarlo en nuestra ciudad. Consúltenos su caso sin compromiso.

Fisioterapia y salud van de la mano, ¿Te apuntas?

Hipopresivos, ejercicios efectivos para una buena recuperación postparto

Los ejercicios hipopresivos a parte de ser una gimnasia abdominal para conseguir un abdomen fuerte y plano, se trata de una serie de ejercicios que incluyen un gran trabajo de corrección de la postura sumado a una ejercitación respiratoria intensa, progresiva y controlada.

Son los más recomendables para fortalecer el suelo pélvico devolviendo la musculatura necesaria para realizar cualquier actividad, prevenir la incontinencia urinaria, tonificar el abdomen, reducir el perímetro de la cintura, favorecer la postura corporal y mejorar las relaciones sexuales.

Esta serie de ejercicios, se deben evitar durante el embarazo pero son muy recomendables durante el periodo posterior al parto, siempre pasada la cuarentena y si tienes cesárea habrá que valorar primero su cicatriz, ya que las mujeres sufren un debilitamiento de la musculatura profunda de su abdomen. Su práctica ayuda a disminuir la congestión pélvica y a recolocar los órganos después del parto. Si la cicatriz de la cesárea molestase, primero está indicado su tratamiento con diferentes técnicas manuales y con radiofrecuencia que nos ayuda, en este caso, a evitar adherencias.

La práctica de la gimnasia hipopresiva debe estar guiada y supervisada por un fisioterapeuta especializado, al menos hasta que se domine, y con mayor razón durante el delicado período del posparto. Irá precedida siempre de la medición de una serie de parámetros físicos como la competencia o el estado de la faja abdóminopélvica, entre otros. Normalmente, es necesaria la valoración del diafragma.

En determinadas situaciones como problemas de hipertensión, afecciones respiratorias como el EPOC o asma, su práctica siempre estará supervisada por un profesional, e irá acompañada por la toma de la tensión y frecuencia cardíaca en caso de que el ejercicio hipopresivo esté indicado y autorizado por el médico.

Pautas que hay que seguir para realizar el ejercicio hipopresivo correctamente:

hipopresivos

Abdominales hipopresivos en bipedestación con los brazos estirados.

  1. De pie, con los pies paralelos separados a la anchura de las caderas, y rodillas ligeramente flexionadas. Los brazos y dedos estirados y un poco separados del cuerpo, se proyectan suavemente hacia fuera y hacia el suelo como si quisieses separar los hombros del tronco.
  2. Crece hacia el techo, como si alguien estuviese tirando de tu coronilla hacia arriba y decoaptando todas tus vértebras, manteniendo la vista al frente.
  3. Sin perder la posición, desplaza ligeramente el eje de gravedad de tu cuerpo hacia delante, sintiendo el peso en toda la superficie del pie hasta que lo notes también cercano a lapunta de los pies.
  4. Las correcciones corporales de estos tres pasos deberás mantenerlas durante todo el ejercicio y sus repeticiones.
  5. Mantén la postura y coge aire ensanchando tu caja torácica. Después expulsa todo el aire.
  6. Cuando hayas exhalado completamente, contén la respiración (apnea) y, sin coger aire, ensancha el tórax y abre las costillas como si quisieses realizar una inspiración. En este momento notarás como tu abdomen se dirige hacia dentro y hacia arriba. Es importante no meter el abdomen de manera voluntaria.
  7. Mantén la apnea durante aproximadamente 4 o 6 segundos si es posible.
  8. Coge aire, respira de manera tranquila tres veces y repite el ejercicio sin perder la posición del cuerpo en ningún momento.

Abdominales hipopresivos en bipedestación con los brazos flexionados.
Colocación del cuerpo.

  1. La cadera se queda con la curvatura natural de cada uno.
  2. La sensación que se debe tener es alargar la espalda.
  3. La barbilla ligeramente hacia dentro.
  4. Los brazos flexionados, codos con un ángulo de 90º.
  5. Tanto en los hombros cómo en los codos es necesario tener la sensación de separarlos del centro de la columna vertebral.
  6. Las palmas de las manos miran hacia el suelo.
  7. Los pies caen justo debajo de las caderas.
  8. Las piernas ligeramente flexionadas.
  9. El peso del cuerpo ligeramente hacia delante sintiendo el peso en la parte superior de la planta de los pies y no en los talones.

