¿Cual es el mejor tratamiento para un esguince de tobillo con fisioterapia?

El esguince de tobillo es una de las lesiones más comunes en los deportes de contacto o que involucra saltos como el baloncesto o el fútbol. Las lesiones de los ligamentos ocurren generalmente por un traumatismo agudo, y rara vez ocurren por uso excesivo. Un esguince de tobillo ocurre cuando los ligamentos fuertes que soportan el tobillo se extienden más allá de sus límites y se desgarran cuando hacemos una inversión de nuestro pie.

Anatomía

El tobillo tiene 3 ligamentos en su parte externa: calcáneoperoneo, peroneo-astragalino posterior, peroneo-astragalinoanterior. Entre estos tres, el ligamento más comúnmente afectado es el primero en un 70% de los esguinces, debido a que es el más expuesto al estiramiento, aunque todos pueden lesionarse.

Clasificación esguinces

Grado I: Leve. Representa una distensión o roturas microscópicas del ligamento.

Grado II: Moderado. Rotura parcial del ligamento.

Grado III: Severo. Es una rotura completa del ligamento.

Tratamiento

Cuando un ligamento se estira o se rompe, se produce una constricción de los vasos en los primeros 10-15 minutos, seguida de una inflamación causada por el aumento del flujo de sangre en el área en las primeras 48-72 horas. Además, debido a la inmovilización, nuestros músculos disminuyen su fuerza y ​​el sistema nervioso pierde la propiocepción, por lo que no percibimos de igual manera la posición y el movimiento de nuestro cuerpo, incluido nuestro sentido de equilibrio. Las intervenciones con ejercicios disminuyeron significativamente el riesgo de sufrir un esguince de tobillo recurrente o crónico.

Fase aguda (primeras 48-72 horas)

R: Reposo. Evite cualquier actividad que pueda agravar la lesión.

I: Hielo. Mantener la aplicación de frío durante 20 minutos pudiendo repetir la operación 3 y 5 veces al día, permitiendo al menos 2 horas entre cada una.

C: Compresión. Cinta elástica para proteger la lesión.

E: Elevación. El propósito es evitar la inflamación.

Rango de movimiento (desde 4º-7º día) + Baños de contraste

(Dos series de 10 repeticiones 2 veces al día)

Activo: recuéstese boca arriba y realiza flexión dorsal, flexión plantar, inversión, eversión y movimientos alfabéticos con el tobillo (1 minuto).

Isométrico: siéntese en una silla con ambos pies apoyados en el suelo, haz flexión dorsal llevando los dedos hacia arriba. Con el pie apoyado en una pared, realizar inversión, eversión contra una pared y empuje hacia el suelo.

Baños de contraste: alternaremos frío y calor mediante aplicación directa (bolsas o geles), recipientes con agua fría y caliente (mejor opción), o en la ducha. La aplicación será 2´frío + 3´calor + 2´frío + 3´calor + 2´frío. Pudiendo repetir la operación 3 y 5 veces al día dejando pasar al menos 2 horas entre cada una de ellas. Recuerda que si realizamos ejercicio físico y notamos hinchazón o enrojecimiento aplicaremos frío nada más terminar.

Fuerza (desde el 15º día)

(Dos series de 10 repeticiones 2 veces al día)

Isométrico: de pie con ambos pies apoyados en el suelo, haz flexión dorsal llevando los dedos hacia arriba. Con el pie apoyado en una pared, realizar inversión, eversión contra una pared y empuje hacia el suelo.

Activo con bandas eláticas: boca arriba, realiza todos los movimientos anteriores.

Propiocepción (desde la 4ª semana)

(Cuatro series de 30 segundos)

Camine de puntillas, camine sobre los talones, mantenerse a la pata coja y salte a la pata coja. Puedes complicar estos ejercicios cerrando los ojos o caer sobre una superficie inestable.

Fase final (desde la 6º semana)

Si no sientes dolor o restricciones en el rango de movimiento, puedes trotar, realizar movimientos en zig-zag e introducir ejercicios o deportes que realizabas habitualmente.

Intervenciones quirúrgicas o tratamiento conservador

La literatura quirúrgica actual es escasa y nunca se investigaron los efectos a largo plazo de una intervención quirúrgica en esguinces recurrentes. El consenso general de las revisiones que investigaron una intervención quirúrgica fue que siempre debería intentarse un ensayo con tratamiento conservador antes de realizar la cirugía, que la cirugía debería considerarse sólo en pacientes con síntomas persistentes y que debería considerarse individualmente.

Tratamiento conservador: una intervención con ejercicios y uso de una sujeción externa puede reducir significativamente las probabilidades de recurrencia del esguince de tobillo, y que esta efectividad mejora si la terapia de ejercicio se administra en dosis altas (> 900 min de entrenamiento con terapia de ejercicio).

Soportes externos

Se recomienda aparatos ortopédicos para todos los atletas con una historia previa de esguince de tobillo, especialmente cuando se realizan actividades de alto riesgo como deportes de interior / de cancha y de campo. Se recomienda usar un aparato ortopédico durante un mínimo de 6 meses después de un esguince agudo de tobillo para prevenir la recurrencia, y que el beneficio de usar un aparato ortopédico dura hasta 1 año después del esguince de tobillo.  Además del efecto preventivo reconocido, se consideró el uso de soporte externo en esguinces de tobillo menos severos. Con respecto al tipo de soporte externo recomendado, estudios previos concluyeron que los soportes de tobillo con cordones hacia arriba eran mejores que las tobilleras semirrígidas.

En Virginia Moreno Fisioterapia, tenemos fisioterapeutas especializados en deportiva, donde podremos asesoraros y trataros cualquier patología deportiva que tengas. Consúltenos su caso.

Fisioterapia y Salud van de la mano, ¿Te apuntas?

EJERCICIOS Y ESTIRAMIENTOS PARA LUMBALGIAS

ANATOMÍA COLUMNA LUMBAR

La columna lumbar es una zona de la espalda situada entre las vértebras dorsales y el sacro. Se compone de 5 vértebras que forman una lordosis o curvatura anterior en la espalda. Soportan el peso del cuerpo y dan movilidad a la columna en flexión, extensión, inclinación y ligera rotación. Entre cada vértebra se encuentra el disco articular formado por un anillo fibroso y un núcleo pulposo, su función es permitir el movimiento y ejerce de amortiguador de cargas. Los discos de la columna lumbar son más grandes que el resto de la columna al tener que soportar más carga, su núcleo pulposo se encuentra ligeramente posteriorizado lo que genera un mayor número de hernias en esta zona.

MUSCULATURA

Erectores lumbares: se encuentran en la zona posterior de la espalda y se encargan de extender la columna y permanecer erguidos. Su contractura suele ser dolorosa.

Abdominales: Cuando se potencian reducen la carga que recibe la curva lumbar. Es frecuente que se atrofien con la edad y la obesidad produciendo hiperlordosis (aumento de la curvatura de la columna).

Psoas-iliaco: se inserta en la zona anterior la columna lumbar, u función es flexora y rotadora interna y su contracción aumenta la curvatura lumbar.

Glúteos y Piramidal: Situados en la zona posterior extienden los miembros inferiores, realizan rotación externa y sujetan la pelvis para que no caiga en apoyo monopodal.

Isquiotibiales: Van desde los isquios de la pelvis hasta el fémur y peroné por la parte posterior. Diversos problemas lumbares se relacionan con isquios acortados, debido a que realizan un cambio posicional de la pelvis llevándola a retroversión y afectando a la curvatura de la espalda.

LUMBALGIA O DOLOR LUMBAR

El dolor lumbar (LBS) se define como el dolor o malestar de la parte posterior del cuerpo, localizado entre el margen de las doce costillas y la región glútea inferior pudiendo  agravarse hasta que limita las actividades habituales. Es un problema de salud muy común y representa la principal causa de limitación de la actividad, discapacidad, pérdida de productividad y ausentismo laboral en el mundo, lo que genera enormes cargas económicas para la seguridad social. Hace diez años, se consideraba un problema limitado a los países occidentales. Sin embargo, desde entonces, una gran cantidad de estudios han demostrado que el dolor lumbar es un problema importante en países con niveles de desarrollo medio e inferior.

El síndrome de dolor lumbar es una de las afecciones más comunes en la práctica clínica, hasta el 84% de los adultos sufren un episodio de dolor lumbar en un cierto período de su vida. Puede tener un gran impacto negativo en la calidad de vida y la función, y a menudo se asocia con depresión y ansiedad.