Ejecución.

  1. Inhala en 2 segundos y exhala en 4 segundos. Repite dos veces.
  2. Después de exhalar la segunda vez quedarse en apnea (sin nada de aire).
  3. Aguantar en apnea durante 10 segundos.
  4. Durante la apnea es necesario abrir las costillas, alargar la espalda y mentón hacia dentro.
  5. A continuación separar hombros y ensanchar la espalda y llevar el peso del cuerpo ligeramente hacia delante.

Hemos puesto dos ejercicios básicos para ir empezando, es importante, el primer día antes de empezar a realizarlos medir el perímetro abdominal para semanas después poder valorar de nuevo.

Es importante realizarnos siempre sobre la misma hora y a poder ser por la mañana, evitando realizar este ejercicio después de las comidas.

En Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, estamos especializados en Obstetricia y podemos ayudarte con la recuperación postparto. Ejercicios hipopresivos con un buen hábito alimenticio y deporte es la combinación perfecta para poder recuperar tu figura de nuevo.

Tratamiento fisioterapéutico para la rehabilitación del ICTUS o derrame vascular

Es una afectación de la circulación cerebral. La ausencia de aporte sanguíneo al cerebro provoca diferentes secuelas en nuestro organismo. Su gravedad estará determinada por el área del cerebro que se vea afectada y por el tiempo que transcurra entre el momento de producción de la lesión y su intervención. Por ellos una detección y tratamiento tempranos son cruciales en su recuperación.

El ICTUS puede producirse por la obstrucción de una arteria cerebral, y en este caso lo llamaremos infarto cerebral, o por la rotura de una arteria cerebral, en este caso estaremos ante un derrame cerebral.

Tras sufrir un ICTUS pueden quedar diferentes secuelas. Algunas de las cuales pueden ser tratadas con fisioterapia y, debido a un fenómeno llamado neuroplasticidad, su tratamiento debe comenzarse lo más temprano que nos sea posible y nos permitan los médicos.

La neuroplasticidad o plasticidad cerebral es la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar. Una vez sufrida una lesión, nuestro cerebro es capaz de adaptarse y «reaprender» aquello que ha perdido, es capaz de disminuir las secuelas sufridas tras un ICTUS. La plasticidad es mayor después de la lesión, y es una de las razones por la que una actuación temprana es importante.

Ictus, derrame vascular fisioterapia

Respecto al tratamiento de Fisioterapia, podemos dividirlo en fases:

Fase aguda: esta es la etapa inmediatamente posterior a sufrir un accidente cerebro vascular. Se podrán realizar movilizaciones pasivas de los miembros afectos y se le enseñará a realizarlos de forma adecuada él mismo (ayudándose con su lado sano), cuando veamos que tiene buena movilidad podemos comenzar a estimular movilizaciones activo-asistidas, estimulación sensorial y propioceptiva del hemicuerpo afecto, deberemos intentar iniciar la sedestación cuanto antes y una vez conseguida comenzar con el trabajo postural y de sostén del tronco. Además es importante prestar atención a los cuidados posturales, enseñárselos tanto al paciente como a sus familiares. Si fuese necesario también se podría realizar fisioterapia respiratoria en el caso de que nuestro paciente haya sufrido alguna afectación respiratoria.

Fase subaguda: esta etapa es la posterior a la fase aguda, en la que nuestro paciente ya ha recuperado la base de sus funciones, por lo que deberemos trabajar para conseguir un buen equilibrio en sedestación, ejercicios activos (voluntarios) principalmente de los miembros afectos, incremento del trabajo propioceptivo, comienzo del trabajo en bipedestación (siempre y cuando la fuerza de sus piernas lo permita), una vez conseguida una bipedestación estable continuaremos el tratamiento con la reeducación de la marcha con asistencia del fisioterapeuta, muletas, bastones o independiente (dependiendo de las capacidades del paciente), en cuanto al miembro superior trabajaremos su potenciación y la ejecución de actividades de la vida diaria. También se podrán realizar tratamientos manuales a nivel muscular en el caso de la presencia de espasticidad, lo cual ayudará a que nuestro paciente no adopte una postura viciosa que le lleve al desuso de ese miembro del cuerpo.