El origen del dolor lumbar se puede clasificar como mecánico, neuropático y secundario debido a otra enfermedad.  El dolor de espalda mecánico implica que la fuente del dolor se origina en la columna vertebral o sus estructuras asociadas. El dolor neuropático indica que la presencia de síntomas se debe a la irritación de la raíz del nervio espinal. Hay varias formas de distinguir el dolor mecánico del dolor neuropático en la parte inferior de la espalda cuando se toma una anamnesis. Los pacientes a menudo describen el dolor neuropático a punta de dedo señalando el trayecto nervioso, mientras que el dolor mecánico a menudo puede transmitirse a los glúteos y la parte superior de la pierna, mientras que el dolor debajo de la rodilla es más frecuente en el dolor radicular.

ESTIRAMIENTOS

  1. ERECTORES LUMBARES

Boca arriba sobre una superficie firme, extender una pierna hacia el suelo y la otra llevar llevar la rodilla hacia el pecho con ayuda de los brazos para estirar la musculatura posterior de la espalda. Permanecer 30 segundos en esta posición y cambiar de pierna.

  1. GLÚTEOS

Misma posición que en el ejercicio anterior pero la rodilla que antes iba hacia el pecho ahora se dirige hacia el hombro contrario hasta notar tensión en el glúteo. Mantener 30 segundos.

  1. CUADRADO LUMBAR

Sentado sobre los talones, manos completamente hacia delante y espalda estirada. Realizar inclinaciones hacia ambos lados y permanecer en la posición 30 segundos.

  1. PSOAS ILIACO

De rodillas dar un gran paso hacia delante con una pierna, el tronco recto llevar el peso hacia delante hasta sentir tensión en la ingle. Mantener 30 segundos.

  1. ISQUIOTIBIALES

De pie, subir la pierna a estirar subida a una altura con la rodilla flexionada, flexionar la cadera hacia delante pero sin doblar la columna y estirar la rodilla hasta notar tensión en la parte posterior del muslo. Mantener la posición 30 segundos.

FORTALECIMIENTO

  1. MOVIMIENTOS PELVIS

Boca arriba, realizar movimientos de retroversión y anteversión interiorizando ambos movimientos para ser capaces de quedarnos en una posición intermedia entre esas dos, llamada posición neutra de pelvis. Realizarlo 10 veces.

  1. TRANSVERSO ABDOMEN

Boca arriba con ambas piernas flexionadas, palpar con dedo índice y corazón medialmente a la espina iliaca antero superior. Al soltar el aire por la boca debemos tener la sensación de meter el ombligo hacia dentro y hacia arriba. Si notamos la zona de palpación más dura, hemos realizado bien la activación de la musculatura profunda del abdomen. La pelvis debe de estar en posición neutra. Realizar 3 series de 12 repeticiones.

A partir de aquí, podemos realizar diferentes ejercicios que incrementen la tensión abdominal para ayudar a fortalecerlo:

  • Boca arriba, elevar una pierna a 90 grados para posteriormente estirarla a 45 grados.
  • Boca arriba, elevar ambos brazos hacia el techo y llevarlos hacia atrás 45 grados.

  1. GLÚTEOS

Boca arriba, realizar retroversión de la pelvis, apretar glúteo y elevarlo hasta formar una línea recta con los hombros, la pelvis y las rodillas. Y volver a bajar. Realizar 3 series de 12 repeticiones.

En Virginia Moreno Fisioterapia, en Segovia, podemos ayudarte prevenir lumbalgias y asesorarte de cómo prevenir el dolor. Además somos especialistas en pilates.

 

Cólico del lactante y tipos de lactancia asociada

En esta entrada de blog, explicaremos el cólico del lactante, los tipos de lactancia asociadas al estreñimiento y  las posturas de calma para el bebé.

¿Qué es el cólico del lactante?

El cólico del lactante es un síndrome que ocurre entre las 2 semanas y los 4 meses de edad y en un lactante por lo demás sano, independientemente del tipo de lactancia que esté llevando, ya sea lactancia materna, mixta o de fórmula. Se caracteriza por un llanto repentino y desconsolado que tiene más predominio en la tarde e incluso por la noche (ritmo circadiano) y en el que el bebé tiene un patrón extensor.