Fase crónica: hablamos de esta fase cuando nos encontramos con un paciente que ha sufrido el ICTUS o derrame vascular hace muchos años o cuando ya no vemos tanta mejoría en nuestro paciente como la había al principio. En estos casos buscaremos principalmente que nuestro paciente no empeore y no pierda sus capacidades, para ello se realizaran movilizaciones pasivas, movilizaciones activo-asistidas y movilizaciones activas, potenciación muscular tanto del lado afecto como del lado sano, terapia manual en la musculatura espástica, tratamiento de posibles complicaciones, como pueden ser las lesiones o sobrecargas en el lado sano debido a un exceso de trabajo de éste.

En cualquiera de estas fases el fisioterapeuta enseñará a los pacientes una serie de ejercicios que ellos mismos podrán realizar en casa y puedan continuar su rehabilitación fuera de la sesión de fisioterapia. Estos ejercicios deberán realizarlos entre dos y tres veces al día.

También sería interesante que en caso de haberse visto afectada la capacidad del habla tras el accidente cerebrovascular, el paciente acuda a un logopeda que le ayude a recuperar su capacidad de comunicación verbal.

Como podéis observar hay posibilidades de mejoría tras un ICTUS o derrame vascular, y una vez fuera de peligro, lo ideal es acudir a tu fisioterapeuta de confianza para comenzar la rehabilitación lo antes posible y así tratar de reducir al máximo el impacto de esta lesión. Si el ICTUS o derrame vascular se ha producido hace tiempo, incluso aunque hayan pasado varios años, también hay opciones de tratamiento y por ello también son susceptibles de mejoría.

En Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, ofrecemos fisioterapia neurológica para ayudaros en este tipo de patologías y conseguir una mayor recuperación. El centro está adaptado siendo amplio y cómodo para los pacientes.

Estamos dados de alta como centro perteneciente a la Junta de Castilla y León, en el servicio de Dependencia, y podrás beneficiarte de las ayudas que prestan con nosotros.

¿Por qué los vértigos y mareos pueden estar relacionados a la zona cervical?

Es bien conocido que los mareos o vértigos, son unas sensaciones muy desagradables en las que se refiere inestabilidad, alteración espacial de nuestra posición o de distintos objetos, y alteración del sentido del equilibrio, que pueden venir acompañadas de dolor de cabeza y/o sensación de náuseas. En prácticamente todas sus manifestaciones son muy limitantes en las actividades de la vida diaria.

Normalmente no suele ser una lesión independiente; se considera un síntoma de alguna otra patología. A su vez, es importante saber diferenciar bien el término mareo o vértigo (descrito anteriormente), de otro tipo de problemas como pérdidas de conocimiento, desmayos, etc.

Las personas podemos mantener el equilibrio, gracias a las siguientes estructuras:

  • Ojos: nos permiten observar el entorno y localizarnos en el espacio.
  • Propioceptores: son receptores que se encuentran en prácticamente todas las partes de nuestro cuerpo, que recogen información acerca de cómo está colocado en un momento determinado nuestro cuerpo.
  • Oído interno, o sistema vestibular: sistema independiente que también proporciona información acerca de los cambios de posición.

Toda aquella información que recogen las estructuras anteriormente nombradas se dirigen hacia el sistema nervioso central (el cerebro y médula espinal), para que estos interpreten la información recibida, la integren y den la idea global de la posición de nuestro cuerpo.

Por qué los vértigos y mareos pueden estar relacionados a la zona cervical

Ahora bien, ¿qué relación existe entre todo esto y la columna cervical?

Es conocido que las alteraciones en la columna cervical, ya sean articulares o desequilibrios musculares, varían la posición de nuestra cabeza, y a su vez, la posición de nuestros ojos. Esto provoca un desequilibrio ocular-cervical, en el que se pueden llegar a provocar mareos. Además, los núcleos del sistema vestibular del oído y la columna cervical guardan relación directa, así que se podría hablar de una alteración del equilibrio ocasionada por una falta de coordinación entre la visión ocular, el sistema vestibular y la columna cervical.