El criterio más utilizado es el de Wessel, que define el cólico de lactante “episodios de llanto intenso y vigoroso al menos 3 horas al día, 3 días a la semana, durante al menos 3 semanas en un bebé sano y bien alimentado” la última actualización dice que durante al menos 15 días.

Éste síndrome se puede dar por diferentes causas, entre ellas encontramos los factores hormonales, intolerancia a la lactosa o intolerancia a la proteína de la leche de vaca, alteración de la microflora intestinal, inmadurez intestinal, etc.

Los síntomas del cólico del lactante son: Meteorismo, el abdomen se pone tenso, como un globo hinchado y a veces la heces son verdes y aguadas.

Diferenciaremos el cólico en dos partes, superior e inferior. Tendremos un cólico superior si el bebé presenta dificultades con la gestión de eructo y la regurgitación, y un cólico inferior si presenta dificultades con los gases y tiene una alteración del patrón de excreta, el último es más frecuente.

Tipos de lactancia asociadas al estreñimiento:

Existen tres tipos de lactancia, la lactancia materna en exclusividad, lactancia mixta la cual está caracterizada por un 80% de lactancia materna y un 20% de lactancia de fórmula, y lactancia de fórmula.

En cuanto al patrón de excreta en la lactancia materna en exclusividad, las deposiciones en los primeros días son muy frecuentes, de poca cantidad y de color mostaza. Pasados los 40 días se volverán menos frecuentes, con más cantidad y del mismo color. Después el patrón de excreta es más estable, dos deposiciones cada 24 horas. El tope de días que se pueden permitir sin deposición son 15-20 y esto se debe al síndrome de absorción completa.

Referente al patrón de excreta con lactancia de fórmula, las deposiciones en los primeros días son poco frecuentes, con poca cantidad y con una variabilidad de colores debido al calcio, el hierro, las vitaminas y la fitoterapia que contienen estas leches. Se alcanza antes la estabilidad del patrón de excreta por el programa de dar la leche, entorno a los 20-30 días. Suelen depositar 1 o 2 veces al día. Si al quinto día no hay deposición podemos estar ante síntomas de estreñimiento. Al séptimo día de estreñimiento las deposiciones son más oscuras y es posible que contengan un poco de sangre debido a una fisura anal, del esfuerzo.

En la lactancia mixta, que como ya hemos dicho antes está compuesto por un 80% de lactancia materna y un 20% de lactancia de fórmula, encontramos alguna deposición más que con la lactancia materna en exclusividad. Cuánto más biberón de al bebé los patrones se parecerán más a los de la lactancia de fórmula. Cuando haya 7 días sin deposición nos encontramos ante un patrón de estreñimiento.

Posturas de calma:

Con respecto a las posturas de calma del bebé encontramos cuatro tipos:

  1. Postura vertical o postura de Colson: apoyamos el epigastrio del bebé en nuestro hombro. La dos manos del bebé buscan la parte de arriba de la escápula.
  2. Postura del bebé sentado: nos colocamos al bebé mirando para el frente en el esternón y nuestra barbilla cerca de su cabeza y su cadera en abducción. La mano izquierda sujetará los pies, y el borde cubital de la mano derecha en el hipogastrio (debajo del ombligo). Hacemos una presión mantenida con la mano hacia posterior  y craneal.
  3. Postura del antebrazo: Cara del niño apoyada en nuestro antebrazo, mano por debajo del apéndice xifoides (parte final del esternón) y la otra mano sujeta los pies. Hacemos una presión mantenida con la mano situada en el apéndice xifoides hacia posterior y caudal.
  4. Postura del caballito: Nos sentamos en un asiento con respaldo e intentamos mantener una postura cómoda. Colocamos el borde cubital de las dos manos en las fosas ilíacas y hacemos una presión mantenida hacia posterior y craneal.

En las posturas en las que una de las manos sujeta los pies podemos darle más tensión dándole extensión y si la técnica de presión molesta al bebé podemos reducir la tensión llevando las piernas a flexión.

En nuestro centro de fisioterapia Virginia Moreno, en Segovia, tenemos fisioterapeutas con la especialidad en pediatría, os podemos ayudar  a tratar el cólico del lactante tanto en clínica con en su domicilio, además les damos asesoramiento sobre lactancia y cómo ayudaros a que el bebé agarre mejor la mama.