Desde la Fisioterapia no podremos abordar la estructura del oído ni la visión directamente, pero sí podremos dirigir nuestro tratamiento a la columna cervical y a la relación que ésta guarda con la visión ( haciendo ejercicios oculares) y la propiocepción.

Para ello, primero se ha de realizar una valoración de cada caso, haciendo especial hincapié en la postura de nuestro cuerpo, las actividades laborales y de ocio que se realizan, y una valoración de nuestro entorno social y emocional (es muy importante el papel que toma el estrés en estos casos).

Una vez que se obtiene el diagnóstico final, que es individualizado en cada caso, se plantearán los objetivos a conseguir y el tratamiento a realizar.

El tratamiento de fisioterapia irá principalmente dirigido a la eliminación de tensiones, contracturas o puntos gatillo miofasciales que pueden ocasionar dolor y sensaciones de inestabilidad, así como alteraciones de la postura. A su vez, será importante tener en cuenta la realización de ejercicio activo pactado por el fisioterapeuta, así como la enseñanza y el entendimiento del proceso lesivo que se está padeciendo.

Las técnicas de elección para el tratamiento de la musculatura serán las siguientes:

  • Terapias de calor superficial como pueden ser luz inflarroja o hot-packs, para aumentar la vasodilatación y que fluya más sangre hacia la zona afectada aportando a este área mayor cantidad de oxígeno y nutrientes que favorecerán la recuperación de la misma.
  • La diatermia es un tipo de termoterapia endógena, es decir, que es capaz de elevar la temperatura de cualquier territorio corporal sin necesidad de aportar calor desde el exterior (como es el caso de los hot-packs o luz inflarroja). Se utiliza el aumento de temperatura en los tejidos para incrementar y mejorar la vascularización, relajar la musculatura y mejorar la movilidad articular.
  • Estimulación eléctrica nerviosa transcutánea (TENS): Los TENS o más conocidos entre los pacientes por “corrientes” es un aparato que emplea impulsos eléctricos de baja intensidad a través de unos electrodos que se adhieren a la piel para estimular la musculatura afectada. No son dolorosas, es más, producen analgesia gracias a las secreciones de endorfinas que se cree que generan al paso de estas corrientes.
  • Terapia manual realizada por el fisioterapeuta en el que se incluirán movilizaciones articulares y musculares para tratar puntos gatillo y contracturas.
  • Ejercicio terapéutico o fisioterapia activa donde el fisioterapeuta enseñará estiramientos y distintos ejercicios para trabajar flexibilidad y fuerza en domicilio durante y tras el periodo de tratamiento.
  • Fisioterapia conductual: Para cuidar la musculatura podemos hacer muchas más cosas de las que nos creemos. El consumo de agua durante el día va a ser esencial para mantener nuestros tejidos (no solo la piel) bien hidratados y menos expuestos a la sobrecarga o tensión. Va a ser importante también llevar una vida sana, hacer ejercicio y mantener a raya, por ejemplo a través del mindfulness, emociones negativas como el estrés o ansiedad para evitar cronificar nuestro dolor.
  • Pilates: Nos va a ayudar a relajar la musculatura, también a fortalecerla y mejorar la postura.

En nuestro centro de fisioterapia en Segovia, Virginia Moreno Fisioterapia, podrá obtener un tratamiento y asesoramiento individualizado, además de beneficiarse de todas las opciones de tratamiento anteriormente citadas, ya que somos especialistas en Dolor Orofacial y Disfunción Craneomandibular.

 

 

 

 

PATOLOGIAS NEUROLOGICAS, REHABILITACION DESPUÉS DE UN DERRAME CEREBRAL

Definición de derrame cerebral.

Un derrame cerebral se produce cuando por distintos motivos el flujo sanguíneo disminuye y las células cerebrales mueren por  la escasa o nula irrigación. Estas células dejan de recibir oxígeno y nutrientes, suministros fundamentales para sobrevivir.

En España existe un elevado número de personas afectadas, convirtiendo  este tipo de lesión, en una cuestión sanitaria de primera magnitud.

Existen diferentes factores de riesgo a tener en cuenta. Se suelen dividir en dos grupos, los factores de riesgo  modificables y los no modificables.  Los primeros, son aquellos agentes que están en nuestra mano poder cambiar. La hipertensión, estrés, obesidad, tabaco o colesterol alto son algunos  de estos ejemplos. Los no modificables, son factores de riesgo que aunque queramos, no podemos cambiar, como son los antecedentes familiares, el género, la edad o el origen étnico. Es importante adquirir buenos hábitos para controlar esos factores de riesgo modificables y así contribuir a la prevención del derrame cerebral.

Va a ser muy importante la prevención, pero aún así, en ocasiones es inevitable que nuestro padre, tía, hermana o vecino sufra un derrame cerebral.

 

fisioterapia segovia

¿Qué hago si un familiar ha sufrido o está sufriendo un derrame?

En este caso, el diagnostico precoz va a ser decisivo para proceder a la rápida hospitalización del paciente y  determinar la causa del derrame y la gravedad del problema.

Las secuelas que pueden experimentar este tipo de pacientes son muchas y muy distintas dependiendo de la persona y la magnitud de la lesión. Se pueden clasificar en 7 grandes aéreas:

  • SECUELAS EN EL NIVEL DE ALERTA, como la pérdida de consciencia o el coma.
  • SECUELAS EN EL CONTROL MOTOR, son muy habituales y se refieren a problemas físicos como son la hemiplejia, hemiparesia, espasticidad, disfagia o fatiga.
  • ALTERACIONES SENSITIVAS Y SENSORIALES, disfunciones en la percepción de la información que nos llega del entorno y del propio cuerpo.
  • SECUELAS EN LA COMUNICACIÓN: Incapacidad para entender o expresar pensamientos. Existen distintas alteraciones del lenguaje, aunque la más común es la AFAXIA (afecta a la producción del lenguaje hablado)
  • SECUELAS EN LA COGNICION, este tipo de problemas destacan porque en ocasiones no son tan evidentes como el resto. La secuela más común de este tipo esta relacionada con la pérdida de memoria.
  • SECUELAS EN LAS EMOCIONES Y LA PERSONALIDAD: Las alteraciones más frecuentes de este tipo son la agitación, la deambulación, conducta sexual inapropiada, agresividad, desinhibición conductual, depresión apatía o labilidad emocional.
  • CONSECUENCIAS EN LAS ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA: Que determinarán el grado de dependencia o independencia del paciente.

Tras el ingreso hospitalario, la atención en planta y el alta hospitalaria, una vez que el paciente se encuentra estable, se procede a la rehabilitación y vuelta al domicilio.

El proceso de rehabilitación, es una fase en la que deben intervenir muchos profesionales sanitarios, médicos, enfermeros, logopedas, terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas.

Nuestros objetivos van a centrarse en mejorar las capacidades físicas que se han perdido y mantener aquellas otras que no se hayan visto afectadas por la lesión.

La rehabilitación va a comenzar tras pasadas 24/48 horas del derrame cerebral.

En fase aguda se van a movilizar las articulaciones y  se van a realizar cambios de posiciones para minimizar los efectos del encamamiento. Al igual que se van a fortalecer músculos o relajar los que sean necesarios. Realizaremos sesiones adaptadas al paciente y se tratará también la deambulación.

La rehabilitación no acaba en el hospital sino que es un proceso largo y continuo en el que al menos durante un año hay que trabajar con el paciente ya que es posible seguir adquiriendo capacidades perdidas.

Beneficios de la fisioterapia ante un Derrame Cerebral:

  • Mejoraremos el equilibrio y coordinación del paciente, para prevenir caídas.
  • Enseñamos al cuidador a cómo ayudar a la persona afectada y que no se haga daño tras hacer diferentes cambios de postura, de la cama a silla de la silla a ponerse de pie, entre otros.
  • Mejora el tono muscular.
  • Mejorar rangos articulares.

En nuestro centro, Virginia Moreno fisioterapia en Segovia, podemos ayudaros a mejorar la sintomatología de un Derrame Cerebral tanto en clínica como en su domicilio.